Así será la movilidad de los próximos años: eléctrica, autónoma… ¡y con coches muy pequeños!

El futuro del mercado apunta a una revolución total de la movilidad. ¡Estos son los coches del futuro! Cada vez más pequeños, eléctricos…

Los coches del futuro, apuesta por la movilidad eléctrica, autónoma... y coches más pequeños
Los coches del futuro, apuesta por la movilidad eléctrica, autónoma... y coches más pequeños

Que el futuro de la movilidad apunta a la energía eléctrica y al fin de los combustibles fósiles ha dejado de ser una posibilidad para convertirse en una realidad. Y no lo dicen los últimos avances en este sentido, lo dice la propia Unión Europea y, entre muchos otros, el Gobierno de España, quienes han puesto fin a la venta de vehículos con motores de combustión.

Hace unos meses os contamos que la Ley de Cambio Climático y Transición Energética fechaba en 2040 el año en el que se dejarán de vender vehículos con motores de combustión en nuestro país. A partir de dicha barrera temporal, los fabricantes sólo podrán poner en el mercado español automóviles movidos por energía eléctrica.

Meses más tarde, la Comisión Europea anunció que quiere prohibir la venta de los automóviles movidos por combustibles fósiles en el año 2035 y que a partir de 2030 sólo se pongan a disposición de los conductores aquellos automóviles que emitan hasta un 55 por ciento menos de CO2 que los coches actuales. Si los planes salen adelante y se cumplen los plazos, 2050 debería ser el año en el que Europa fuera neutra en emisiones de carbono a la atmósfera. Ese mismo año, el crecimiento del coche eléctrico en Europa habrá sido de un70 por ciento, según el informe "Sector Automoción" de EAE Business Scholl. 

La gran revolución del automóvil

Sin duda, estamos ante una de las mayores revoluciones de la historia del automóvil. Cambiar el concepto que tenemos del coche es algo que ya viene sucediendo en los últimos años, para muestra las ingentes opciones de servicios a medida, alquileres temporales o aplicaciones para compartir vehículos, tanto dentro como fuera de las ciudades, en los trayectos más largos. “El modelo actual de sostenibilidad no es sostenible, ni energética, económica, ecológica y operativamente”. La recuperación del sector se plantea a partir de “nuevos paradigmas que comportan conceptos como la sostenibilidad, la movilidad o la digitalización”, señalan también desde EAE Business School.

La movilidad eléctrica tiene, de momento, un problema que los fabricantes están haciendo virtud: autonomías escasas pero aprovechables en un entorno urbano. De momento, los vehículos con mayor capacidad para viajar son automóviles grandes, pesados y, por lo general, muy caros. Ante este problema, hay marcas como Citroën con su AMI que apuestan claramente por la movilidad urbana. Coches pequeños, autonomías escuetas y que, sin embargo, son más que suficientes para movernos en nuestro día a día.

La problemática de la contaminacón y la movilidad eléctrica llega hasta el punto de que "el 62% de los españoles reconoce tener en cuenta cuáles son los protocolos anticontaminación y las facilidades para vehículos sostenibles" a la hora de elegir la ciudad donde vivir, según el I Estudio sobre El Futuro de la Movilidad en las Smart Cities 2021, elaborado por Midas.

Car2Go, ahora Share Now, es un gran ejemplo de hacia dónde se dirige la movilidad urbana
Car2Go, ahora Share Now, es un gran ejemplo de hacia dónde se dirige la movilidad urbana

El caso de Citroën no es el único. Los grandes fabricantes están aprovechando sus utilitarios para ofrecer este tipo de vehículo urbano, como los Peugeot e-208, los Fiat 500e o los Opel Corsa-e, entre otros. Y todo ello también se retroalimenta en más opciones para las marcas. Así, los Smart son utilizados por Share Now para carsharing, emov utiliza los Citroën Z-Cero y los Peugeot e-208, Zity aprovecha los Renault Zoe.

