“Pilotamos” el nuevo Born: el primer eléctrico de Cupra con todo el ADN de la marca

Tras el Formentor, el primer modelo propio de Cupra, llega ahora el Born, su primer eléctrico, un modelo con todo el carácter de la marca a coste 0 emisiones.

Probamos el nuevo Cupra Born, deportivo y eléctrico a la vez.
Probamos el nuevo Cupra Born, deportivo y eléctrico a la vez.

Ya te hemos ido contando toda la historia del Born, desde el primer concepto con el logo de Seat, hasta su definición final dentro, finalmente, en la marca Cupra. Como sabrás, el Born se aprovecha del estratégico proyecto del Grupo VW para la masiva electrificación de todas sus marcas. Toma la plataforma MEB que estrenó el primogénito VW ID.3, sobre la que ya han surgido el ID.4, el Skoda Enyaq y los Audi Q4/Sportback etron… un compacto y cuatro SUV.

A la vista está que la propuesta de Cupra, por diseño y formato, es la más deportiva de todas ellas, puro ADN de la marca. El Born se ha diseñado en Barcelona, donde también la plataforma MEB se ha redefinido con ajustes y elementos específicos. Incluso los asientos básicos están tapizados con un hilo llamado Seaqual hecho a base de plásticos marinos reciclados donde todo el proceso de recuperación y elaboración se realiza en Catalunya. Finalmente, el Born se fabrica en Alemania.

Cupra Born
Con las suspensión adaptativa, baja 15 mm de delante y 10 mm de atrás.

CUPRA BORN: CON TODO EL ADN DE LA MARCA

Técnicamente, el Cupra Born es como un VW ID.3, pero el diseño lo aleja mucho de ser rivales, que no su funcionalidad. El Born es 60 mm más largo ( 4.322 mm totales) y 3 más bajo (1.537 mm), pero calca anchura (1.809 mm) y batalla, con una generosa distancia entre ejes de 2,77 metros que permite acoger hasta una gran batería de 77 kWh útiles, longitud de la que también se aprovechan las plazas traseras (amplio espacio para piernas y suelo plano). También ofrece el mismo maletero de 385 litros e igual coeficiente aerodinámico, un afinado 0,27.

¿Buscas coche? Encuentra aquí las mejores ofertas de España

Por dentro, el Born es igualmente similar al ID.3, pero colores, molduras y según qué volante y asientos firman una deportividad sin parangón en el VW. Quizás por todo esto, se percibe una mejor calidad en el Cupra (y una presentación más vistosa), aun con las mismas superficies de plástico rígido. El miniaturizado cuadro de relojes digital muestra de manera simple solo la información más relevante (velocidad, autonomía, etc) y aloja el mando del cambio. Además, puede contar con un head-up display de grandes dimensiones con realidad aumentada que proyecta muy diversa información sobre el campo de visión natural del conductor. 

La pantalla táctil central de serie tiene un tamaño de 12 pulgadas y soporta todo el sistema de infoentretenimiento de la marca, cuyo funcionamiento se antoja algo lento y, por experiencia en los ID.3 y Born probados, algo errático, aunque el software que gestiona todo el “ecosistema” admite actualizaciones remotas. También los mandos táctiles del volante tienen un funcionamiento poco preciso. En cambio, en su conducción y tacto de rodadura, el Born suma un enorme plus de calidad.

Cupra Born
Mejora el aspecto visual y la calidad respecto al ID.3, del que toma su mismo salpicadero pero personaliza con otros colores y molduras.

CUPRA BORN: DEPORTIVIDAD PREMIUM

En los coches eléctricos hemos descubierto una finura de funcionamiento exquisita que no es menos en este pretendido deportivo Born. La suavidad con que rueda y la “nula” rumorosidad mecánica se combinan con una firme pisada y una ágil respuesta de movimientos desde la dirección, que hacen su conducción una tarea adictiva. La gama mecánica del Born es extensa y también las posibilidades de personalización, pero en cualquier caso la base desde la que parte parece extraordinaria (ya resulta en el ID.3). Nuestra experiencia con la versión 170 kW e-boost (231 CV) con batería de 58 kWh (420 km de autonomía) y Top Pack (suspensión rebajada y amortiguadores adaptativos), además de neumáticos 235/45 R20, nos ha llevado a descubrir su faceta más deportiva y prestacional. Y así, de inmediato el Born te gana por su formidable tacto de conducción, de suave firmeza, y súbita y contundente respuesta… también en ciudad.

Se presta por igual a la conducción más relajada, como a la más intensa, sin más que pisar de una o de otra manera el acelerador, y en cualquier caso disfrutas por igual conducirlo o pilotarlo. Como todo eléctrico, en la corta y media distancia su aceleración resulta más espectacular (6,6 s. de 0 a 100 km/h), y parece por su “eléctrica explosividad” imbatible en recorridos tortuosos de curvas lentas, ambiente donde Cupra nos ha llevado intencionadamente para probar el Born. Más allá, está condicionado por su velocidad, limitada a 160 km/h. Si entonces en autopista lo que merece la pena es buscar su máxima eficiencia, en carretera buscarás su máxima efectividad.

