Skoda Octavia RS iV: probamos la nueva deportividad etiqueta 0, un híbrido enchufable de 245 CV

Gasolina TSI, Diesel TDI y ahora también TSI PHEV. El Skoda Octavia RS diversifica su idea de deportividad con una inédita variante híbrida enchufable que combina altas prestaciones, excelente comportamiento y hasta 60 km de autonomía eléctrica.

Probamos el Octavia RS iV, la opción híbrida enchufable de la deportiva gama RS.
Probamos el Octavia RS iV, la opción híbrida enchufable de la deportiva gama RS.

Las siglas RS representan la expresión más deportiva de Skoda, la cara más racing de unos modelos que ante todo son ejemplo de practicidad y funcionalidad… el “simply clever” que lleva dentro todo Skoda. El Octavia ha sido capaz de combinar estos contrastes desde su primera generación y no han faltado a la cita las siglas RS en sus posteriores evoluciones, adaptándose al propio desarrollo del automóvil. En su segunda generación, el Octavia propuso otra versión RS con motorización TDI, doble opción (TSI y TDI) que se mantuvo presente en la 3ª generación (también llegó la tracción integral). Ahora, en la 4ª generación Octavia se suma a la oferta RS una inédita variante híbrida enchufable (iV) que rezuma el mismo espíritu deportivo que las versiones térmicas TSI y TDI.

 ¿El mejor RS? Probablemente se justifiquen las tres opciones por chasis y conducción; el TSI además por sus prestaciones, el TDI por su economía de uso y el iV por esas ventajas propias y exclusivas de su propulsión eléctrica. Como hay cabida para todo por ahora, la gama queda compuesta por el RS TSI de 245 CV (desde 34.912 € con dto promocional), el RS TDI de 200 CV (35.532 €) y el novedoso RS iV de 245 CV (38.120 €); a lo que hay que sumar la doble oferta de carrocerías del propio Octavia: berlina 5 puertas y Combi (precios prácticamente similares). En todos los casos, los RS que se venderán en nuestro país dispondrán de cambio automático DSG y tracción delantera, descartándose  la tracción integral disponible en el TDI en otros mercados.

Skoda Octavia Combi RS iV
A nivel chasis, por tacto de conducción y comportamienbto, el Skoda Octavia Combi RS iV resulta excelente.

Skoda Octavia RS iV: la nueva deportividad

El grupo propulsor del Octavia RS iV está formado por un motor 1.4 TSI de 150 CV y otro eléctrico de 116, que combinados suman una potencia de 245 CV y 400 Nm (VW, Audi, Seat y Cupra también lo utilizan), e integra un cambio DSG de 6 velocidades (de 7 en los TSI y TDI). Además, cuenta con una batería de litio (pesa 130 kilos) de 13 kWh de capacidad bruta (10,8 netos) que encuentra su hueco bajo el piso del maletero del Octavia, el cual pierde 50 litros de capacidad. Se queda en 450 y 490 litros en el 5 puertas y Combi respectivamente, frente a los 600 y 640 de los RS térmicos. El depósito de combustible también pierde 10 litros, dejando su totalidad en solo 40.  

Además del factor espacio, está el factor peso, e igualmente aparece un lastre de 175 kg en el iV respecto a los TSI/TDi.  Para su puesta a punto de chasis se ha tenido en cuenta (discos de freno, tarados, etc), pero las prestaciones se resienten respecto a los mismos que no iguales 245 CV del TSI. Éste para el cronómetro en 6,7 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h, por los 7,3 del iV (7,4 segundos el TDI). Visto así, parece que la nueva deportividad del iV sale perdiendo, pero valores prestacionales al margen, su dinámica y tacto de conducción no desentonan frente a los otros RS. Además, aprovechando su autonomía y propulsión eléctrica en ciudad, suma otro tipo de valor añadido.

Skoda Octavia RS iV
El instantáeno y elevado par eléctrico aviva la salida de curva del Skoda Octavia RS iV 

Skoda Octavia RS iV: dinámica híbrida

El RS iV te permite elegir entre propulsión eléctrica siempre que la batería tenga carga o híbrida. Lógicamente su deportividad se siente con la combinación de sus dos motores, pero con propulsión eléctrica se mueve al son de sus 116 CV hasta 120 km/h con buena solvencia y una alta calidad de marcha. Con el cargador de cable con toma Schuko que guarda en el maletero, en un simple enchufe doméstico de 2,3 kW se tarda 3:45 horas en cargar la batería hasta el 80 por ciento y 5 horas una carga completa. En un cargador de pared un Walbox de 3,6 kW (la potencia máxima de carga que admite), el tiempo se reduce a 2:33 y 3:33 horas respectivamente.

En modo híbrido, la alternancia y combinación de motores resulta muy natural. La respuesta es muy agradable en todo momento y una particularidad es su mayor contundencia sin necesidad de exprimir todo su empuje. La instantánea aportación del motor eléctrico ayuda a relanzarlo desde baja velocidad y a no depender tanto del régimen óptimo del motor de gasolina, una actitud que no solo se agradece a la salida de las curvas más cerradas ya metidos en trazados de montaña. En estos entornos, el RS iV no se esconde y da la cara con un asentamiento excelente de la carrocería y un guiado ágil y natural. Aun firme, la comodidad también está presente por la calidad de bacheo y por el excelente aspecto interior y la ejecución no solo ya de este RS, sino de la nueva generación Octavia en general. A los frenos no les falta tacto, pero quizá si intensidad cuando empezamos a rodar rápido y exigir frenadas contundentes.

Skoda Octavia RS iV
El cuadro digital configurable es de serie en el Skoda Octavia RS iV. El volante gira solo 2,1 vueltas entre topes

Hay diferentes opciones para afinar su puesta a punto, como la amortiguación pilotada DCC,  un diferencial de deslizamiento limitado o unas llantas de 19 pulgadas. De serie cuenta, como todos los RS, con una suspensión más firme y 15 milímetros rebajada; además de una rápida dirección progresiva que solo pide 2,1 vueltas entre topes de volante (2,7 las versiones normales) y el emulador de autoblocante XDS+ que optimiza la tracción en curva mediante los frenos. Según el modo de conducción (Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual), las leyes de actuación cambian, modificando al completo la actitud del coche. La integración de todo propone una base extraordinaria, que es como lo hemos probado en esta primera toma de contacto.

Todo lo “menos bueno” que pueda ser respecto al más ligero RS TSI no desmerece el espíritu deportivo del iV. Más adelante verificaremos sus consumos, aunque en cualquier caso, su autonomía eléctrica le otorga la etiqueta 0. El consumo medio oficial es de 1,2 l/100km aprovechando la carga completa de la batería. El consumo como híbrido no llegará a los valores del TDI (4,9 l/100 km), pero debiera estar en la línea del TSI (6,8 l/100 km.) Seguiremos informando.

 

Skoda Octavia RS iV (17)

Galería relacionada

Skoda Octavia RS iV: así es la versión híbrida enchufable, con 245 CV y propulsión eléctrica pura.

Skoda Octavia, finalista a Coche del Año en Europa 2021: así lo valoran los jurados españoles.

Relacionado

Skoda Octavia, finalista a Coche del Año en Europa 2021: así lo valoran los jurados españoles

A prueba el Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 150 DSG7

Relacionado

A prueba el Skoda Octavia Combi TDI 150: una berlina familiar muy completa

Los mejores vídeos