Y estos no son los únicos servicios y filosofías de marca. Los fabricantes tratan de explotar, como primer salto a la movilidad eléctrica, los híbridos enchufables, con autonomías superiores a 50 kilómetros y suficientes para el día a día de la mayor parte de los conductores que utilizan el coche cerca de un entorno urbano. WiBLE, además, ofrece su servicio de coche compartido con el Kia Niro PHEV, una buena opción si buscas un mayor rango de acción.

Además, recientemente marcas como BMW han sido muy claras en este sentido. Su intención es frenar el desarrollo del tamaño de sus baterías. Con su nuevo BMW i4 ofrecen 590 kilómetros de energía eléctrica, un dato que aseguran ser más que suficiente para todo tipo de usuarios. Además, en una entrevista reciente en WichCar también aclararon que no todos los coches deben acercarse a estos datos y que es suficiente con autonomías muy inferiores, como las del BMW i3.

Autónomos y más pequeños

Todo ello nos lleva a dos nuevas formas de entender la movilidad urbana. Una de ellas es la posibilidad de contar con estos servicios en las grandes ciudades, vivir sin coche en propiedad y alquilar uno de mayor tamaño para hacer los grandes viajes puntuales que se pueden realizar a lo largo de un año, como las vacaciones. De esta manera, el usuario se ahorrará seguro, mantenimiento y, si se compra el coche, una letra a pagar durante años.

La otra opción es contar con un coche en propiedad y un segundo vehículo para los viajes de mayor recorrido. Este primer vehículo seguramente se convierta en el más usado, pero como apuntaban desde BMW contará con menor autonomía y, con el paso de los años, reducirá su tamaño, acercándose a los triciclos y las motos eléctricas. El Citroën AMI, el Microlino, el Invicta D2S o las últimas novedades llegadas desde China sólo son algunos ejemplos. Una filosofía que ya adelantó Renault con su Twizy hace algunos años.

Renault Twizy, ¿un adelantado a su tiempo?
Renault Twizy, ¿un adelantado a su tiempo?

Y no sólo de tamaño o tecnología propulsora cambiarán los coches en el futuro. La llegada del coche autónomo es un objetivo muy real. Los planes de la Unión Europea pasan por reducir drásticamente el número de fallecidos en las carreteras, un proyecto que condiciona la fabricación de vehículos para los próximos años, en los que se incluirán un buen número de sistemas de seguridad activa y pasiva.

Todos estos avances, como el control de crucero adaptativo, la frenada de emergencia o la alerta por salida del carril no son más que los primeros pasos de una conducción autónoma que, sin duda, acabará por llegar y que facilitará y democratizará aún más algo tan universal como la movilidad. En esta fórmula ahonda el informe de EAE Business School, donde se asegura que “el automóvil evolucionará hasta convertirse en una plataforma tecnológica, dotada de los más avanzados recursos que irán asociados a aspectos que van más allá de la conducción”. 

Y esta filosofía de apuesta por la micromovilidad y la seguridad se refuerza con el último estudio de Voi Technology, quienes aseguran que el "el 70% de las ciudades considera que reducir el número de trayectos en coche y aumentar la micromovilidad es bueno para la seguridad", avalando estos datos que le 80 por ciento de los accidentes que sufren ciclistas y usuarios de patinetes eléctricos están relacionados con vehículos pesados. De hecho "el 31% de los europeos consideran que la falta de carriles especializados es un problema clave para los patinetes eléctricos"

 

Archivado en:

La empresa Wallbox te ofrece una alternativa para recargar tu coche eléctrico con energía solar y eólica. Foto: Wallbox.com

Relacionado

Ya puedes cargar tu coche eléctrico en casa con energía solar o eólica: todos los detalles

Kia EV4: todos los secretos del SUV que llega en 2022, un Sportage 100% eléctrico.

Relacionado

Kia EV4: todos los secretos del nuevo SUV que llega en 2022, un Sportage 100% eléctrico

Los mejores vídeos