La diferencia real en la frenada con el nuevo límite de velocidad: la medimos a 30 y a 50 km/h

Los nuevos límites de velocidad urbanos prometen, según la DGT, reducir la siniestralidad y hasta más de la mitad las distancias de frenada. Pero, ¿es verdad? Nos subimos a 4 coches nuevos y lo comprobamos con mediciones a 30 y a 50 km/h.

La diferencia real en la frenada con el nuevo límite de velocidad.

Desde esta semana son una realidad: los nuevos límites de velocidad en ciudad de 20 km/h (en calles de plataforma única de calzada y acera), de 30 km/h (en calles de único carril por sentido de circulación, es decir, en la mayoría) y de 50 km/h (en vías de 2 o más carriles por sentido de circulación) ya están en vigor en todas las poblaciones del país. Mucho te hemos hablado en las últimas horas de cómo han comenzado ya las sanciones, qué consecuencias puede tener para tu vehículo o para las ciudades e, incluso, sobre cómo podrían reconfigurar las calles. Pero hoy toca analizar cuánto es realmente de efectiva desde el punto de vista de la seguridad.

Y es que la DGT justifica sin duda esta nueva medida por la importante reducción en la accidentalidad que supondrá en las ciudades. Según los datos que puedes consultar en su portal especial “A 30 hay más vida”, con límites de 30 km/h la mayor anticipación y reacción de los conductores permite reducciones en siniestros de más del 40 por ciento, con un 80% menos de riesgo en caso de atropello.

Tráfico asegura así que, además de mejorar la eficacia de los sistemas de seguridad de los coches, las distancias de frenado se reducen más de la mitad: según sus datos, para detener un vehículo desde 50 km/h son necesarios 30 metros, mientras que para hacerlo a 30 km/h se emplean únicamente 14 metros. Pero, ¿son reales estas cifras?

Como en AUTOPISTA tenemos un exclusivo Centro Técnico, hemos decidido comprobarlo de la mano de su responsable, Carlos Díaz. Nos subimos por tanto a cuatro coches nuevos y de muy diferentes categorías, desde un SUV híbrido (Ford Kuga HEV) a un gran deportivo (BMW 128Ti), pasando por un nuevo coche eléctrico (Citroën ë-C4) y por un modesto utilitario low cost (Dacia Sandero) para comprobarlo. Medimos frenadas a 30 y a 50 km/h… y estos son los resultados.

La frenada en un Dacia Sandero Stepway

Dacia Sandero Stepway
Dacia Sandero Stepway.

Uno de los coches a particulares más vendidos en España, el siempre económico Dacia Sandero, en su versión Stepway, es el primero en someterse a los test de nuestro Centro Técnico. Buena frenada del utilitario, bajando de los 10 metros en la detención desde 50 km/h (9,46 m) y primer titular: a 30 km/h se clava en apenas 3,43 metros, lo que supone una reducción real del 64 por ciento. Con el nuevo límite, el Sandero es capaz de parar más de 6 metros antes, reduciendo también casi a la mitad el tiempo empleado en la detención.

PRUEBA DACIA SANDERO STEPWAY
FRENADA a 50 km/h 9,46 m
FRENADA a 30 km/h 3,43 m
DIFERENCIA REAL a 30 km/h 6,03 m
TIEMPO Frenada a 50 km/h 1,42 s
TIEMPO Frenada a 30 km/h 0,77 s
DIFERENCIA REAL tiempo a 30 km/h 0,65 s

 

La frenada en un Citroën C4 eléctrico

Mediciones al Citroën C4 en nuestro Centro Técnico.
Mediciones al Citroën C4 en nuestro Centro Técnico.

