Los mejores consejos para tener siempre los cristales del coche limpios en verano

En época de altas temperaturas y de más viajes como en verano, el parabrisas de nuestro coche puede recibir más suciedad de lo normal. Evítalo siguiendo estos consejos.
Adrián Lois
Los mejores consejos para tener siempre los cristales del coche limpios en verano
Los mejores consejos para tener siempre los cristales del coche limpios en verano

Regla número 1 del parabrisas del coche: llevarlo siempre limpio y en buen estado. Algo que se convierte aún más importante durante las vacaciones si vas a coger el coche, donde pedimos prestar más atención a los pequeños detalles.

Publicidad

En esta época estival vamos a realizar viajes largos, las temperaturas son más elevadas y las carreteras están más transitadas en muchos puntos y horas clave. Uno de esos detalles que no debemos olvidar lo tenemos justo enfrente de nosotros cada vez que nos ponemos al volante: el parabrisas y en extensión, para el caso que nos trae, los cristales de nuestro vehículo.

La DGT nos recuerda en estos días vacacionales la importancia de llevar los cristales siempre limpios. Nuestra seguridad dependerá de ello: el 90 por ciento de la información que tú recibes mientras estás conduciendo llega a través de la vista, por lo que tener “obstáculos” en el parabrisas en forma de polvo, insectos… suciedad en general, reducirá tu campo de visión. Conducir en estas condiciones reducirá la visibilidad conduciendo entre un 20 y un 30 por ciento.

Además, existe cierto tipo de suciedad que, de no quitarla al poco tiempo de concentrarse en tus cristales (y lo extendemos también a la carrocería de tu coche) puede ser más difícil de quitar y puede dejar una “huella” en nuestro coche que no podamos quitar completamente. Lo vemos a continuación.

Los mejores consejos para tener siempre los cristales del coche limpios en verano

Sigue estos consejos y no te la juegues

  • Sin duda, los mosquitos e insectos son la gran némesis del conductor en estas condiciones. “Fieles” acompañantes durante los viajes, se adhieren al parabrisas y a la carrocería, lo que requiere de una limpieza frecuente para que no afecte a nuestra visibilidad al volante y para no dañar las escobillas cuando pasen por encima de estos restos.

  • Otros ejemplos son los excrementos de los pájaros y las resinas que aparecen en el coche cuando hemos dejado el vehículo aparcado debajo de los árboles. Algunos de estos elementos tienen ácidos que acaban dañando el vehículo y cuya retirada resulta muy difícil cuando no se hace rápido. Tanto para estos casos como el de los insectos, utiliza productos específicos para su eliminación, tratando de ablandar la zona antes con agua.

  • Algo que puedes hacer previamente, y que te ayudará a retirar toda esta suciedad con más facilidad, es utilizar algún tipo de repelente del agua. De esta forma, los restos se quedarán menos pegados a los cristales y su limpieza te resultará más sencilla.

Publicidad
  • Muchas de las lluvias de verano suelen traer consigo polvo y suciedad. Si te encuentras con tu coche manchado tras una de estas lluvias, asegúrate de limpiar los cristales antes de emprender la marcha. Evitar usar las escobillas con restos en el parabrisas, ya que extenderás todavía más esta suciedad y podría rallarse el cristal. La DGT recomienda para estos casos llevar una botella de agua en el maletero para “limpiezas urgentes” de este tipo.

Los mejores consejos para tener siempre los cristales del coche limpios en verano

  • A la hora de limpiar los cristales de tu coche, estos consejos te serán muy útiles: utiliza esponjas, cepillos de cerdas suaves y paños blandos para tal fin (y realiza movimientos suaves cuando los utilices), de esta forma evitarás también dañar el cristal. Un truco para quitar la suciedad más incrustada es la de dejar una toalla húmeda en agua y jabón durante un rato, lo que ablandará esta suciedad para que la puedas quitar más fácilmente.

  • Cuando rellenes el líquido limpiaparabrisas, evita las mezclas caseras (agua y jabón, por ejemplo), ya que podrás dañar los eyectores, y combina el agua con productos específicos de limpieza. Asegúrate de llevar siempre lleno el depósito de este líquido y que no falte antes de tu viaje de verano. Comprueba también el estado de las escobillas: la DGT recomienda cambiarlas todos los años e incluso cada 6 meses, debido al deterioro que sufren por culpa del calor y la suciedad. A la hora de activar los limpiaparabrisas mientras conduces, evita hacerlo cuando te dé el sol de frente, ya que se pueden producir pérdidas de visibilidad durante unos segundos.

Publicidad
Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...