Renault Arkana 2021: probamos el nuevo SUV coupé, no deportivo, pero sí muy equilibrado

Dejemos sensibilidades de lado, de si el Renault Arkana es una copia del BMW X4 o si está hecho sobre un coche pequeño —deriva del Clio— y entremos a valorar las cualidades del producto en si. Ya te avanzo que no es el SUV más rompedor, pero sí muy equilibrado para todo y todos.

Raúl Roncero.

El nuevo Renault Arkana, en VÍDEO

Entenderemos mucho mejor el nuevo Renault Arkana 2021 si echamos un ojo dentro de la misma casa. Si con Captur Renault —estamos haciendo una prueba maratón de este coche y tienes toda la información aquí—cubre la oferta entre los SUV derivados de utilitarios, Koleos y Kadjar la refuerzan en la gama superior, la de los SUV compactos o medios, mientras que Mégane, Scénic —un formato “a la baja” y futura generación de vehículos eléctricos derivados del eVISION completaban la oferta de modelos en el segmento de los compactos. Para la consolidar la oferta en esta categoría, el único “hueco” disponible era definir una silueta Coupé, un formato distintivo que hasta ahora era coto privado de macas Premium, y al que Renault se suma ahora con un posicionamiento claro: no pretender competir con un BMW X4, sino ofrecer al cliente de masas una SUV más emocional en sus formas sin sacrificar la función, pero sobre todo, competitivo a nivel de precios, equipamiento y motores.

Renault Arkana 2021 (1)
Renault Arkana 2021

En realidad hay tres Arkanas en el mundo, uno ruso que en realidad deriva de Dacia y con el que, salvo el nombre, no tiene absolutamente nada que ver. Otro coreano, con el que podríamos decir que comparte línea, pero nada más en tanto en cuanto los motores y la afinación del coche son completamente diferentes. Así las cosas, “nuestro” Arkana europeo puede presumir de ser un producto no sólo plenamente al día en cualquier área que toques, sino adaptado a las preferencias del conductor europeo. Vamos con más detalles.

Renault Arkana, para lo bueno y para lo malo, un SUV derivado del Captur.

El Renault Arkana mide 457 cm de largo, 157 cm de alto y 182 cm de ancho. Su batalla de 272 cm y vías de 156 y 158 cm en el eje delantero y trasero, respectivamente suponen actualmente los límites de la arquitectura CMF-B, la de Clio y Captur, entre otros coches del grupo, hasta sus límites. Hacer un coche con características supondría emplear la arquitectura superior… y no poder ofrecerlo a precios competitivos. Y si el “esqueleto” no condiciona la condición física ni limita tecnologías disponibles en materia de propulsión o seguridad, que no es el caso del Arkana, las ventajas la encuentras en el momento de hacer la quiniela seleccionando opciones de compra.

Y es que, hay que reconocer que el Renault Arkana es un producto bastante competitivo desde el mismo momento que miramos otros modelos que le arropan en su misma marca: poniendo como ejemplo la versión de acceso a la gama, un TCE de 140 CV, cambio automático y microhibridación, el Arkana con acabado Intense —el más barato de cuantos puedes comprar con este motor— tiene un precio intermedio a los acabados de un Renault Captur TCE/140 EDC y cuesta unos 550 euros menos que el Kadjar TCE/140 EDC, en ambos casos, con el motor térmico “a pelo”, esto es, si hibridación ni etiqueta. No sé si esto te puede ir aclarando el posicionamiento; también te avanzo que, competitivo no es lo mismo que descuidado ni tener en ningún momento sensación de coche barato, algo que te aseguro no vas a tener siempre que seas consciente de que no estás comprando la réplica del BMW X4. Sigamos con más características del coche.

Renault Arkana, la forma no condiciona la función… con matices. Así es por dentro.

