Primera prueba: Mini John Cooper Works, ¡cañonazo!

El nuevo John Cooper Works te dejará sin aliento. Con 231 CV y tecnología casi de competición, llega el Mini de serie más potente de la historia. Lo probamos en circuito.
Jordi Moral.

Twitter: @jordimoralp -

Primera prueba: Mini John Cooper Works, ¡cañonazo!
Primera prueba: Mini John Cooper Works, ¡cañonazo!

Siempre lo he creído: el Mini es, salvando obviamente las distancias, el 911 utilitario. Especialmente en sus ya siempre míticas versiones John Cooper Works, un histórico apellido ligado a las carreras y al fabricante británico desde hace más de 55 años. Lo es por el tacto deportivo que transmite siempre al volante, lo es por cómo transparenta sus movimientos de carrocería y, en definitiva, lo es por la velocidad y la efectividad que es capaz de conseguir tanto en carretera, como en el trato más exigente en circuito. Ahora, en la tercera generación ya de la nueva era Mini, las siglas JCW (asociadas siempre a su carrocería de 3 puertas) vuelven a no defraudar. Abrocharos los cinturones que nos subimos al utilitario más deportivo del mercado.

Mini John Cooper WorksAnte de pasar a la acción, memoriza primero algunos datos técnicos para entender la magnitud del nuevo Mini JCW. Así, de partida, es un 10 por ciento más potente y rápido, y cuenta casi con un 25 por ciento más de par. Y es mucho, viniendo ya de donde venía. Sustituyendo así al gran motor 1.6 THP de 211 CV de su anterior generación, estrena hoy un nuevo 2,0 litros turbo de origen BMW, derivado del que ya monta el Cooper S, pero con 231 CV en lugar de 192. Siempre con inyección directa, turbo de doble caracola (TwinPower Turbo) y completa distribución variable (sistema Valvetronic y Doble Vanos), esta vez estrena un turbo más resistente a altas temperaturas y que genera una mayor presión de sobrealimentación, nuevos pistones y un escape optimizado para generar una menor contrapresión de gases y dar un sonido realmente espectacular. ¡Mamma mia!

El más potente

Olvida por tanto los nuevos Peugeot 208 GTi 30th y Opel Corsa OPC de 207 CV. Para encontrar 231 CV en el segmento sólo podrás mirar al Audi S1, a quien por cierto Mini “copia” potencia exacta. ¿Casualidad? Hora de arrancar el nuevo Mini JCW y de sentir de inmediato casi un coche de carreras. Su empuje es magnífico, avasallador, con su ya buen par máximo de 32,7 mkg disponibles a sólo 1.250 rpm. Desde ahí, estira con gran contundencia hasta alcanzar sus 6.000 rpm de corte. Una verdadera bala, capaz de ofrecer una velocidad máxima de 246 km/h y de anunciar también un 0-100 km/h desde sólo 6,1 segundos. Sí, son 3 décimas menos que las del S1… pero ten en cuenta que aquí no hay tracción total como en el Audi. Otra razón para entender el extra de picante que es capaz de ofrecer como deportivo.

Siempre, por tanto, de tracción delantera, el nuevo Mini John Cooper Works gestiona de maravilla sus nuevos y contundentes 231 CV, incluso ante máximas solicitudes de gas. Y lo hace, en buena parte, con tecnología derivada de la competición… y con la gran base rodante de una tercera generación Mini que no deja de crecer. Y es que, más asentado gracias a ese incremento general de dimensiones (mide 3,87 metros de largo, pero cuenta con gran anchura de vías -1,49 metros- y batalla -2,50 metros-), el nuevo Mini es también mucho más coche, aunque en esta versión JCW siga ofreciendo mayor nervio fruto también de unas suspensiones mucho más firmes que sus dulcificadas versiones convencionales y, también, evolucionadas. 

