BMW 116d, Lexus CT 200h y Audi A3 1.4 TFSI G-Tron: ¿Diesel, híbrido o gas natural?

La nueva calificación ambiental con la que DGT etiqueta a los vehículos se ha convertido en una característica más a valorar a la hora de elegir coche. Ser ECO puede ser clave en nuestro día a día… o no. Comparamos tres propuestas diferentes: el Diesel BMW 116d, el híbrido Lexus CT 200h y el Audi A3 1.4 TFSI g-tron bi-fuel de gasolina y gas natural.
Lorenzo Alcocer -
BMW 116d, Lexus CT 200h y  Audi A3 1.4 TFSI G-Tron: ¿Diesel, híbrido o gas natural?
BMW 116d, Lexus CT 200h y Audi A3 1.4 TFSI G-Tron: ¿Diesel, híbrido o gas natural?

Hace unos años nos planteábamos la duda entre elegir un coche de gasolina o Diesel, entre el menor coste de adquisición de los primeros, o el menor coste de uso de los segundos… y la batalla comercial la ganaron los Diesel. Pero de nuevo, con los episodios de alta contaminación que actualmente hemos sufrido en las grandes ciudades, la duda sobre qué motor elegir sobrevuela otra vez por nuestras cabezas. Los Diesel han sido especialmente señalados como principales culpables y penalizados de alguna u otra manera por ello, e incluso amenazados con hacerlos desaparecer de las ciudades.  Y ante este panorama, la “nuevas” alternativas han cobrado gran protagonismo.

Publicidad

Estamos ante tres opciones de compactos eficientes y económicos de uso, que no de adquisición, pero radicalmente opuestos en el tipo de mecánicas. Estos Audi A3 g-tron, BMW 116d y Lexus CT 200 Hybrid coinciden en la intención de querer consumir muy poco combustible y en consecuencia contaminar poco, para lo que BMW ha recurrido a la optimización del Diesel tradicional en forma de un miniaturizado motor 1.5 de solo tres cilindros con 116 CV para mover con plena normalidad y solvencia a su Serie 1. Por supuesto, el BMW 116d cumple con la actual norma de emisiones de escape Euro VI, no obstante, la DGT lo etiqueta con el distintivo ambiental C.

Ante la “sencillez” de BMW, Lexus persevera en la hibridación. El renovado CT sigue combinando un motor 1.8 de gasolina de 99 CV con otro eléctrico de 82 (136 CV en conjunto), éste alimentado por un paquete de baterías auto recargables, que le permite impulsarse a baja velocidad en modo exclusivamente eléctrico, con lo que esto significa en consumos y emisiones en ciudad. De hecho, recibe el distintivo ambiental ECO.

Por su parte, la propuesta de Audi replantea “volver a la gasolina”. En concreto, Audi ha adaptado su motor 1.4 TFSi de gasolina (110 CV en este caso) para que pueda funcionar indistintamente también con gas natural comprimido –GNC- (no confundir con GLP, gas licuado de petróleo igualmente utilizado en automoción), una materia prima existente en la naturaleza (su base es metano), con potencial de ser una energía renovable, al poder ser producido de forma natural por el hombre a partir de desechos orgánicos o sintetizarlo. Con un precio alrededor a 0,95 euros el kg (en términos prácticos el equivalente a un litro de gasóleo –en torno a 1,15 euros- o gasolina- sobre 1,25 euros), el GNC es el combustible más barato y ecológico de los aquí probados. De la misma manera, el Audi A3 1.4 TFSI G-Tron recibe el distintivo ambiental ECO.

CONSUMOS Audi A3 Sportback 1.4 TFSI G-Tron BMW 116d Lexus CT 200H
Consumo en ciudad 5,1 kg/100 km 6,3 l/100 km s 4,2 l/100 km s
Consumo en carretera 4,0 kg/100 km 4,6 l/100 km 5,8 l/100 km
Consumo medio 4,4 kg/100 km 5,3 l/100 km s 5,2 l/100 km s

Recuerda que la  clasificación del parque automovilístico tiene  como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y ser un  instrumento al servicio de las  políticas municipales, tanto restrictivas de tráfico en episodios de alta contaminación, como de promoción a través de beneficios fiscales o relativos a la movilidad y el medio ambiente. Traducido al “cristiano”: con el Audi y el Lexus te costará más barato aparcar en las zonas de aparcamiento regulado. Y dependiendo de tu ciudad, también pagarás menos  Impuesto de Circulación. También tendrás acceso a las zonas urbanas restringidas en episodios de alta contaminación y otras ventajas como circular por vías especiales tipo VAO cuando sea autorizado por alta densidad de tráfico.

