Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real

El Skoda Superb es el buque insignia de la marca checa. Probamos la singular versión Scout, con carrocería familiar, tracción total, cambio automático y un potente motor de gasolina de 2 litros y 272 CV.
Carlos Díaz -
Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real
Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real

Además de lo dicho, la versión Scout del Skoda Superb se distingue de la carrocería familiar “normal” llamada Combi, por diferentes elementos de plástico que protegen la carrocería, además de estar 15 mm más alejada del suelo y contar con un cubre cárter específico. Otra diferencia es que añade un modo de conducción “off road” en el que se activa el control de descenso, y el ABS, el control de tracción y el acelerador obedecen leyes orientadas al uso fuera del asfalto. Por otro lado, si hemos elegido la suspensión adaptativa opcional, el tarado de ésta se vuelve más suave o confortable.

Publicidad

Como podéis ver en la galería de fotos, el nuevo Skoda Superb Scout está bastante preparado para hacer un uso de él fuera del asfalto. Si la intención es aprovechar esta cualidad, las ruedas de origen pueden echar todo esto a perder, ya que al menos en nuestro país, están orientadas a un uso cien por cien asfáltico. En nuestro caso, unos neumáticos Continental ContiSportContact 5 en medida 235/45 R18. El remedio es fácil, cambiarlas al menos por unas All Season, o 4 estaciones, perfectamente adaptadas para el asfalto seco y que en condiciones de baja adherencia como gravilla suelta, barro o nieve se desenvuelven a las mil maravillas.

Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real

Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real

Pero lo más sorprendente en este caso es lo que esconde bajo el capó el Skoda Superb Scout. De los modelos de Skoda, la variante que probamos es la de mayor rendimiento, gracias a un potente motor muy similar al que se monta en modelos como el Volkswagen Golf GTI o el Cupra León. Recordemos que la primera generación del Skoda Superb estuvo disponible también con un V6 atmosférico de 3,6 litros y 260 CV, ¡qué tiempos!

Este cuatro cilindros turboalimentado de 2 litros (denominación interna DNU) cumple su cometido de manera brillante. Con todo, no se trata de un coche de talante radical, sino de una práctica berlina familiar, eso sí, muy rápida, cómoda y eficaz. El anterior Superb también montó este propulsor pero con 280 CV, en vez de los 272 CV de nuestro protagonista, cosas de la normativa de emisiones Euro 6. Pueden parecer pocos esos 8 CV de diferencia, pero la telemetría del Centro Técnico revela que el modelo actual es sensiblemente más lento que el anterior, en concreto 0,49 segundos en la aceleración de 0-100 km/h y 0,86 segundos en la medición del kilómetro con salida en parado (todas las mediciones estarán próximamente en la revista AUTOPISTA).

Skoda Superb Scout TSi: sus consumos reales

Teniendo en cuenta el potencial del nuevo Skoda Superb Scout TSi, los consumos obtenidos han sido sobresalientes, eso sí, son terriblemente variables dependiendo de la prisa que tengamos. En nuestro recorrido de carretera (191 km), en el que se suben y bajan dos grandes puertos de montaña por autovía, y por carretera nacional y comarcal se alternan tramos bastante planos con tramos con desnivel tanto positivo como negativo, el resultado ha sido muy satisfactorio: 15,76 litros fueron suficientes, o lo que es lo mismo un consumo de 8,25 litros cada 100 kilómetros. Al término del recorrido, el ordenador de a bordo marcaba 8,1 l/100 km.

Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real

Skoda Superb Scout 2.0 TSi 272 CV: primeras impresiones y consumo real

Igual que cuando se hacen prestaciones se elige el modo más radical de conducción para arañar hasta la última décima al cronómetro, en el de consumos pasa lo contrario y los realizamos en el modo más Eco en caso de tenerlo. En nuestro Skoda Superb Scout TSi el modo Eco lleva implícito que el cambio DSG 7 se desacople siempre que sea posible, cuesta abajo y sin tráfico delante, por ejemplo. En coches como el Superb, de cierto peso, es una clara ventaja y ayuda mucho a contener el consumo. En ciudad con constantes paradas, arrancadas y el tráfico cruzado no es del todo agradable.

En el recorrido que hemos realizado únicamente por tramos urbanos, con el habitual abundante tráfico de Madrid, el resultado obtenido fue de 10,19 l/100 km.

Publicidad

En el modelo anterior, realizando las mismas mediciones en los mismos recorridos obtuvimos 8,1 l/100km en carretera y 10,3 en ciudad, o lo que es lo mismo: el nuevo gasta casi lo mismo o un incluso un poco más con unas prestaciones peores. Cosas de la normativa Euro 6…

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Volvemos a viajar, dejamos atrás el confinamiento para movernos ya por fin entre prov...

La conciencia social, el ahorro, las medidas políticas aplicadas y la confianza en un...

Ciudades inteligentes, movilidad sostenible, coches y conductores conectados… ¿Y el c...

Eficiencia antes, durante y después. Un coche ecológico no puede ser denominado así ú...

El Land Rover Discovery Sport se convirtió en el aliado perfecto para nuestra Aventur...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...