Allí, el Born te transmite un comportamiento sobresaliente. La sensación de aplomo y solidez es brutal. El “exceso” de peso de la batería centrado y bajo y repartido por igual entre los ejes ayuda a conseguir una actitud en curva muy neutra. El tren delantero tiene mucha direccionalidad, se muestra ágil y directo (Cupra ha optado por un cremallera progresiva), el apoyo es muy plano y el eje trasero, sobre el que recae la tracción, no rompe el gran equilibrio que muestra el Born en todo tipo de curvas. Se nota que hay mucha puesta a punto extra. De hecho, Cupra ha sobredimensionado el sistema de frenos y buscado un perfil de respuesta concreto, y por cierto, el tacto del pedal resulta muy bueno y natural.

Los diferentes modos de conducción también contribuyen a que el Born se mimetice en el entorno y se adapte a tus gustos o necesidades. Con los modos Range (optimiza la autonomía) y Confort, al dejar de acelerar aprovecha su propia inercia para avanzar más metros. Mientras en los modos Performance y Cupra (hay un quinto modo Individual configurable), retiene eléctricamente al desacelerar hasta 0,3 g, imitando la conducta de un coche convencional y transmitiéndote una mayor naturalidad bajo una conducción más deportiva.

Cupra Born (2)
El pack e-boost de Cupra eleva la potencia de 204 CV a 231 durante 30 segundos

CUPRA BORN: A TODA CARGA

Una vez más, la sensación que te transmite el coche eléctrico es que ya muchos están en un estado de desarrollo muy interesante, al menos por como van, por como funcionan, su rendimiento… a fin de cuentas por todo, pero con el condicionante de los tiempos y lugares de carga, que no es poco. El Born representa todo esto, con el plus de ese tacto exquisito de conducción como riguroso deportivo de nueva generación. La gama contará con una versión de 231 CV de hasta 540 km de autonomía WLTP, a costa de una enorme batería de 77 kWh que deja al Born con solo 4 asientos (5 plazas el resto de versiones), desde los 150 CV y 350 km de autonomía de una futura versión de acceso.  La realidad es que, como los coches térmicos, el rendimiento real reduce considerablemente esas autonomías (en nuestra prueba mixta de ciudad y montaña nos hemos movido sobre unos buenos 17 kWh/100 km).

En cualquier caso, el Born está bien preparado para recargas rápidas. En corriente continua admite potencias de hasta 170 kW, que en 7 minutos te devuelve 100 km de autonomía y en 35 minutos recarga la batería del 5 al 80 por ciento, pero este tipo de suministros no están todavía bien repartidos por nuestra geografía. Con corriente alterna, como la doméstica, admite hasta 11 kW de potencia. El Born dispone de serie de dos cables para ambos tipos de recargas y Cupra ofrecerá gratis inicialmente un cargador de pared doméstico con el que, no obstante, precisará de unas cuantas horas (depende de la potencia contratada) para una recarga más o menos completa de la batería.

¿Pagas demasiado por tu seguro? Entra en nuestro comparador y ahorra ya

CUPRA BORN: TODA UNA GAMA

La comercialización del nuevo Born arranca en noviembre con la versión de 204 CV y batería de 58 kWh (7,3 s de 0 a 100 km/h y hasta 424 km de autonomía). En 2022 se ampliará la gama por arriba, con versiones de 231 CV y batería de 58 kWh (6,6 s de 0 a 100 km/h y 420 km de autonomía) o batería de 77 kWh (7 segundos y 540 km). Esta versión de 213 CV parte de la de 204, a la que Cupra ha añadido una función e-boost que permite aumentar durante 30 segundos la potencia hasta esos 231. Como versión de acceso llegará una versión de 150 CV y batería de 45 kWh (8,9 s de 0 a 100 km/h y 349 km de autonomía). La plataforma MEB permite disponer de un segundo motor en el eje delantero, pero no está confirmada esta posibilidad en el Born... y sí en un próximo VW ID.3 GTX de 299 CV. Tiempo al tiempo.

 

Cupra Born

Galería relacionada

Cupra Born, el primer eléctrico de Cupra pide paso

Todo lo que sabemos del nuevo Cupra eléctrico: más pequeño que el Born y por 25.000 €.

Relacionado

Todo lo que sabemos del nuevo Cupra eléctrico: más pequeño que el Born y por 25.000 €

Cupra Formentor e-Hybrid: lo mejor del nuevo y exitoso SUV, en 10 claves.

Relacionado

Cupra Formentor e-Hybrid: lo mejor del nuevo y exitoso SUV, en 10 claves

Los mejores vídeos