Con esta información quizás ya tengas suficiente para saber qué coche elegir o cuál no, pero analicemos cómo van.

BMW 116d

¿DIESEL, HÍBRIDO O BI-FUEL?

BMW y Lexus simplifican mucho las cosas, especialmente el “convencional” 116d. El BMW es un modelo Diesel más, que te da lo que esperas, un bajo y equilibrado consumo en cualquier situación, además de unas buenas prestaciones. El pequeño motor 1.5d tiene un funcionamiento extraordinario. Sorprende lo mucho que BMW ha refinado este bloque de tres cilindros, por suavidad de giro, vibraciones y acústica. Y asociado al no menos excepcional cambio automático de 8 velocidades, el conjunto resulta fabuloso en todos los sentidos, como en casi todo BMW. El 116d empuja muy bien desde muy bajas revoluciones, se siente razonablemente rápido y en carretera rueda muy desahogado. En general, es un coche que se siente muy dinámico para su nivel de potencia, también por la intervención de un chasis de rápidas y ligeras reacciones que además nunca se siente “estresado” por la entrega de su motor. Quizá por esto, el 116d ofrece también un alto confort general de marcha. En conjunto percibes mucha calidad mecánica y de rodadura y en definitiva muchísimo agrado de conducción.

El Lexus CT tiene dos caras. Conducirlo como eléctrico puro en las maniobras urbanas, entre calles, en los atascos e incluso por momentos en carretera a poco que pongas de tu parte, te lleva a sentirlo un coche de vanguardia. Su lógica de funcionamiento es “incontestable” cuando compruebas cómo transforma en energía eléctrica la energía cinemática de su desplazamiento al dejar de acelerar o frenar para recargar su batería, que a posteriori sirve para mover el motor eléctrico como propulsor. En la ciudad es el más satisfactorio y el que consume menos combustible, aunque lo hace del más caro. Luego en carretera no se desenvuelve con la misma naturalidad con que lo hace en ciudad. Su cambio automático tipo CVT agradece que las aceleraciones las hagamos moderadamente y que los ritmos sean constantes. De no ser así, hay una desvinculación entre las revoluciones del motor y la ganancia de velocidad que por norma general extraña e incomoda a todo conductor… y pasajero. Su freno, que inicialmente corre a cargo del propio motor eléctrico que invierte su trabajo para recargar las baterías (mínimo desgaste de pastillas y discos), también tiene un tacto peculiar y una respuesta no siempre homogénea. Esta “artificialidad” aparece igualmente en una firme suspensión que no hace del CT un coche dinámico de reacciones, cuando además por su filosofía no te lleva a querer conducirlo rápido. En carretera el motor de gasolina cobra el mayor protagonismo y lo paga con el consumo más elevado.

Lexus CT200h

Publicidad

La revolución del g-tron está en su combustible. En la práctica es un convencional A3 Sportback 1.4 TFSi que puede funcionar con GNC, o tanto mejor dicho que funciona con gas y puede hacerlo con gasolina. De hecho, por defecto siempre funciona con GNC mientras tenga en su depósito. Y por aquí vienen todas sus virtudes… e inconvenientes. Consume poco y al precio del GNC su coste de uso en carretera equivale al de un hipotético (o inexistente) Diesel de unos 3 litros a los 100 kilómetros. Y en ciudad, también el coste de uso es menor que en el híbrido CT. Rodar con gasolina (7,5 l/100 en ciudad y 6,2 en carretera) desvirtúa su filosofía ecológica de bajo coste, pero es cierto que podemos ampliar su radio de acción como en un coche convencional, sumando otros 744 kilómetros de autonomía. El A3 sacrifica 100 litros de maletero por un depósito de gas de 14,4 kilos que le asegura una autonomía media de poco más de 300 kilómetros. Además hay muy pocos surtidores en carretera y hasta en una ciudad como Madrid resultan escasos para poder repostar en nuestros trazados habituales. Recargar su depósito de gas nos lleva más tiempo que recargar el de gasolina y, como dudosa curiosidad, en nuestro León TGI de larga duración hemos llegado a repostar hasta un 20% más de gas del volumen que oficialmente admite su depósito, lo que nos lleva a pensar en una menor precisión de los aparatos de medición de gas o que hay algo que se escapa a nuestra comprensión y podría estar afectando al gasto real.

