¿Puede el Audi RS Q e-tron ganar ya un Dakar? Las razones que dicen que sí

Independientemente del resultado de la segunda semana de competición y de haber ganado ya tres etapas, hay razones para pensar que el Audi RS Q e-tron de Carlos Sainz puede luchar muy pronto por la victoria absoluta en el Rally Dakar.

https://youtu.be/KLBWxxssXmw

Hace poco más de un año, Audi Sport se puso un enorme reto: ganar el Rally Dakar con un coche eléctrico. El equipo alemán empezó entonces a pensar en las opciones que tenían: al final, surgió el Audi RS Q e-tron, con una compleja mecánica eléctrica de autonomía extendida, que consiste en dos motores eléctricos (los mismos que los de la Fórmula E) que propulsan el coche, y un conversor de energía formado por un motor de gasolina 2.0 TFSI (el mismo que el del DTM) y por otro motor eléctrico generador que se encargan de recargar la batería.

El 2021 fue un año intenso en la sede de Audi Sport, ya que en menos de un año se diseñó y desarrolló el coche, y en verano arrancaron los test con un auténtico Dream Team: Carlos Sainz, Stéphane Peterhansel y Mattias Ekström como pilotos. Y así llegamos hasta enero de 2022, al Rally Dakar, la prueba de fuego, sin haber corrido antes ninguna carrera.

 El Audi RS Q e-tron, en su primer Rally Dakar.
El Audi RS Q e-tron, en su primer Rally Dakar.

Ni siquiera los pilotos, ni los ingenieros, ni los jefes de equipo, se atrevían a vaticinar cómo podía responder el Audi RS Q e-tron. Hace unos meses, Carlos Sainz se atrevió a decir aquello de: "¿Por qué no pensar en luchar por la victoria?". Fue atrevido, pero al final tenía razón. La fiabilidad era (y es) la máxima preocupación del equipo; luego, ya habría tiempo para pensar en las prestaciones y la velocidad del coche.

Y llegó el Dakar: un coche ganador desde el principio

Tras la primera semana de competición, en Audi Sport pueden estar contentos con el camino que ha seguido el Audi RS Q e-tron. No tanto en cuanto a resultados, ya que sus tres pilotos se dejaron prácticamente todas las opciones de victoria en la primera etapa, con el “famoso waypoint” como protagonista, calificado por la mayoría de pilotos y copilotos como un fallo en el roadbook.

Si dejamos a un lado este punto, y miramos al desarrollo de las etapas, podemos sacar varias conclusiones importantes:

- La primera, es que el conjunto eléctrico del Audi RS Q e-tron funciona y, de momento, tras más de una semana de competición, es fiable y apenas ha mostrado problemas.

- La segunda, que el coche es rápido, al ritmo de los Toyota y los BRX, especialmente en las dunas. Sin duda, la ausencia de marchas y la presencia de una marcha única, gracias a la mecánica eléctrica, facilita las cosas a los pilotos al navegar por los cordones de dunas y arena.

- Y la tercera, los principales problemas del coche están bien localizados: sabían que el Audi tenía exceso de peso, unos 160 kg, y que eso podía lastrarlos. Durante la primera semana se han sucedido los fallos en los amortiguadores del 4x4 eléctrico alemán, especialmente en los coches de Peterhansel y de Sainz. En comparación con sus rivales, y a pesar de ese exceso de peso, el Audi RS Q e-tron solo lleva un amortiguador por rueda, sin duda una desventaja en este sentido.

 El equipo Audi, en su primer Rally Dakar.
Oliver Hoffmann, responsable de desarrollo técnico de Audi AG, estuvo presente en el vivac de Arabia Saudí durante la jornada de descanso.

Trabajo en equipo: pilotos, copilotos e ingenieros, a la altura

Estos resultados, aderezados con dos victorias de etapa en las nueve primeras jornadas de competición (la primera, de Carlos Sainz), no hacen más que recalcar el papel de todo el equipo Audi, experta en sacar adelante, exitosamente, proyectos de esta envergadura. Así lo hicieron en Le Mans, ganando con un prototipo diésel y uno híbrido por primera vez en la historia, y así lo están haciendo en el Dakar.

El papel de Carlos Sainz ha vuelto a ser fundamental. No restamos mérito a los papeles de Peterhansel, con 14 Dakares a sus espaldas, y del polifacético Ekström, que está completando un gran Dakar por primera vez en la categoría de coches. Pero no cabe duda que la capacidad de Sainz para construir coches ganadores es única. Él puede ya presumir de ser el primer piloto, junto a Lucas Cruz, en ganar una etapa del Dakar con un coche eléctrico. Ekström y Peterhansel ya han conseguido su primera victoria de etapa con el equipo durante la segunda semana de Dakar 2022.

La presencia de Q Motorsport en el proyecto, con Sven Quandt a la cabeza (de X-Raid), es también vital. En nuestra visita a Arabia Saudí pudimos comprobar, de nuevo, la enorme inversión que hay detrás de este proyecto. Ya no solo por el desarrollo del Audi RS Q e-tron, también la capacidad de trabajo del equipo en el vivac, con un camión y una carpa para cada coche, para tener controlados y monitorizados los tan complejos 4x4 eléctricos alemanes. El Dakar 2023 es ya su próximo gran objetivo, y ahí ya sabrán desde el principio que tienen un coche ganador.

Las razones para pensar que el Audi RS Q e-tron puede ganar un Dakar muy pronto, desde Arabia Saudí.
 K4I8141

Galería relacionada

El Audi RS Q e-tron, preparado ya para luchar por la victoria en el Dakar

El Audi RS Q e-tron para el Dakar, a prueba en el desierto de Marruecos.

Relacionado

Audi RS Q e-tron: las entrañas del nuevo eléctrico 4x4 para el Dakar

Charlamos con Carlos Sainz y Lucas Cruz antes del arranque del Rally Dakar 2022.

Relacionado

AUTOPISTA habla con Carlos Sainz y Lucas Cruz antes del inicio de un Dakar “con mucha incertidumbre”

Los mejores vídeos