Skoda Enyaq iV: prueba, precios y opiniones del nuevo SUV eléctrico

El nuevo Skoda Enyaq iV comparte estructura técnica con el Volkswagen ID.4, con una interpretación más convencional en su aspecto, en la conducción… y un precio por debajo de los 30.000 euros.

Óscar Díaz.

Skoda Enyaq iV: prueba, precios y opiniones del nuevo SUV eléctrico.
Skoda Enyaq iV: prueba, precios y opiniones del nuevo SUV eléctrico.

Esperábamos este momento desde cuando hace casi un año y medio uno de nuestros más queridos y capaces compañeros pudo conducirlo, en Irlanda, en calidad de prototipo (pulsa aquí si quieres leer aquel primer contacto), y por fin ha llegado el Enyaq iV, el SUV eléctrico de la Skoda. Un  cero emisiones familiar con el que Skoda da un paso más en la descarbonización de su gama, siempre con su marchamo personal y sus soluciones Simply Clever. Habrá quien diga que es un Kodiaq eléctrico y otros que lo califiquen de Volkswagen ID.4 de Skoda y ambas voces tendrían razón….aunque sólo en alguna parte de su rasgo cromosómico, porque si bien emplea la plataforma MEB, su puesta en escena es tan diferente que poco aparentan tener en común más allá de la pequeña pantalla digital que supone la instrumentación.

Dimensional y estéticamente, el Skoda Enyaq se sitúa ligeramente por debajo del Kodiaq (es 38 mm más corto, 60 más bajo, también cuenta con un maletero imponente (565 l) y mejora la resistencia aerodinámica de aquel hasta un imponente 0,257). También luce una presencia rotunda. De hecho, habrá quien opine que la zaga pueda resultar masiva, visualmente pesada…cuestiones que jamás podrán aplicarse a la versión coupé del Enyaq, prevista para primavera del año próximo.

La conducción del Skoda Enyaq iV

Al Skoda Enyaq se le pueden aplicar la mayoría de las definiciones de conducción de un coche eléctrico: suavidad de marcha, entrega de par inmediata, mejor aceleración que velocidad punta…y un consumo energético que asciende notablemente al circular a velocidades de autopista. Las levas tras el volante le confieren unas posibilidades superiores a muchos, con tres niveles diferentes de frenada regenerativa (0,6 m/s2; 1 m/s2 y 1,5 m/s2) que si bien ninguno de aporta una sensación brutal de frenada en la entrada de la curva —para lo que necesitaremos el pedal de freno, de tacto poco asistido— sí que permite controlar la velocidad en descensos prolongados o adaptarla a la circulación. Además, en el plano positivo, no tendremos asomo de violencia cuando dejemos de acelerar con los modos de recuperación de energía más intensos.

En esas zonas de curvas, o en la ciudad, con sus  calles estrechas e inhóspitos parkings —especialmente en esas zonas centrales de bajas emisiones— podemos sacar partido de una de las ventajas del Enyaq, una capacidad de giro sorprendente, nada menos que 9,3 m de diámetro (2,3 m menos que el Kodiaq), favorecido por el aumento de espacio que permite el motor sobre el eje trasero.

Skoda Enyaq iV. Foto MPIB
Skoda Enyaq. Foto MPIB

La unidad con la que tuvimos la toma de contacto iba dotada con la suspensión deportiva (rebajada en 15 y 10 mm delante y detrás respectivamente, opcional en la gama salvo en el Sportline, que es de serie) y con la amortiguación de firmeza variable DCC, con quince niveles intermedios de dureza que van de lo muy firme, sin apenas balanceo de carrocería, a una suavidad máxima, perceptible a pesar del bajo o muy bajo perfil de rueda. Y es que el Enyaq llega a montar llantas de 21” de diámetro.

La gama española Skoda Enyaq iV

La batería es el gran protagonista de la electrificación. Skoda España ha prescindido de las versiones con la más pequeña y se ha centrado en las de 58 y 77 kWh de capacidad útil —denominadas 60 y 80 —, que le permiten anunciar autonomías desde 400 a 520 km sin recargar, con consumos que van de los 14,6 a 17,6 kWh/100 km en la variante de 132 KW y de 15,2 a 21,6 en el de 150 kW. Por encima, y siempre con la batería de mayor tamaño, se encontrarán las prestacionales versiones de tracción integral, con un segundo motor en el eje delantero: los 80x—195 kW y 6,9 s en el 0-100 km/h— y especialmente el RS, que aumenta su velocidad punta hasta los 180 km/h (por 160 el resto de la gama), anuncia una aceleración 0-100 de 6,2 s y con 225 kW de potencia supera los 220 del Volkswagen ID.4 GTX para situarse como el coche MEB más potente del grupo.

Skoda Enyaq. Foto MPIB
Skoda Enyaq iV. Foto: MPIB

En todos los casos, la recarga máxima por corriente alterna viene dada por los 11 kW de su cargador embarcado en tanto que las unidades a partir de junio contarán con recargas rápidas de ocasión de hasta 100 y 125 kW respectivamente, que facilitarían una recarga completa en menos de una hora y abren la puerta a su utilización como coche en viaje. Desaparece pues la limitación de 50 kW de la que se hablaba inicialmente. Lógicamente, en ambos casos es el límite superior, lo que no impediría ser alimentado por fuentes menos potentes. De hecho, podría incluso recibir suministro de un enchufe doméstico convencional de dos pines con niveles del entorno de los 2,3 kW.

Tras la elección del tamaño de la batería y la potencia del motor, toca el turno del acabado comercial, nada menos que cinco —Loft, Lodge, Lounge, Suite y EcoSuite— entre los que figuran los trufados de elementos de origen natural, clave para esa certificación cero emisiones de las que presume Skoda. De ahí materiales como la lana o plásticos de origen reciclado a partir de botellas de plástico.

La tecnología percibida del Skoda Enyaq iV

La pantalla central de 13” (única para toda la gama) es el gran elemento de control de los elementos de conectividad, infoentretenimiento y bienestar a bordo. También —en España— serán de serie las llantas negras, los asientos ergonómicos y lo faros full led, además de un solvente equipo de ayudas a la conducción, que llega a integrar tanto el Front Assist, como el Collision Avoidance Assist que podría llegar a intervenir en la dirección para ayudar a esquivar un obstáculo y el Travel Assist, próximo a la conducción semi autónoma.

Detalles interior 30B
La instrumentación del Enyaq es una pantalla digital de 5,3". Foto: MPIB

El complemento a la pantalla central y a la instrumentación (algo pequeña, de 5,3”) es el Head Up Display con realidad aumentada que muestra no sólo los límites de velocidad permitida o ritmo de marcha, sino indicaciones del navegador y de los asistentes de conducción. Es opcional, lógicamente, y con razonable visibilidad incluso usando gafas de sol polarizadas. Algo interesante para un coche que descuentos y campañas incluidas se da en una horquilla que va de los 29.900 euros del Enyaq iV 60 a los 38.600 del 80x de 195 kW y tracción a las cuatro ruedas.

 

Foto MPIB

Galería relacionada

Skoda Enyaq iV: prueba, precios y claves del SUV eléctrico: lo conducimos

Skoda Fabia 2022: primera prueba al nuevo utilitario, que llega a finales de año.

Relacionado

Skoda Fabia 2022: primera prueba exclusiva al nuevo utilitario, que llega a finales de año

Ya está a la venta el Skoda Enyaq Sportline iV 2021

Relacionado

Skoda Enyaq Sportline iV 2021: gama, datos y fotos del nuevo SUV deportivo

Los mejores vídeos