Ómicron frustra algunas de las vacunas contra la Covid más usadas del mundo

Las vacunas contra la Covid-19 más utilizadas del mundo proporcionan poca o ninguna protección contra la infección con la variante Ómicron de rápida propagación, sugieren numerosos experimentos.

Un hombre con el traje tradicional javanés recibe una dosis de la vacuna Sinovac contra la  Covid 19 en un templo en Yogyakarta, en Indonesia.
Un hombre con el traje tradicional javanés recibe una dosis de la vacuna Sinovac contra la Covid 19 en un templo en Yogyakarta, en Indonesia.

Las vacunas de virus inactivados contienen partículas de SARS-CoV-2 que han sido tratadas químicamente para que sea imposible que causen una infección. Estables y relativamente fáciles de fabricar, tales vacunas se han distribuido ampliamente como parte de la diplomacia mundial de vacunas de China, ayudándolas a convertirse en la elección en muchos países. Pero una multitud de experimentos muestran que Ómicron las obstaculiza constantemente.

Una tercera inyección de otro tipo de vacuna, como las basadas en ARN mensajero o proteínas purificadas, parece ofrecer una mejor protección contra Ómicron

Muchas personas que reciben dos inyecciones de una vacuna inactivada no logran producir moléculas inmunes que puedan contrarrestar la transmisión de Ómicron. E incluso después de una tercera dosis de una vacuna inactivada, los niveles de anticuerpos "neutralizantes" de un individuo, que proporcionan una potente protección contra la infección viral de las células, tienden a permanecer bajos.

Una tercera inyección de otro tipo de vacuna, como las basadas en ARN mensajero o proteínas purificadas, parece ofrecer una mejor protección contra Ómicron.

La secuencia de ARN utilizada en la vacuna contra la Covid 19 desarrollada por Pfizer y BioNTech.
La secuencia de ARN utilizada en la vacuna contra la Covid 19 desarrollada por Pfizer y BioNTech. Imagen: Nature.

Los hallazgos están llevando a muchos científicos e investigadores de salud pública a reevaluar el papel de las vacunas inactivadas en la lucha mundial contra la Covid-19.

"En esta etapa, tenemos que evolucionar nuestras ideas y ajustar nuestras estrategias de vacunación", dice Qiang Pan-Hammarström, inmunólogo clínico del Instituto Karolinska en Estocolmo.

Miles de millones de vacunas

Las vacunas inactivadas fueron fundamentales en la campaña para la cobertura mundial de vacunas el año pasado. Incluyen las fabricadas por Sinovac y Sinopharm de China, que en conjunto representan casi 5 mil millones de las más de 11 mil millones de dosis de vacunas Covid-19 entregadas a nivel mundial hasta ahora, según cifras compiladas por la firma de seguimiento de datos Airfinity en Londres.

Tales productos siguen siendo cruciales para prevenir la hospitalización y la muerte por Covid-19. Y aún pueden cumplir una valiosa función de preparación inmune para individuos aún no vacunados

También se han entregado más de 200 millones de dosis de otras inyecciones inactivadas como Covaxin de India, COVIran Barekat de Irán y QazVac de Kazajstán.

Tales productos siguen siendo cruciales para prevenir la hospitalización y la muerte por Covid-19. Y aún pueden cumplir una valiosa función de preparación inmune para individuos aún no vacunados.

Gráfico que muestra los tipos de vacunas y su distribución en el mundo.
Gráfico que muestra los tipos de vacunas y su distribución en el mundo. Imagen: Nature.

Pero, una señal temprana de que las vacunas inactivadas podrían no resistir a Ómicron se produjo en diciembre, cuando investigadores en Hong Kong analizaron la sangre de 25 receptores de la vacuna CoronaVac de dos dosis, fabricada por la compañía Sinovac, con sede en Beijing. Ni una sola persona tenía anticuerpos neutralizantes detectables contra la nueva variante, lo que aumenta la posibilidad de que todos los participantes fueran altamente vulnerables a la infección por Ómicron.

Las vacunas inactivadas conservan cierta potencia contra Ómicron, aunque las respuestas inmunes siguen siendo "subóptimas"

Sinovac ha cuestionado este hallazgo, señalando datos internos que muestran que 7 de cada 20 personas que habían recibido la vacuna de la compañía habían dado positivo por anticuerpos capaces de neutralizar Ömicron. Otros estudios con personas inmunizadas con Covaxin2, que es fabricado por Bharat Biotech en Hyderabad, India, y BBIBP-CorV3, producido por la empresa estatal china Sinopharm, en Beijing, también han concluido que las vacunas inactivadas conservan cierta potencia contra Ómicron, aunque, como lo expresaron investigadores del Instituto Traslacional de Ciencia y Tecnología de la Salud en Faridabad, India, en su estudio, las respuestas inmunes siguen siendo "subóptimas". El trabajo sobre Covaxin aún no ha sido revisado por pares.