Funcionalmente, la mejor característica del Renault Arkana es su impresionante maletero. Los microhíbridos llegan hasta 513 litros —dividido en dos niveles y con un práctico organizador en el hueco de la rueda de repuesto— mientras que los E-Tech reducen la capacidad hasta los 480 litros, volumen que muchos SUV medio no alcanzan con una carrocería más clásica. El diseño de la zona posterior no condiciona en sí la carga, pero ten en cuenta que tal volumen se consigue mediante una profundidad de maletero descomunal que, tal vez, pueda obligarte a poner a prueba tu elasticidad si tienes que coger algún bulto de pequeño tamaño que se hay quedado en la zona más adelantada.

El nuevo Renault Arkana, en VÍDEO

Por su parte, para acceder a las plazas posteriores necesitará que juegues con cuello y cabeza para buscar la zona más adelantada del techo a la hora de entrar, pero una vez dentro, la altura no impone límites criticos. Si te vale mi referencia, quepo perfectamente —te hablo de cota vertical— con mi 183 cm de estatura, aunque no tanto en sentido longitudinal: es el único hándicap del Arkana. Unos asientos más elevados —permitirán adaptar una posición más erguida, hubieran mejorado esta medición sacrificando altura, así que se ha optado por el mejor punto posible de equilibrio. El túnel central no es muy prominente y la anchura, como en casi todo SUV de este tamaño, suficiente para dos adultos y algo limitada para tres; como te digo, es la norma.

Delante, mis sensaciones han sido buenas. Algunos de los compañeros con lo que he podido hablar durante la toma de contacto del coche hubieran preferido una postura de conducción más baja. En mi caso concreto me he adaptado bien, sin necesidad de tener que andar regulando asiento o volante a lo largo de la ruta ni tener en algún momento falta de visibilidad ni en trazado de curvas ni en zona urbana. El estándar de materiales es de Renault Europa, con aditamentos en los niveles R.S Line que le hacen más vistoso, pero en líneas generales, se trata de un producto cuya calidad de realización no desmerece en absoluto. La presencia variará mucho, eso sí, según el tipo de instrumentación o equipo multimedia que equipe el acabado que elijas u opción que montes. El cuadro, por ejemplo, puede ser mixto analógico digital con una pantalla de 4,2 pulgadas, o completamente digital en formatos de 7 o 9,3 pulgadas. Por su parte, el equipo multimedia puede ser de 7 pulgadas en formato horizontal o de 9,3 pulgadas con formato vertical. La combinación con las pantalla de mayor tamaño las consigues montando el pack Bosé en los acabados Zen y R.S. Line, con un coste de 578 euros. En cuanto a requipamientos de seguridad, replica exactamente los asistentes que puede tener el Renault Captur o Clio, destacando el denominado Renault Easy Drive, cuyos sistemas equivalen a un Nivel 2 de conducción autónoma.

Renault Arkana 2021 (10)
Renault Arkana 2021 

Los motores del Renalt Arkana. Dos microhíbridos y un E-TECH, todos ECO.

De momento, el Renault Arkana 2021 estarán disponible con tres motores con un lanzamiento escalonado. El primero en llegar será el 1.3 TCE con microhibridación de 12V, 140 CV y cambio automático EDC de 7 velocidades. De este mismo motor habrá una variante de 160 CV que llegará algo más adelante. Por su parte, los pedidos del E-Tech de 145 CV ya están abiertos con entregas casi de manera inminente. De todos ellos, sólo hemos tenido ocasión de probar el TCE/140.

A diferencia de las versiones de Captur o Kadjar que utilizan la misma base térmica, el Arkana —recuerda que el 1.3 TCE es un motor que desarrollo paralelamente con Mercedes—, los TCE/140 siempre van ligados al cambio automático y, como os digo, a un sencillo pero eficaz sistema de hibridación lilgera que aporta muchas más ventajas que desventajas: resulta “invisible” en cuanto a frenada regenerativa o tacto mecánico, pero aporta tres puntos clave: un Stop&Start instantáneo, la citada etiqueta ECO y, cuando la bateria tiene carga —sus procesos de recuperación y descarga son constantes y verdaderamente rápidos— descubres también una respuesta mecánica algo más llena en el parte baja del motor. Renault promete una reducción de un 8 por ciento en consumo y un 8,5% en emisiones. Los datos oficiales con 5,8 l/100 km y 131 g/km. En mi caso, he rodado con ritmos algo mayores porque, fundamentalmente, he estado probando más el chasis y la respuesta del motor que la eficiencia del mismo, pero sí te adelanto que todos los modelos de Renault que hemos probado con esta misma base térmica han sido muy competitivos en térmicos de consumo real.

