Prueba de 100.000 km del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI: datos y conclusiones

El Skoda Kodiaq es un SUV con muchos puntos fuertes. Exprimimos a fondo en una prueba de larga duración de 100.000 km su versión Scout con motor de gasolina 2.0 TSI.

Michael von Maydell / Fotos: AMS

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI
Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI

Un motor que en su evolución actual ha aumentado su rendimiento hasta los 190 CV, a pesar de lo cual no hemos aparcado esta interesante “prueba de larga duración”, que refleja perfectamente cómo le sienta el paso de los kilómetros al Skoda Kodiaq y al motor de gasolina 2.0 TSI.

Nuestro protagonista es un Kodiaq Scout, pintado en un sutil marrón, y que ha cubierto “la prueba de larga duración” tras dos años desde que la comenzamos. El Skoda ha recorrido 105.000 km, habiendo consumido un total de 10.133,3 litros de combustible, transportando en sus recorridos probablemente más equipaje que cualquier otro protagonista de nuestras pruebas. ¿Consumo medio? 10,1 l/100 km. ¿Consumo de AdBlue? Cero. ¿Por qué? Porque bajo el capó hay un motor de gasolina de dos litros.

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI 2
Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI

Una configuración llamativa, pero teníamos curiosidad por ver cómo funciona un motor de gasolina turbo en largas distancias. En vista de la masa móvil de 1,8 toneladas (en vacío), más 665 kg de carga útil y una efectiva tracción a las cuatro ruedas, el consumo de la prueba es, en cualquier caso, absolutamente aceptable. El último SUV que sometimos a nuestra prueba de resistencia, un Ford Kuga con tracción delantera, motor de gasolina de 150 CV y transmisión manual, no era mucho más frugal, con un consumo medio de 9,7 l/100 km.

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI: silencioso, refinado y potente

El motor de cuatro cilindros de 180 CV ofrece un par máximo de 320 Nm a partir de 1.500 rpm. El Kodiaq pasa de 0 a 100 km/h en poco menos de nueve segundos, con una velocidad máxima de 205 km/h. Destacadas prestaciones que se ven minimizadas con el coche completamente cargado para una conducción deportiva. Pero en cualquier caso, siempre notables para un viaje relajado, especialmente porque el 2.0 TSI funciona de manera ejemplar en silencio y con un funcionamiento refinado, especialmente a no muy altas revoluciones. Y no causa ningún problema; ni siquiera hemos tenido que reponer aceite entre las revisiones.

CONOCE UNO DE SUS PRINCIPALES RIVALES, EL KIA SORENTO.

Sólo la transmisión asociada, DSG de doble embrague y siete velocidades, es algo brusca de vez en cuando al maniobrar. No empeoró con los kilómetros, e incluso, como referencia, los coches de prueba completamente nuevos con el cambio DKG muestran vibraciones semejantes al principio; pero esto no debe servir como una excusa, más cuando en movimiento resulta ejemplar.

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI: excelente chasis

En el Skoda se viaja con un nivel de confort elevado, contando con amortiguación adaptativa y neumáticos de 18 pulgadas. Especialmente en el modo de conducción Confort, los baches de la carretera son absorbidos con suavidad y efectividad. Incluso en el modo Sport, poco usado, mantiene un buen confort, sin mostrar un tarado muy duro. La comodidad va de la mano de una suave ondulación de la carrocería, que es aceptada con gusto. El tacto de dirección es razonablemente preciso; el sistema proporciona información detallada de lo que ocurre bajo las ruedas delanteras y es notablemente directo para guiar al Skoda con un comportamiento neutro a través de las curvas.

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI 6
Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI 6

El sistema de frenada no se muestra tan efectivo. Los valores de desaceleración son buenos, pero después de 27.728 km los frenos traseros empiezan a vibrar y a emitir zumbidos, como si las pastillas y los discos estuvieran desgastados. Pero no es así. El proveedor suministró un lote de pastillas de freno para el eje trasero que no armonizaba como debiera con los discos. Un problema conocido por algunos conductores de Kodiaq y de otros modelos de Skoda. Por ello, actualmente, las pastillas y los discos de freno son reemplazados bajo garantía en caso de daños hasta los 30.000 km. En nuestra unidad, los problemas comenzaron a manifestarse antes de los 6.000 km. Una circunstancia que le penalizó con 1,5 puntos en el índice de defectos.

No fue la única incidencia reseñable. Unos 5.000 km más tarde, el Kodiaq volvió a pasar por el taller. La calefacción del asiento delantero dejó de funcionar, estando a mediados de diciembre. La razón, un cable mal colocado que se rompió y causó un cortocircuito. Así que tocó sacar los dos asientos, colocar nuevos cables y volver a instalarlos. Cubierto por la garantía, eso sí, pero una visita no programada al taller y por lo tanto otro punto en el índice de defectos.