Recarga de inmunidad

Una tercera dosis de vacuna inactivada ayuda a restaurar la actividad de neutralización para muchas personas. Un estudio de 292 personas realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Jiao Tong, de Shanghai, en China, por ejemplo, identificó anticuerpos neutralizantes contra Ómicron en solo 8 personas evaluadas 8-9 meses después de un curso inicial de BBIBP-CorV. Después de otra inyección de la misma vacuna, ese número aumentó a 2.284. Este trabajo aún no ha sido revisado por pares.

Una mujer recibe una dosis de la vacuna CoronaVac, de Sinovac. en Cachoeira do Piria, Brasil, en enero pasado.
Una mujer recibe una dosis de la vacuna CoronaVac, de Sinovac. en Cachoeira do Piria, Brasil, en enero pasado. Foto: Nature.

Los niveles de anticuerpos neutralizantes en la sangre de cada persona se mantuvieron bajos. Pero, como señala el virólogo molecular Rafael Medina, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, en Santiago: "Hay otras partes de la respuesta inmune que también están jugando un papel". Las células T destruyen las células infectadas; Las células B recuerdan infecciones pasadas y fortalecen las respuestas inmunes para el futuro; y los anticuerpos de unión contribuyen al control viral.

Las personas inmunizadas con CoronaVac mantienen anticuerpos no neutralizantes que se unen a Ómicron y ayudan a las células inmunes a engullir las infectadas

En un preprint publicado en diciembre, Medina y sus coautores, dirigidos por la inmunóloga Galit Alter, en el Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard en Cambridge, Massachusetts, mostraron que las personas inmunizadas con CoronaVac mantienen anticuerpos no neutralizantes que se unen a Ómicron y ayudan a las células inmunes a engullir las infectadas.

A la defensiva

Ese tipo de resultados muestra que los receptores de vacunas inactivadas, aunque no necesariamente protegidos contra la infección por Ömicron, aún deben estar protegidos de los peores estragos de Covid-19 desencadenados por la variante, dice Murat Akova, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Hacettepe, en Ankara.

La variante Omicron ha causado y está causando hospitalizaciones en muchos países.
La variante Omicron ha causado y está causando hospitalizaciones en muchos países.

Un refuerzo a base de proteínas desencadena un mayor número de anticuerpos neutralizantes que una tercera inyección de una vacuna inactivada

De todos modos, una dosis adicional de vacuna podría ofrecer un seguro inmunológico muy necesario. Los experimentos realizados por Pan-Hammarström y sus colegas encontraron que, después de dos dosis de vacuna inactivada, un complemento de ARNm eleva los niveles de anticuerpos de unión, células B de memoria y células T. Y estudios de muestras de China y Emiratos Árabes Unidos han demostrado que un refuerzo a base de proteínas desencadena un mayor número de anticuerpos neutralizantes que una tercera inyección de una vacuna inactivada. Muchos de estos resultados aún no han sido revisados por pares.

¿Doble impulso?

Pero un solo refuerzo con un tipo diferente de vacuna podría no ser suficiente para someter a Ómicron, advierte Akiko Iwasaki, inmunóloga viral de la Escuela de Medicina de Yale en New Haven, Connecticut.

Estudiantes, siendo inoclulados en un centro de vacunación masiva en la Universidad de Pekín.
Estudiantes, siendo inoclulados en un centro de vacunación masiva en la Universidad de Pekín. Foto: Nature.

Iwasaki y sus coautores estudiaron muestras de sangre de 101 individuos que recibieron dos dosis de CoronaVac seguidas de un refuerzo de ARNm. Antes del impulso, las muestras no mostraron neutralización detectable de Ómicron. Posteriormente, el 80% de las muestras analizadas mostró alguna actividad de bloqueo de ésta. Pero las cantidades de anticuerpos que tenían potencial neutralizante de Ómicron no eran mucho mayores en este grupo que en una población separada que había recibido dos dosis de vacuna de ARNm y ningún refuerzo. El trabajo aún no ha sido revisado por pares.

"El listón sigue siendo elevado por las variantes"

Antes de que surgiera esta variante, Iwasaki había estado abogando por refuerzos de ARNm únicos para los receptores de vacunas inactivadas. "Realmente estábamos celebrando lo maravillosa que es esta estrategia", apunta, "y luego, ¡boom! - golpe de Ómicron”. Ahora, ella piensa que estas personas probablemente necesiten dos pinchazos adicionales.

"El listón sigue siendo elevado por las variantes", dice Iwasaki. "Estamos jugando a ponernos al día todo el tiempo".

Fuente: Nature.

Los científicos están en plena investigación de la variante Ómicron.

Relacionado

¿Por qué Ómicron es tan contagiosa?

Una teoría asegura que la rata podría ser el origen de la nueva variante ómicron.

Relacionado

La variante de ómicron puede haber evolucionado en ratas

Muchos países han suspendido los viajes aéreos con el sur de África, para frenar la propagación de la variante Omicron.

Relacionado

Omicron: "La paciencia, crucial" para determinar su peligrosidad