Volkswagen ID.4: prueba y análisis del nuevo SUV eléctrico

Tras el ID.3, la ofensiva por la electrificación de Volkswagen sigue su curso con el ID.4, mismo esquema técnico pero en formato SUV… y un mundo nuevo por descubrir.

L. Alcocer en colaboración con AMS

A prueba el VW ID.4
A prueba el VW ID.4

Hace apenas unos años el anuncio parecía puro marketing; el proyecto, una gran idea cargada de muy buenas intenciones; el desafío, faraónico: más de 20 nuevos coches eléctricos para 2025. Pero hoy día, nadie duda de su viabilidad.

2020 dio el pistoletazo de salida al ID.3, llamado a convertirse en futuro icono automovilístico de VW. Con él empezó todo, aunque habría que matizar que la base de este nuevo mundo automovilístico que nos espera es la plataforma modular MEB que Volkswagen ha desarrollado como punto de partida de esos más de 20 nuevos coches eléctricos que el Grupo presentará en una primera oleada hasta 2025. El esfuerzo también ha implicado fábricas nuevas, otras tantas reformadas para conciliar la fabricación de modelos tradicionales y eléctricos y reciclar 8.000 operarios. El ID.3 deberá ser el modelo que masifique la presencia eléctrica de Volkswagen, pero tanto o más estratégico debiera ser el ID.4 si el formato SUV sigue con su asentamiento también con la nueva movilidad eléctrica.

VW ID.4 contacto AMS 6
VW ID.4

VW ID.4: EL OTRO TIGUAN

El mismo paralelismo que podemos ver entre un vanguardista ID.3 y un tradicional Golf es el que se da entre el ID.4 y un Tiguan. Así, técnicamente el ID.4 es un ID.3 bajo formato SUV. Más que un modelo, es toda una gama, con diversidad de motores y baterías. Los primeros ID.4 que lleguen a España combinarán el motor más potente, de 150 kW (204 CV), con la batería más grande (77 kWh útiles), para una autonomía de 501 km con los ricos acabados 1st (45.485 €) y 1 st Max (55.140 €) con que arrancará la comercialización. Más adelante se ofrecerán otras combinaciones (desde 37.000 €, 150 kW o batería de 52 kWh) y una versión con dos motores (hasta 306 CV combinados) y tracción integral para responder a los que también esperan todas las características dinámicas de un SUV en el ID.4.

Mientras tanto, la unidad probada 150 kW 1st Max 77 kWh (ver aquí datos técnicos) cumple, por arriba, con el perfil funcional del SUV en el que la tracción 4x4 no es necesaria. Dinámicamente, su peso de algo más de 2,1 toneladas es menos carga de lo que pudiera parecer para un espontáneo motor eléctrico de 204 CV, capaz de lanzarlo a 100 km/h desde parado en 8,5 segundos, uno más que el Tiguan 2.0 TDI de 200 CV, pero uno menos que el de 150 CV.  En la corta y media distancia se muestra espectacular por la explosiva suavidad con que responde y rueda, pero también, antes de 160 km/h, su velocidad máxima, amaina su empuje. 

VW ID.4 contacto AMS 5
VW ID.4

VW ID.4: OTRO NIVEL

Sobre la plataforma MEB de generosa batalla (2,77 m entre ejes), pisa con una calidad de rodadura exquisita. Y su comportamiento nunca resulta dudoso, ni bacheando con llantas de 21 pulgadas del acabado 1st Max, ni afrontado curvas con exceso de ímpetu. La electrificación total simplificará el desarrollo o implementación de nuevos sistemas como el que ya procesa la dinámica de este ID.4, que gestiona la interacción de la amortiguación pilotada de esta versión con el bloqueo del diferencial posterior, dada su tracción trasera, afinando en todo momento el comportamiento general.

La marcha del ID.4 también resulta asistida por otros sensores que tienen en cuenta el tráfico, el trayecto o la orografía, y bajo criterios de seguridad y de eficiencia optimizan todos los desplazamientos. En muchos momentos, el ID.4 puede rodar a vela aprovechando la inercia de su masa, o frenar aprovechando el efecto de la recarga de la batería al desacelerar para aminorar la velocidad o mantener una distancia prudencial con el coche que nos precede. Los modos de conducción que se han estandarizado en la gran mayoría de los coches convencionales también llegan al ID.4 para adecuar su respuesta a gustos personales y, además, propone un modo de transmisión donde fuerza la recarga de la batería al desacelerar, que por muchos momentos te permite practicar una conducción sin tocar el freno, solo más o menos el acelerador hasta poder detenerse por completo en un semáforo, por ejemplo.

VW ID.4 contacto AMS 1
VW ID.4

VW ID.4: DIÁFANO

El ID.4 mide 4,58 metros, 32 centímetros más que el ID.3 y 8 que el Tiguan. Esos centímetros se visualizan especialmente en el voladizo trasero, que acoge un maletero de 543 litros, por los 385 y 520 del ID.3 y Tiguan, respectivamente. Funcionalmente, el espacio trasero para piernas y cota de altura se perciben muy generosos y el suelo plano también favorece la habitabilidad. Delante la sensación es todavía mejor, algo intencionado con el diseño del habitáculo que VW denomina Open Space. El salpicadero, el mismo que el del ID.3, es una fusión de sencillez y sofisticación donde un minimalista cuadro de relojes y una clara pantalla central concentran toda la información y el equipamiento del ID.4, donde la conectividad y la digitalización es la base de todo.

VW ID.4: NUESTRA CONCLUSIÓN

Debemos desaprender mucho de lo aprendido del automóvil convencional para entender y adaptarnos a la nueva movilidad. Por su parte, el ID.4 resulta plenamente operativo y de exquisito funcionamiento.

 

A prueba el VW ID.4

Galería relacionada

VW ID.4: primera prueba a fondo del SUV eléctrico

VW ID.3 1st 58 kWh: superprueba al nuevo icono eléctrico, ¿el sustituto real del Golf?

Relacionado

VW ID.3 1st 58 kWh: superprueba al nuevo icono eléctrico, ¿el sustituto real del Golf?

Nuestros destacados