Continuamos con el nuevo Citroën C4, pero en su versión eléctrica. ¿Frenan peor los eléctricos o mejor que los vehículos de combustión? Pues, en este caso, prácticamente igual, necesitando 9,42 metros para detenerse desde 50 km/h. Eso sí, de nuevo gran diferencia a 30 km/h: el compacto se para en 3,38 metros, es decir, curiosamente misma reducción exacta que el Sandero, un 64 por ciento. ¿Casualidad? Continuamos con el análisis…

PRUEBA CITROËN ë-C4
FRENADA a 50 km/h 9,42 m
FRENADA a 30 km/h 3,38 m
DIFERENCIA REAL a 30 km/h 6,04 m
TIEMPO Frenada a 50 km/h 1,31 s
TIEMPO Frenada a 30 km/h 0,76 s
DIFERENCIA REAL tiempo a 30 km/h 0,55 s

 

La frenada en un Ford Kuga HEV

A prueba el Ford Kuga 2.0 Ecoblue MHEV
A prueba el Ford Kuga.

De turismo a SUV. Más volumen, mayor peso y encima un conjunto híbrido. ¿Empeoran las distancias de frenado en un Ford Kuga HEV? Al contrario, mejoran. El modelo es capaz de detenerse desde 50 km/h en solo 9,04 metros, mientras que a 30 km/h lo hace en 3,22 metros: ¡la disminución es de un 64% también! Llevamos 3 de 3, algo que ni mucho menos esperábamos. Sorprendente.

PRUEBA FORD KUGA HEV
FRENADA a 50 km/h 9,04 m
FRENADA a 30 km/h 3,22 m
DIFERENCIA REAL a 30 km/h 5,82 m
TIEMPO Frenada a 50 km/h 1,45 s
TIEMPO Frenada a 30 km/h 0,72 s
DIFERENCIA REAL tiempo a 30 km/h 0,73 s

 

La frenada en un BMW 128Ti

Mediciones al BMW 128Ti en nuestro Centro Técnico.
Mediciones al BMW 128Ti en nuestro Centro Técnico.

Por último, nos subimos a todo un nuevo deportivo, el BMW 128Ti, que llega estos días para convertirse en el mayor rival del Golf GTI. Muy potente, con un gran equipo de frenos, único vehículo premium de las pruebas… ¿Cuál será el resultado? Con 9,09 metros en la detención desde 50 km/h (ligerísimamente peor que el Ford Kuga), el compacto deportivo frena en 3,42 metros desde 30 km/h, y rompe la ecuación. En este caso, la reducción en la distancia de frenado es de un 62,4%.

PRUEBA BMW 128Ti
FRENADA a 50 km/h 9,09 m
FRENADA a 30 km/h 3,42 m
DIFERENCIA REAL a 30 km/h 5,67 m
TIEMPO Frenada a 50 km/h 1,30 s
TIEMPO Frenada a 30 km/h 0,79 s
DIFERENCIA REAL tiempo a 30 km/h 0,51 s

 

CONCLUSIÓN DE LAS PRUEBAS

Realizadas las mediciones, no queríamos entrar en este artículo en valoraciones políticas, ni en mostrar nuestras opiniones sobre los nuevos límites urbanos genéricos, ni en la manera en la que actúan ya los radares: lo hemos hecho muchas veces. En esta ocasión, queríamos contrastar datos objetivos. Y en ello no hay duda: las distancias de frenado mejoran exponencialmente a 30 km/h, con grandes diferencias que pueden evitar sustos y víctimas en casos de accidentes y atropellos. Es decir, recortando un 40% la velocidad se consiguen detenciones que bajan en un 64%, según nuestros propios datos. También es verdad que cabe puntializar que estos registros se obtienen con coches muy nuevos, con neumáticos por ejemplo en gran estado y conducidos por un experto piloto no sujeto a distracciones propias de la conducción real.

A partir de aquí, que cada cual juzgue y tenga su opinión sobre la implantación de una medida, desde luego, poco popular y difícil de cumplir en muchas calles al suponer, en la práctica, velocidades tan bajas de circulación en muchos casos.

La diferencia real en la frenada con el nuevo límite de velocidad.

 

Citroën ë-C4

Galería relacionada

La diferencia real en la frenada con el nuevo límite de velocidad

Una guía sencilla para conocer bien los nuevos límites de velocidad

Relacionado

La DGT responde a todas las dudas sobre los nuevos límites de velocidad en ciudad

iStock 511471770

Relacionado

Cómo afectan los nuevos límites de velocidad al seguro del coche: ¿bajarán los precios?

Los mejores vídeos