Radares de ruido y de emisiones: así son los nuevos sistemas que llegan para multar a los coches

Los conductores tendrán que enfrentarse a nuevos sistemas de vigilancia. Te contamos cómo son los nuevos radares de ruido y emisiones.

Radares de ruidos y emisiones cómo funcionan y cómo multarán
Radares de ruidos y emisiones cómo funcionan y cómo multarán

Los conductores tendrán que seguir enfrentándose a nuevos sistemas que controlarán sus movimientos y el estado de sus coches. Hasta hace unos pocos años, quienes circulaban por la carretera tenían que cuidarse de los radares fijos y móviles. Luego llegaron los helicópteros. Más tarde las cámaras y los drones. Y, ahora, los radares de ruido y emisiones.

Sí, como lo lees. Más allá de las zonas de bajas emisiones, que serán obligatorias en las ciudades de más de 50.000 habitantes, habrá otro tipo de controles para que los conductores no descuiden el estado de sus vehículos, más allá de que hayan pasado la ITV en tiempo y forma, y limiten la contaminación que lanzan a la atmósfera. Tanto en partículas expulsadas por el tubo de escape como en lo que a contaminación acústica se refiere.

Aunque de momento no están en funcionamiento oficial y no multan, todas las pruebas que se están haciendo están dando buenos resultados (al menos para las instituciones) y no se tardará mucho en verlos en las calles.

Los radares de ruido controlan la fuente y su volumen
Los radares de ruido controlan la fuente y su volumen

Radares de ruido, cómo funcionan

La contaminación acústica es uno de los grandes problemas de las ciudades y los vehículos ya están en el punto de mira. Y no sólo aquellos que circulan con el escape libre. Las duras normas europeas también restringirían el uso de los vehículos de altas prestaciones con sus modos más deportivos activados.

En Francia ya están probando un sistema con cámara de 360º y diversas antenas que son capaces de analizar el ruido ambiente y discriminar los nuevos sonidos que llegan cuando un vehículo se acerca. Incluso señalan la dirección desde la que se está emitiendo, por lo que si este dispositivo detecta que un coche está emitiendo mayor ruido del permitido (ya sea por mecánica o por circular con la música demasiado alta) lo fotografía y genera la denuncia.

Estos radares están en pruebas pero medios franceses ya señalan que este otoño podrían recibir el visto bueno y comenzar su funcionamiento en París el próximo año. Hay que tener en cuenta que en Francia están habituados a ser pioneros en nuevos radares o nuevos sistemas de control de carreteras, como el uso de vigilantes privados del tráfico con radares móviles.

Los radares de emisiones ya se han visto en Madrid en fase de pruebas
Los radares de emisiones ya se han visto en Madrid en fase de pruebas

Radares de emisiones, cómo funcionan

Al contrario que los anteriores, de los que no tenemos constancia que hayan pisado territorio español, los radares de emisiones sí se han dejado ver en España en fase de pruebas. Concretamente en Madrid, que incluso ha servido como lienzo para ilustrar el vídeo promocional de este nuevo sistema.

Los radares de emisiones sirven para controlar las partículas que salen del tubo de escape de los vehículos mediante unas cámaras de calor. Con los datos obtenidos, el sistema analiza qué volumen de emisiones se están expulsando y lo coteja con los datos propios del vehículo. De esta manera sabe si el automóvil está superando los niveles máximos que tiene permitidos por normativa de homologación.

De momento, desde el Ayuntamiento de Madrid han señalado que se trata de un sistema para ayudar a entender cómo se mueven los vehículos, cuáles son los más contaminantes y qué tanto por ciento del volumen total de automóviles y emisiones representan. Según sus datos, en sus primeras pruebas, apenas el 4,7 por ciento de los vehículos registrados eran coches sin pegatina de la DGT y, sin embargo, eran los causantes del 29 por ciento de la contaminación presente en el punto de recogida de datos.

Con este aparato, el consistorio dice que podrá afrontar con mayores garantías para el ciudadano las futuras reformas de movilidad, la extensión o la creación de nuevas zonas de bajas emisiones y las posibles restricciones futuras a los coches más contaminantes que, si nada cambia, no podrán moverse por el ninguna calle de la ciudad a partir de 2025, sean o no sus dueños residentes de la ciudad. Otra posibilidad es que el Ayuntamiento envíe una carta a los vehículos que no cumplan con los niveles máximos permitidos y obligen al conductor a volver a pasar la ITV. 

 

Archivado en:

El camión de la DGT, ¿circula con radar para multar o no?

Relacionado

El camión de la DGT, ¿circula con radar para multar o no?

La nueva ubicación del radar móvil de la DGT en Cambados, Pontevedra. Fotos: SocialDrive

Relacionado

El coche radar de la DGT que se camufla por las aceras: grabado hasta dentro de una marquesina

Los mejores vídeos