BMW i Hydrogen Next, un SUV de pila de combustible de hidrógeno para el futuro

El BMW i Hydrogen Next, un coche con un sistema de propulsión eléctrico basado en la pila de combustible, es hoy sólo un coche de demostración basado en un X5. Pero también es una muestra de que BMW, de la mano de Toyota, no quiere perder de vista al hidrógeno como una de las alternativas para la transición energética.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

BMW i Hydrogen Next, un SUV de pila de combustible de hidrógeno para el futuro
BMW i Hydrogen Next, un SUV de pila de combustible de hidrógeno para el futuro

BMW no apuesta sólo por la electrificación por la vía de los coches híbridos enchufables con una larga lista que arranca con los i8, los 745e, 530e o 225xe, junto al X3 xDrive 30e; o los eléctricos «puros» como el i3, sino que en sus planes se contemplan abundantes propuestas como el ix3 que llegará el próximo año o el i4, previsto para 2021. El objetivo de la marca es que, ese último año, al menos un 20 por ciento de sus ventas sean de vehículos electrificados, para lo cual también está trabajando en la creación de una amplia red de puntos de recarga a través de Charge Now. También claro, a través de la de supercargadores Ionity.

Publicidad

Pero BMW ve el futuro no sólo a través de enchufes y cables, sino que no quiere perder el paso en la carrera por la pila de combustible, y ahí es donde entra en juego el BMW i Hydrogen Next presentado en el Salón de Frankfurt.

BMW no es nueva en el uso del hidrógeno, un gas con sobre el que lleva investigando décadas, con desarrollos siempre centrados en coches grandes —el hidrógeno es capaz de proporcionar energía a un coche eléctrico durante largas distancias lejos de un entorno urbano y sin puntos de carga— e, incluso, décadas atrás, sus Serie 7 dispusieron de motores en los que se quemaba como si de un combustible más se tratase.

BMW i Hydrogen Next, un SUV de pila de combustible de hidrógeno para el futuro

BMW i Hydrogen Next, un SUV de pila de combustible de hidrógeno para el futuro

BMW i Hydrogen Next, un X5 de hidrógeno

No es el caso del BMW i Hydrogen Next, en el que el corazón de su sistema eléctrico es una pila de combustible, un dispositivo electroquímico en el que se crea energía a partir de la interacción del hidrógeno y el oxígeno conseguido del aire y que la marca contempla como una alternativa a los eléctricos con baterías recargadas por conexión a una red. En 2022 BMW tendría previsto el lanzamiento de este BMW i Hydrogen Next basado en un X5 y que sería producido en una pequeña serie. Sería una especie de proyecto piloto toda vez que no sería hasta tres años más tarde cuando se ofrecerían a los clientes un mayor número de vehículos.

BMW y Toyota han trabajado conjuntamente para el desarrollo de este sistema de propulsión desde 2013, con los primeros desarrollos de prototipos realizados dos años más tarde sobre un BMW Serie 5 GT. En 2016 ambas empresas firmaron un acuerdo de desarrollo que también afectaba a diferentes productos y futuras pilas de combustión con componentes escalables y modulares. Ambas empresas, en 2017, se asociaron junto a otras en una iniciativa conocida como Consejo del Hidrógeno, una alianza que hoy persigue el desarrollo de tecnologías en torno a este gas para propiciar una transición energética efectiva. Esta iniciativa —Hydrogen Council, en su denominación anglosajona—hoy cuenta con el apoyo de 60 empresas entre, junto a Toyota y BMW, figuran Audi, Honda, General Motors, Hyundai, Daimler, Mitsubishi, Great Wall, Bosch, Shell, BP, Total, Faurecia, Linde, 3M, Alstom, Airbus, Air LIquide, CHN….

Publicidad

Entre las ventajas de los vehículos eléctricos con pila de combustible, y más allá de que ofrecen una movilidad con cero emisiones, están los tiempos de repostaje rápidos, la autonomía, no contar con compromisos en términos de confort, la autonomía uniforme tanto en invierno como en verano… Mientras que su mayor problema hoy es la falta de una infraestructura de suministro de hidrógeno adecuada.

Publicidad
También te puede interesar

Ya está aquí el Hyundai Nexo. Ya no es un prototipo, tiene matrícula española y un motor eléctrico alimentado por hidrógeno y con pila de combustible. Pesa como un coche normal y por su escape solo sale vapor de agua, pero, ¿estamos ante el futuro?

El Toyota Mirai es el coche eléctrico más rápido, porque se recarga en tres minutos, lo que tardas en repostar sus dos depósitos de hidrógeno. Con su pila de combustible, el Toyota Mirai no contamina, tampoco emite CO2, solo agua por el escape.