Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008 parten de la misma plataforma común y comparten muchas similitudes, pero cada marca ha sabido dar a su modelo una personalidad. ¿Cuál es mejor?
Pablo Mallo.

Twitter: @autopista_es Fotos: Israel Gardyn. -

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?
Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?

A pesar de que comparten plataforma, motor Diesel 2.0 BlueHDI de 177 ó 180 CV y cambio automático de 8 marchas, los tres SUV de esta comparativa son lo bastante diferentes entre sí como para que no haya que considerarlos clones exactos. Por concepto, Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008 son claros ejemplos de la evolución del mercado en los últimos años, copado por un creciente número de modelos con carrocería elevada, cuya cualidad más apreciada suele ser, más que la posibilidad de circular fuera del asfalto, la mayor versatilidad y facilidad de acceso que ofrecen sus habitáculos.

Publicidad

En cierta medida, Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008 recuperan algunas características de los ya casi extintos monovolúmenes, pero con un formato más atractivo y actual. Quizá por este motivo, el Grupo PSA ha huido por el momento de soluciones como la tracción total, algo que sí encontramos en la mayoría de sus competidores con nivel de potencia equivalente al de nuestros protagonistas, y que llegará a PSA con futuras versiones híbridas enchufables.

Mientras tanto, se ha confiado al sistema Grip Control y a los neumáticos M+S (como opciones conjuntas o independientes, según cada marca) la labor de proporcionar motricidad al cambiar el asfalto por terrenos moderadamente complicados, donde podemos vernos sorprendidos gratamente por su buen funcionamiento y eficacia, sobre todo si se combinan con unas manos habilidosas. Y aunque el barro y el campo no sea el terreno prioritario al que están destinados, se puede observar el cuidado por los detalles gracias a soluciones que demuestran que estamos ante auténticos vehículos multiusos, como por ejemplo los laterales protegidos por la parte inferior de las puertas, para evitar que se acumule suciedad con la que mancharnos al entrar o salir del coche. Pero este no es el único detalle que permite apreciar que estamos ante automóviles bien hechos.

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?

Comparativa: Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: tendencias

Como ya hemos dicho, Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008 tienen su propia personalidad y, de no saber que están basados en la misma arquitectura, pocos elementos delatan su procedencia común: apenas algunos menús de la pantalla táctil, en el Opel; mientras que en el Citroën y en el Peugeot hay más similitudes, por ejemplo en el manejo del cuadro de mandos digital (a pesar de contar con diseños diferentes), el selector del cambio, las levas del volante, los mandos de los intermitentes y limpiaparabrisas, el botón de arranque o el freno de mano eléctrico.

El Opel Grandland X, que es el que más elementos propios incorpora, se reconoce como un Opel desde el principio. En general, sus acabados son algo más austeros, aunque a la hora de conducirlo muchos pueden encontrar ventajas en su mayor simplicidad, o en la posibilidad de manejar el cambio en modo secuencial desde la propia palanca (Peugeot y Citroën únicamente mediante las levas). El Citroën C5 Aircross, por su parte, cuenta con un aspecto muy moderno, con un toque desenfadado pero con mucha sensación de orden y de espacio. En cuanto al Peugeot 3008, basta sentarse a sus mandos para notar que estamos ante un concepto más lujoso, con materiales muy cuidados y una estética más particular, además de una disposición espacial del volante y del cuadro de instrumentos que puede gustar o no, pues se ha diseñado para llevar el pequeño volante en una posición muy baja.

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?

Citroën C5 Aircross: así es su interior

Al tener un diámetro tan reducido, el Peugeot 3008 requiere movimientos más precisos por nuestra parte, quizá por ello, para no obtener como resultado un coche nervioso, la dirección no es excesivamente directa. Pese a todo, te acostumbras rápido a utilizarlo, aunque en maniobras se hace un poco raro el contorno tan cuadrado del aro, ya que está achatado por arriba y por abajo. Tampoco ayuda la cámara trasera, mal calibrada en los tres casos, pues en la vista cenital (que se activa automáticamente al acercarnos mucho a un obstáculo) indica más distancia de la que queda realmente y no sirve como referencia 100% precisa.

ESPACIO Citroën C5 Aircross BlueHDI 180 EAT8 Opel Grandland X 2.0 CDTI/177 Aut. Peugeot 3008 BlueHDI 180 EAT8
Anchura delantera 145 cm 145 cm 145 cm
Anchura 2ª fila 142 cm 139 cm 142 cm
Altura delantera 88-96 cm 93-101 cm 87-95 cm
Altura 2ª fila 91 cm 96 cm 92 cm
Espacio para piernas 53-68 cm 73 cm 73 cm
Maletero 570-710 litros 500 litros 500 litros

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: asientos

El esfuerzo de cada fabricante en personalizar su vehículo se ve claramente en los asientos delanteros, de excelente factura en los tres casos. Citroën, dentro de su programa Advanced Comfort, emplea un mullido de alta densidad, con varias capas que dan como resultado la eliminación de puntos de presión, ya que se reparte nuestro peso de manera muy uniforme. Son realmente cómodos, a pesar de que los de nuestra unidad no contaban con reglaje lumbar, algo que queda reservado para los asientos con regulación eléctrica. En los del Opel nos encontramos con la certificación AGR (del alemán Campaña para las Espaldas Saludables), avalada por un equipo de médicos expertos en ergonomía. Cuentan con mayor número de reglajes (incluida la extensión de la banqueta), en este caso eléctricos, y resultan bastante firmes, pero también se adaptan a la perfección a nuestro cuerpo.

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?

Opel Grandland X: así es su interior

En un punto intermedio de dureza, y sin nada que envidiar a sus rivales, el Peugeot 3008 cuenta con unos llamativos asientos tapizados en piel y Alcantara, adornados con costuras romboidales, que también cumplen su función sobradamente, aunque en su caso la banqueta resulta algo más corta. También encontramos diferencias interesantes en la fila trasera de asientos, donde el Citroën da un paso al frente con sus tres banquetas independientes, deslizantes longitudinalmente y con posibilidad de colocar el respaldo en varios ángulos, algo que encontramos en el Peugeot 5008, pero no en este 3008, ni en el Opel. Por sí solo, es un elemento interesante, ya que aporta un plus de practicidad respecto a sus contrincantes, brindando la posibilidad de incrementar la capacidad del maletero, o más confort a los pasajeros traseros —se pueden colocar las banquetas en diferentes posiciones, para evitar estar hombro con hombro en caso de que viajen tres ocupantes—, además de permitir modular el habitáculo para distintas necesidades de carga.

PRESTACIONES Citroën C5 Aircross BlueHDI 180 EAT8 Opel Grandland X 2.0 CDTI/177 Aut. Peugeot 3008 BlueHDI 180 EAT8
Acel. 0-100 km/h 9,38 s 8,70 s 9,16 s
Acel. 0-1000 metros 30,56 s 30,0 s 30,31 s
Adelantamiento 80-120 km/h 6,57 s 6,01 s 6,33 s
Sonoridad 120 km/h 67,1 / 67,2 dB 67,8 / 69,1 dB 69,1 / 68,6 dB
Frenada desde 140 km/h 71,4 m 71,9 m 73,4 m
Peso real 1.694 kg m 1.606 kg 1.650 kg

Eso sí, incluso colocando los asientos traseros en su posición más retrasada, el espacio para las rodillas es menor en el Citroën C5 Aircross que en el Opel y el Peugeot, que ofrecen 5 centímetros adicionales **en esta medición, “robados” del maletero y que equivalen a 70 litros menos de capacidad. Aun así se trata de **maleteros muy amplios, con 500 litros verificados por nuestro Centro Técnico, dotados de portón de accionamiento eléctrico y con apertura gestual pasando el pie por debajo del parachoques. En el Citroën podemos variar la capacidad entre 570 y 710 litros sin necesidad de abatir asientos, algo que resulta más fácil de hacer en el Opel y el Peugeot, que cuentan con un resorte en el propio maletero para desbloquear los asientos traseros, mientras que en el Citroën debemos hacerlo desde los propios asientos a través de las puertas traseras, además carece de ganchos para colgar bolsas de la compra. A favor del Peugeot hay que decir que su plano de carga queda en una posición más baja, y que su portón, una vez abierto, queda a mayor altura y es más difícil golpearnos la cabeza con él.

Publicidad

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: dinámica

Y si al examinarlos visualmente pocos dirían que se trata del mismo coche interpretado por tres marcas, al conducirlos también encontramos bastantes matices diferenciadores. No tanto entre el Peugeot y el Opel, que tienen una puesta a punto más convencional, pero sí en el Citroën, que se decanta ostensiblemente por el confort, gracias a sus denominados amortiguadores progresivos hidráulicos, que filtran tanto las pequeñas irregularidades como los baches pronunciados con una eficacia sobresaliente, a costa de unos movimientos de la carrocería algo más amplios. Es un poco menos ágil que sus oponentes, pero mucho más cómodo, y no renuncia al aplomo en su pisada ni a una alta estabilidad lineal.

Citroën C5 Aircross, Opel Grandland X y Peugeot 3008: ¿qué SUV Diesel es mejor?

Peugeot 3008: así es su interior

Si te bajas del Citroën y te subes al Peugeot 3008, además de una dirección mucho menos asistida, por comparación da la sensación de que la suspensión es “rebotona”, demasiado firme y con peor filtrado de las imperfecciones de la carretera. Y muy similar resulta el Opel, aunque su mayor ligereza permite un mejor punto de equilibrio, también en su comportamiento ante situaciones muy exigentes, donde resulta el más fluido de los tres, quizá porque no está condicionado por los neumáticos M+S que monta el Peugeot, que le restan algo de eficacia al límite.

Por motor y caja de cambios automática, los tres gozan de absoluta solvencia y agrado de uso, aunque el Opel es más rápido y con una entrega todavía más redonda en toda la franja de revoluciones, sin duda por esos kilos de menos que ha arrojado frente a nuestra báscula. En definitiva, son productos similares, llenos de cualidades prácticas y satisfactorios en todos los ámbitos, pero distan mucho de ser idénticos.

CONSUMOS Citroën C5 Aircross BlueHDI 180 EAT8 Opel Grandland X 2.0 CDTI/177 Aut. Peugeot 3008 BlueHDI 180 EAT8
Consumo en ciudad 7,6 l/100 km 7,4 l/100 km 7,6 l/100 km
Consumo en carretera 6,4 l/100 km 6,1 l/100 km 6,3 l/100 km
Consumo medio 6,9 l/100 km 6,6 l/100 km 6,8 l/100 km
Publicidad
Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...