Publicidad

Ford Galaxy 2.0 TDCI vs VW Sharan 2.0 TDI: ¿cuál es mejor?

Al espacio y modularidad propios de los grandes monovolúmenes, Ford Galaxy y Volkswagen Sharan añaden dinamismo en la conducción y un equipamiento de primera.
Óscar Díaz.

Twitter: @autopista_es -

Ford Galaxy 2.0 TDCI vs VW Sharan 2.0 TDI: ¿cuál es mejor?

Ford Galaxy y Volkswagen Sharan llevan casi dos décadas compitiendo por ser monovolúmenes de referencia para las familias. Primero integrados en un proyecto común en el que también se encuadraba el Seat Alhambra y, tras la finalización de aquel, como rivales construidos siguiendo la filosofía complementaria de cómo debe ser un monovolumen grande de pasajeros.

En este caso, Ford Galaxy y Volkswagen Sharan coinciden en dimensiones exteriores, configuración de siete plazas con asientos individuales deslizantes —de pago—  y capacidad para responder a las necesidades de una gran familia, aunque resultan bien diferentes tanto en su tacto de conducción, como en espacio interior y  en la solución elegida para las puertas traseras: deslizantes las del Sharan que lo hacen ser más versátil al mejorar el acceso cuando se aparca entre columnas, en batería o en un párking estrecho.

La postura de conducción empieza a definir el carácter de nuestros protagonistas. Así, en el Ford  Galaxy se va sentado más cerca del suelo, en una posición muy próxima a la de un turismo, que tendrá su importancia de cara a poder aprovechar su ágil bastidor disfrutando de la conducción entre curvas, y tiene el volante ubicado más bajo que su rival. En cambio, en el Volkswagen Sharan la postura es más elevada, más dominante respecto de la vía y no esconde un tacto menos emotivo, aunque muy preciso y aplomado. Ambos, en cualquier caso cuentan con regulaciones suficientes para poder encontrarnos cómodos al volante tras unos pocos instantes de pruebas iniciales.

Si el espacio interior fuese la premisa fundamental, la ventaja sería para el Ford Galaxy, que cuenta en su interior con algunos centímetros adicionales, especialmente en cuanto a anchura a la altura de los hombros —lo que facilitaría la inclusión de tres dispositivos de retención infantil—, y la segunda fila de asientos cuenta con un rango de regulación extra. Si a esto le sumamos que su maletero es ligeramente mayor en configuración de cinco plazas, la más habitual, parece clara la ventaja del Galaxy respecto del VW Sharan en cuanto al espacio disponible, lo que no quiere decir que vaya a decepcionar en este aspecto.

Ford GalaxyFord Galaxy vs Volkswagen Sharan: prestaciones y tacto

Nuestras unidades de pruebas de Ford Galaxy y Volkswagen Sharan son las de motor Diesel de 2 litros y potencia en torno a los 180 CV, asociadas a cómodos cambios de doble embrague robotizados: una base inicial semejante que, sin embargo, va a producir resultados claramente diferentes. Así, los 150 kg más que ha pesado el Ford Galaxy se convierten en un lastre que le hace rendirse ante un excelente VW Sharan, que no sólo es más rápido en aceleración (un segundo más rápido en el 0-100 km/h)  y tarda otro segundo menos en pasar de 80 a 120 km/h, sino que también tiene un consumo real en carretera algo más bajo que el del Ford (0,7 l/100 km menos) y su cambio da la sensación de ser más rápido en su accionamiento. A pesar de ello, el Ford Galaxy se mantiene dentro de unos registros más que dignos si pensamos que estamos hablando de vehículos tan familiares como dos monovolúmenes de siete plazas.

Sus bastidores van a permitir una conducción confiada y placentera independientemente de si se tuviera pensado circular a alta velocidad en autovía o por zonas de curvas. Aquí el Ford Galaxy se luce, con un exquisito aislamiento de rodadura y un comportamiento muy ágil, con unos cambios de apoyo propios de berlina —no hay que olvidar que la base técnica es la del Ford Mondeo, una de las referencias en cuanto a dinamismo en su categoría—, si este extremo fuera algo determinante para un coche familiar.

El Volkswagen Sharan, en cambio va a resultar un poco menos vivo entre curvas, pero resulta muy aplomado bajo cualquier circunstancia y, como el Ford Galaxy, permitiría viajar con total comodidad, a pesar de que la sonoridad a bordo no es tan baja como podíamos suponer.

El caso es que el tacto general del Volkswagen Sharan es más firme que el del Ford Galaxy. Y resulta menos aislado en cuanto al movimiento de las ruedas que el excelso Ford, magnífico por su aislamiento, aunque ofrece unas magníficas sensaciones al volante. Y además de unas distancias de frenado espectaculares que dejan en evidencia a los simplemente buenos frenos del Ford, consecuencia de su elevado peso.

Volkswagen Sharan El equipamiento del Ford Galaxy y del Volkswagen Sharan

Titanium y Sport son las denominaciones comerciales de Ford Galaxy y VW Sharan, respectivamente, y las más equipadas de sus familias. De ahí la excelente dotación que equipan y los sofisticados complementos que pueden montar, tanto en cuanto a elementos de confort como en información y entretenimiento o incluso conducción. No sorprende que se ofrezca de serie en ambos casos un equipo que excede lo habitual en estos casos, especialmente en el Galaxy, que incluye de serie el navegador y el reconocimiento de señales de tráfico que agrandarían la diferencia de precio a favor del Ford en el caso de que quisiéramos instalárselo al Sharan.

Sin embargo, lo más selecto del equipamiento, eso que realmente convierte a estos monovolúmenes en auténticos salones rodantes, queda reservado en ambos al capítulo opcional. Es en el que encuadraríamos al acceso sin llave, a las suspensiones de firmeza variable, a las sofisticadas luces led del Galaxy  —el Sharan no cuenta con esta posibilidad aunque sí lleva luces de xenón de serie—, o los asientos ventilados con función de masaje.

Hacerlo va a encarecer notablemente la tarifa final hasta poder superar los 50.000 euros, pero aun así va a seguir siendo más bajo  que el del Volkswagen si también lo quisiéramos dotar con los elementos opcionales más refinados.

Así pues, a pesar de su mejor capacidad dinámica y el plus que da las puertas deslizantes del Volkswagen Sharan, la victoria en este enfrentamiento debe ser para el Ford Galaxy por su suma de espacio adicional, bastidor y equipamiento, por mucho que gaste algo más y corra menos.

También te puede interesar:

Nuevo Opel Zafira

Comparamos Renault Espace con Seat Alhambra

SsangYong Rodius: el más grande

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.