Chasis deportivo

Mini John Cooper WorksAmbos ejes cuentan en el nuevo Mini JCW con nuevos casquillos, mayor rigidez y materiales más ligeros (como nuevos soportes de aluminio), además de con estabilizadoras más gruesas. Opcionalmente, como en el resto de la gama, puede montar la suspensión adaptativa DCC, con amortiguadores de dureza variable ajustables en dos posiciones. Acompañado todo el chasis deportivo con un nuevo equipo de frenos muy resistente y desarrollado específicamente por Brembo (con frenos de disco de 4 bombines y mordazas fijas en llantas también específicas de 17”, 18 en opción), con nuevos aditamentos aerodinámicos (como nuevas entradas de aire que ocupan el lugar tradicional de los faros antiniebla) y con un control de estabilidad que incluye las funciones Performance Control y EDLC para simular la actuación de un diferencial autoblocante electrónico, este Mini JCW es mucho Mini. Una apisonadora. 

Equipado de serie con el Mini Driving Modes, este JCW puede modificar los reglajes de acelerador, dirección, sonido o cambio en posiciones MID (confortable), Green (eficiente) y Sport. No hace falta que te diga cuál toca hoy probar en circuito. Gas a fondo y, a máximo ritmo, el nuevo Mini JCW no sólo corre mucho, sino que lo hace muy bien. Muy ligero (apenas pesa 1.200 kg y cuenta con una relación peso/potencia de sólo 5,2 kg/CV), sigue manteniendo ese tacto de “kart” tan característico siempre, pero sin resultar tan estresante como antes a la hora de exprimirlo. Capaz de subirse esta vez por los pianos como un auténtico obús, resulta muy inmediato siempre a cualquier solicitud de dirección, gira totalmente plano gracias a su bajísimo centro de gravedad  y posee una motricidad fantástica, incluso cuando desconectamos sus ayudas en circuito, al permanecer siempre activo un diferencial electrónico de magnífico funcionamiento. Su tren trasero sigue siendo vivo, aunque hoy también más fácilmente controlable: si sabes encontrar bien su punto, podrá agilizar siempre la trazada redondeando las trayectorias.  

Mini John Cooper WorksEl nuevo Mini JCW es, por tanto, un pequeño “matagigantes”, capaz de sacar los colores a más de un súper deportivo incluso en vuelta rápida en circuito. Suma también en ese ágil y divertido manejo un cambio manual muy estimulante y rápido, con cortitos recorridos y desarrollos, y no querrás ya bajarte de él. En opción, también encontrarás un nuevo cambio automático de convertidor de par y 6 relaciones, firmado por Aisin y del que deriva el que monta el súper deportivo BMW i8: resulta también una delicia por suavidad y rapidez (incluso en su uso manual por levas), prometiendo además una rebaja de consumos de hasta un litro: de los 6,7 l/100 km de media homologados por el Mini JCW manual pasa a unos muy buenos 5,7 l/100 km: casi un 20% menos que su anterior generación

Diferencias estéticas

Genio, como siempre el Mini John Cooper Works… pero también figura. En su mayor necesidad de ventilación sentirás ya que es una versión especial, de altas prestaciones, pero también en sus faldones específicos, en su alerón trasero JCW, en sus escapes deportivos y hasta en su nuevo color Rebel Green, disponible para él en exclusiva.

En cuanto al interior, distinguirás hoy el nuevo Mini John Cooper Works por sus asientos deportivos con reposacabezas integrados, por sus embellecedores JCW, por un volante y una palanca de cambio específicos, por los pedales en acero inoxidable, el guarnecido de techo en color antracita… y por una instrumentación con indicadores adicionales de presión de aceite y de sobrealimentación, y cronómetro.

El nuevo Mini John Cooper Works ya está a la venta a partir de un precio de 31.750 euros -33.700 euros el automático-, casi 6.000 euros más caro que el actual Mini Cooper S, pero al mismo nivel que su anterior generación. Y hoy es mucho mejor deportivo.

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...