Audi A3 Sportback 1.4 TFSI G-Tron

En cualquier caso, nada delata el funcionamiento a gas del g-tron. En los muy fríos arranques lo puede hacer con gasolina, pero pronto cambia el modo de alimentación a gas sin sentir nada. Su respuesta es muy agradable, por la propia finura y acústica del motor "de gasolina", como por la entrega rápida y fácil que le proporciona el turbo. Combinado con el cambio de doble embrague, su respuesta es contundente y despreocupada y en general el conjunto mecánico es muy agradable. Como el BMW 116d, el A3 g-tron tiene también su punto dinámico, por un chasis que aporta comodidad, estabilidad y agilidad de forma equilibrada en todos los entornos.

PRESTACIONES Audi A3 Sportback 1.4 TFSI G-Tron BMW 116d Lexus CT 200H
Acel. 0-100 km/h 10,47 s 10,38 s 11,32 s
Acel. 0-1000 metros 32,44 s 32,36 s 32,97 s
Adelantamiento 80-120 km/h 7,81 s 8,80 s 8,25 s
Sonoridad 100 km/h 65,2 dB 67,1 dB 66,1 dB
Sonoridad 120 km/h 67,8 dB 69,9 dB 69,9 dB
Frenada desde 140 km/h 71,6 m 75,7 m 78,4 m
Peso en báscula 1.407 kg 1.459 kg 1.444 kg
Publicidad

MOTORES AL MARGEN

Las mecánicas de cada uno también influyen en sus interiores. Como buen BMW, el convencional 116d te lleva a su habitáculo muy deportivo por diseño y postura de conducción, pero además, sin los condicionantes de sus rivales, te ofrece el maletero más grande y el mayor espacio para las piernas en las plazas traseras. El Audi A3 Sportback pierde 100 litros de maletero respecto a una versión convencional y por tanto también capacidades de carga, que no familiar. El habitáculo se siente amplio, muy cómodo y luminoso en sus dos filas de asientos y la calidad de acabados tan alta como la del BMW. El “exótico” Lexus CT no hace del espacio su mejor argumento. Maletero y plazas traseras son y se sienten las más pequeñas. Su diseño interior resulta una combinación de soluciones tradicionales con otras muy vanguardistas que hacen del Lexus un coche con una personalidad muy concreta y personal.

ESPACIO Audi A3 Sportback 1.4 TFSI G-Tron BMW 116d Lexus CT 200H
Anchura delantera 139 cm 139 cm 138 cm
Anchura trasera 132 cm 136 cm 134 cm
Altura delantera 89-96 cm 90-96 cm 89-95 cm
Altura trasera 94 cm 95 cm 92 cm
Espacio para piernas 71 cm 72 cm 69 cm
Maletero 275 litros 345 litros 255+50 litros
Publicidad

En resumen, el BMW es el menos ECO, pero el desarrollo actual de un buen Diesel como este 116d nos ofrece de una manera sencilla y sin condicionantes una relación prestaciones-coste de uso-agrado de conducción muy equilibrada. Además, en lo puramente funcional, el Serie 1 también resulta un compacto equilibrado sin renunciar al carácter deportivo de BMW. Excelente alternativa el A3 si puedes repostar fácilmente. E idílico el CT en ciudad.

También te puede interesar:

¿Y el mejor compacto de gasolina?

Etiquetas de la DGT: todo lo que debes saber, en 10 claves

Todos los cambios de 2018 en tráfico, multas, ITV, norma de consumos WLTP…

Plan Azul+: las nuevas restricciones a los coches por alta contaminación en Madrid

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad