Toda la verdad sobre los mal llamados radares antifrenazo: ¿existen de verdad?

No, los radares antifrenazo como tal no existen. Sin embargo, la DGT lleva a cabo unas prácticas que vienen a tener el mismo efecto. Lo analizamos en detalle.

En qué consisten los radares antifrenazo, existen o no. Foto iStock
En qué consisten los radares antifrenazo, existen o no. Foto iStock

En las carreteras españolas hay más de 1.400 radares, contando todos los tipos posibles: los fijos, los más extendidos; los móviles; los de tramo, los favoritos de la DGT; además de los helicópteros Pegasus o los drones. Según cifras de Automovilistas Europeos Asociados, los excesos de velocidad son los protagonistas de dos tercios de las multas que se imponen a los conductores españoles.

Es por ello que los agentes de Tráfico llevan a cabo diferentes estrategias, más allá de colocar los radares, para intentar disuadir a los conductores de incumplir con los límites de velocidad. Una de estas es la de instalar más cabinas que número de radares en sí, lo que tiene claro efecto disuasorio: el conductor, al ver la cabina, frenará pensando que hay un radar esperándole para ser “cazado”.

Los radares antifrenazo que desmiente la DGT, existen o no existen
Los radares antifrenazo que desmiente la DGT, ¿existen o no existen?

Esa práctica de frenar antes de llegar a un radar, y la de acelerar cuando ya hemos pasado el punto de control en cuestión, es muy habitual entre todos los conductores. Para combatir ambas prácticas, la DGT hace uso de dos técnicas en particular: lo que llamamos “radares en cascada” y “radares antifrenazo”. Ojo, con este último tipo, no nos estamos refiriendo a una tipología de radar; es más, la DGT ha tenido que desmentir un bulo que decía que existía un tipo de radar que tenía dos cámaras diferentes para poder “cazar” a los conductores que frenaban antes o aceleraban después del punto de control del radar.

Nosotros, con “radares antifrenazo”, nos referimos a la técnica de instalar un radar móvil unos metros antes del radar fijo: de esta forma, al conductor no le ha dado tiempo a frenar antes. Por otro lado, la técnica de los “radares en cascada” busca evitar el truco de acelerar una vez que hemos atravesado el radar fijo: en este caso, el radar móvil estará unos metros por delante, esperando a pillar a los conductores confiados que han vuelto a superar el límite de velocidad.

Los radares de tramo son los preferidos por la DGT
Los radares de tramo son los preferidos por la DGT.

Para evitar estas técnicas, la DGT cada vez apuesta más por los radares de tramo, los que a día de hoy considera como los más efectivos. Estos radares controlan la velocidad media de un coche desde un punto A hasta un punto B: de nada sirve acelerar después de pasar el primer radar porque la medición final tendrá lugar más adelante. Si el conductor supera con su velocidad media el límite de la vía, será sancionado. Recuerda también que cada tipología de radar tiene su propio margen de error: aquí lo vemos en detalle.

 

Esta será la ciudad de España con más radares de velocidad en 2022

Relacionado

Esta será la ciudad de España con más radares de velocidad en 2022: cambio de “líder”

Así funcionan los radares de ruido que empiezan a funcionar ya en 2022. Foto iStock

Relacionado

Así son los nuevos radares “medusa” o de ruido: dónde están y cómo funcionan

Los mejores vídeos