CONOCE UNO DE SUS PRINCIPALES RIVALES, EL KIA SORENTO.

Ya fuera del taller, seguimos, seguimos y seguimos… sin más incidencias. Sólo al llegar a los 57.257 km el popular SUV vuelve al concesionario. Y es que toca pasar la revisión periódica, la segunda, más extensa que la primera pues incluye renovar el aceite de la transmisión, así como nuevas escobillas, bujías, discos y pastillas de freno delanteras, todo por 1.608 euros. Casi 28.000 km más tarde, en la siguiente revisión pautada, cambiamos el aceite –5,7 litros nuevos–, instalamos nuevos filtros de aire, así como discos de freno y topes de la suspensión en el eje trasero, que funcionan perfectamente durante los siguientes 20.000 km, hasta el final.

El maletero del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI
El maletero del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI: máximo espacio

La unidad de pruebas dispone de los dos asientos abatibles en el área de carga. En éstos hay poco espacio para la cabeza, si bien la cota longitudinal para las piernas es amplia. Unas plazas óptimas para que los niños se alojen adecuadamente.

En general, la cantidad de espacio disponible es grandiosa. Peter Wolkenstein, uno de los probadores, lo expresa así en una breve referencia: "Con cuatro personas más todo su equipaje y un cochecito de niño, el maletero alcanza sus límites”. Bueno, si eso no es un elogio... Dependiendo de la posición de la banqueta trasera, que puede desplazarse 18 cm longitudinalmente, el volumen de carga varía entre 560 y 765 litros. Sin la opción de los asientos abatibles, con entre 650 a 2065 litros, cabría una cuna y el cochecito.

Por supuesto, después de dos años de prueba de resistencia y mucho trasiego, la parte de atrás ya no brilla como en el prospecto del concesionario. Las partes de plástico duro en las paredes laterales muestran algunos arañazos y marcas. Sin embargo, utilizando un producto específico para su cuidado, muchas zonas se recuperan casi del todo.

El motor del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI
El motor del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI

En cualquier caso, desde un punto de vista puramente funcional todo resulta sobresaliente. La toldilla del compartimento de carga, que se quita sin dificultad, se puede guardar en el estante inferior sin que se mueva. También la red de equipaje. Incluso los cuatro elementos de fijación de la carga con cinta de velcro siguen perfectamente adheridos a la alfombra del piso de carga. En el compartimento de pasajeros, incluso las alfombras del suelo se mantienen en un estado óptimo, las inserciones negras brillantes de la consola central son sorprendentemente resistentes a los arañazos y la práctica inserción de goma en el portavasos no muestra signos de desgaste. Sólo la parte anterior de los asientos delanteros se ve un poco arrugada, y en el asiento central de la parte trasera el cuero está ligeramente ondulado.

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI: de vuelta a casa

No hay mucho más que mencionar. Básicamente, el Kodiaq ha realizado un gran trabajo con su motor TSI. Inspeccionamos los cuatro protectores de los cantos de las puertas y la cavidad para los paraguas en las puertas delanteras; todo ok. Bueno, casi todo, porque el paraguas del copiloto acabó desmontándose en su uso. ¿Garantía? Supongo que no, pero tras acabar nuestra prueba en cualquier caso no lo echaremos necesariamente de menos. Al Kodiaq Scout, sin embargo, sí.

Uno de los probadores del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI
Uno de los probadores del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI

Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI: la opinión de los conductores/probadores

El espacio interior es inmejorable. Destacaría, sin lugar a dudas, éste como virtud destacada del Kodiaq. También su confort de marcha e incluso su capacidad "off-road" dentro de las limitaciones de un SUV. En su debe, lo que más me ha molestado es el limpia trasero en medio de la visión del conductor.” Hans Günter

Con la excepción del sonido del motor a regímenes elevados todo han sido satisfacciones. El tamaño para mí es una decisión de compra en un coche y el Kodiaq aprovecha cada centímetro en su interior para pasajeros y equipaje. También destacaría los modos de conducción para aprovechar el motor y el nivel de confort de marcha. El consumo para su peso y potencia no me parece elevado.” Dr. Arne Ott.

Destacaría la capacidad de remolque, ya que lo hemos usado para mover uno de 2,5 toneladas con los caballos, donde se ha mostrado muy capaz a pesar de que el DSG a veces no ayuda al arrancar desde parado, dando pequeños tirones. También mencionar la buena iluminación de sus faros LED, el confort y sujeción de los asientos y el acabado interior.” Henry Oberste-Lehn

Advertisement
El maletero del Skoda Kodiaq Scout 2.0 TSI

Galería relacionada

Skoda Kodiaq de prueba de larga duración, en imágenes

Archivado en:

A prueba el Skoda Octavia Combi 2.0 TDi 150 DSG7

Relacionado

A prueba el Skoda Octavia Combi TDI 150: una berlina familiar muy completa

Los mejores vídeos