Oficial: Seat lanzará un urbano eléctrico en 2025; España, “sobre ruedas…eléctricas”

En su conferencia anual, Seat ha confirmado que va, literalmente, enchufada. Martorell se convertirá en uno de los epicentros de la nueva movilidad eléctrica fabricando el Tavascan eléctrico y, casi con toda probabilidad, también un nuevo urbano a pilas que se pondrá a la venta en 2025… Pero antes, toca volver a la rentabilidad, renovar Ibiza, Arona...

Raúl Roncero.

Nuestra ilustrador, Christian Schulte, recrea la imagen del futuro coche urbano de Seat.
Nuestra ilustrador, Christian Schulte, recrea la imagen del futuro coche urbano de Seat.

Es un secreto a voces que hoy Seat ha confirmado definitivamente: la marca española lanzará a partir de 2025 un nuevo coche eléctrico de enfoque urbano. Lo que aún no tenemos al cien por cien confirmado si será la propia Seat la encargada de desarrollar la nueva plataforma que acogerá a toda una familia de “benjamines” eléctricos repartidos en diferentes marcas del Grupo VW, dando lugar también al futuro VW ID.1. La compañía española entrará en un segmento en plena ebullición con un coche enmarcado en un segmento con precios objetivos de entre 20.000 y 25.000 euros. Dentro del nuevo plan denominado Future Fast Forward, el objetivo de Seat es liderar la electrificación de la industria del automóvil en España, lo cual no sólo contempla el desarrollo de la arquitectura y el coche, sino también baterías de fabricación propia.

En palabras del Wayne Griffiths, presidente de Seat España, “nuestra intención es producir más de 500.0000 coches eléctricos urbanos al año en Martorell, también para el grupo VW, pero necesitamos un compromiso claro por parte de la Comisión Europea”. Toda una declaración de intenciones cuya estrategia definitiva no conoceremos con exactitud hasta el verano. “Nuestro plan es transformar nuestro Centro Técnico. Creemos que es parte de nuestra responsabilidad electrificar España. Hace 70 años pusimos este país sobre ruedas y nuestro objetivo, ahora, es poner a España sobre ruedas eléctricas”.

Ese nuevo “Seat 600” del siglo XXI estará basado en una arquitectura derivada de MEB con ciertos elementos compatibles, pero tendrá motores de potencia orientada a su nueva función y baterías, obviamente, de menor capacidad, optando por un paquete de 38 kWh que deberían garantiza una autonomía superior a los 250 km. Pero la clave no sólo estará en automóvil en sí, sino en los servicios de movilidad eléctrica, una trasformación que iremos viendo a lo largo de los próximos años. Las baterías, por su parte, serán casi con total probabilidad de fosfato de hierro, algo más pesadas que las de iones de litio pero con la gran ventaja de su durabilidad tras ciclos de carga.

Cupra Born: así era la versión prototipo
Cupra Born: así era la versión prototipo.

Wayne Griffiths puntualiza en la Conferencia Anual de la marca que “Seat tiene diseñado el plan y están preparados para invertir es este proyecto que aspira a convertirse en el motor de la transformación de la industria española automóvil”. Pero insiste, “es necesario el apoyo del Gobierno Español y de la Comisión Europea para este plan transversal y de ámbito nacional, de cara a que VW pueda tomar la decisión final sobre su ejecución”. La consecución de este proyecto supondría, sin lugar a dudas, una fuerte recuperación en materia de empleo y el fortalecimiento de la industria automovilística española en Europa, además de suponer la llave que permita alcanzar los objetivos del Green Deal, el marco sobre el Clima y Energía, para 2030. Este ambicioso proyecto incluye no sólo la creación de vehículos eléctricos, sino el estímulo de compra de esta tecnología así como la mejora en infraestructuras de recargas, amén de las producción de baterías antes citadas, áreas que supone involucrar, además del Gobierno, Centros tecnológicos y grandes, medianas y pequeñas empresas, a quince entidades de, al menos, seis sectores que apoyaría al citado plan de la compañía.

Ibiza, Arona, Tavascan, nuevos mercados… Y volver a la rentabilidad: 2021, el año de la transformación.

La versión definitiva del Cupra Tavascan no estará lista hasta finales de 2023
La versión definitiva del Cupra Tavascan no estará lista hasta mediados de 2024.

Al tiempo que la compañía arma el puzle de su estrategia eléctrica, seguirá consolidando la gama Cupra y actualizando diferentes modelos de Seat. Ibiza y Arona serán los siguientes protagonistas en el caso de Seat, modelo que no sufrirán una trasformación profunda y sólo actualizarán el diseño, mejorarán la gama de motores e incorporarán nuevos equipamientos en materia de conectividad y asistentes de conducción. Por su parte, Cupra sigue despegando, añadiendo nueva variantes mecánicas al Formentor y estableciéndose en nuevos mercados.

A partir de 2022, comenzarán a vender su gama de productos en Australia. Si bien, Cupra también está cimentando su próximo coche cien por cien eléctrico, el SUV Tavascan, basado en la arquitectura MEB, modelo que, tal como afirma la marca, llegará al mercado a mediados del año 2024, todo un nuevo revulsivo para competir con la ofensiva de SUV eléctricos de tamaño medio y grande que lanzará la competencia en próximos meses y años. Será un producto diseñado y desarrollado íntegramente en la factoría de Barcelona. Pronto, el mix que alcanzará Cupra dentro de la compañía pasará del 5 al 10%, y vehículos como el eléctrico Born y el Tavascan serán estratégicos para seguir aumentando ese ratio dentro de la propia casa y convertirse en un referente en el mercado de la movilidad Premium eléctrica. “La palanca clave para lograr la rentabilidad en 2021 serán el aumento del mix de vehículos PHEV, así como el lanzamiento del Born, modelo que permitirá a Cupra alcanzar los objetivos fijados de CO2”, señala Wayne Griffiths.

 

Archivado en:

Cupra León e-Hybrid.

Relacionado

Cupra León e-Hybrid de 204 CV: comienza a fabricarse el nuevo deportivo híbrido

A prueba el VW ID.4

Relacionado

Volkswagen ID.4: prueba y análisis del nuevo SUV eléctrico

Los mejores vídeos