Renault anuncia un peso de 1.336 kilos para los Arkana TCE/140 EDC, una cifra bastante baja para un coche con sus proporciones aunque al volante no parece que sea un verdadero peso pluma. En líneas generales el motor tiene buena respuesta, pero no sube ni mucho ni bien de vueltas —apostaría que menos que las versiones que no son microhíbridas—  ni el cambio de marchas automático se presta a realizar una conducción “al ataque”, especialmente por el tiempo que invierte a la hora de reducir marchas. También resulta también un motor algo áspero y ruidoso si acelera a fondo, pero a cambio, tiene buenos bajos —en cantidad y calidad, ya que responde rápido, sin retraso en su respuesta— y resulta plenamente satisfactorio para ese tipo de conducción que, podríamos definir, normal, la del día a día, sin más, con suficientes reservas de fuerza para esos momentos en los que requieres relanzar el coche con cierta agilidad. En conjunto, todo en equilibrio con el chasis.

Renault Arkana 2021 (1)
Renault Arkana 2021 

Como te comentaba al inicio de esta toma de contacto, no veo ningún demérito, dinámicamente, por el hecho de compartir arquitectura con un coche pequeño. Yo particularmente no he encontrado fisura alguna en su comportamiento. Es un coche que trasmite confianza al volante, sensación de aplomo y seguridad, que responde bien a las órdenes que se le indican y cuya zaga no reacciona de forma descontrolada. Eso sí, no tiene un tacto muy directo, sientes su dirección algo “desconectada” del asfalto y, si buscas límites, no tardarás en encontrar el subviraje por respuesta o la acción de los asistentes de seguridad. Si es un coche bastante cómodo que no cabecea ni balancea en exceso y que tiene un tren posterior, desde mi punto de vista, que filtra con algo más de calidad con la que lo hace un Captur.

Respecto a la variante E-Tech, su tecnología es semejante al Clio y no al Captur —de momento— en tanto en cuanto se trata de un hibrido puro y no un plug-in, algo más ventajoso desde mi punto de vista, al menos para el gran público. Anuncia 4,9 l/100 km, 111 g/km de CO2, puede circular puntualmente hasta 75 km/h en modo eléctrico y, según promete Renault, podría cubrir recorridos urbanos con un 80 por ciento del tiempo en modo eléctrico. Al menos en el Clio me ha parecido un propulsor muy satisfactorio, así que no espero menos una vez que podamos conducirlo en el Arkana.

Renault Arkana 2021, precios de la actual gama incluyendo la promoción de la marca

Renault Arkana TCE 140 EDC MHEV Intens: 25.745 €
Renault Arkana TCE 140 EDC MHEV ZEN: 27.740 €
Renault Arkana TCE 140 EDC MHEV R.S. Line: 30.210 €
Renault Arkana E-Tech Híbrido Intens: 27.074 €
Renault Arkana E-Tech Híbrido ZEN: 29.069 €
Renault Arkana E-Tech Híbrido: 31.558 €

 

asi es el nuevo nissan qashqai 2021

Galería relacionada

Nissan Qashqai 2021 frente a Hyundai Tucson, Peugeot 3008 y Kia Sportage

Renault Arkana 2021 (6)

Galería relacionada

Renault Arkana 2021, un SUV coupé que no es deportivo, pero sí muy equilibrado.

Archivado en:

El mítico Renault R4 cumple 60 años y renacerá próximamente

Relacionado

Historia del Renault 4: el mítico modelo cumple 60 años y renacerá próximamente

Nuestros destacados