Renault Mégane dCi 130 CV, prueba de 100.000 km: cero averías

A lo largo de 100.000 kilómetros que hemos recorrido a bordo del Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV Bose sólo entró al taller para las tareas de mantenimiento, es decir, cero averías.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

Renault Mégane dCi 130 CV, prueba de 100.000 km: cero averías
Renault Mégane dCi 130 CV, prueba de 100.000 km: cero averías

Hasta hoy ningún coche de los que han estado en nuestras manos sometidos a una prueba de larga duración nos ha dado tan poca «guerra» como el Renault Mégane. De aspecto, por dentro o por fuera, impecable, sin rastros de desgastes constatables —ni siquiera lo acusan volante, pedales o cambio, los elementos con los que el conductor tiene más contacto—, el Mégane no nos ha dado más que satisfacciones...

Sin ninguna avería —una neblina en la cámara de marcha atrás tal como llegó desapareció súbitamente, lo mismo que ocurrió con un encendido de los indicadores de avería del cuadro-… las únicas tareas que han exigido entrar en el taller con él han sido las de mantenimiento, al margen de un cambio de neumáticos a los 55.000 kilómetros —estrenamos ese juego de Michelin CrossClimate con 7.500 km en sustitución de las Continental EcoContact 5—.

Renault Mégane 100.000 km mantenimientoEn dos de las tres ocasiones en las que ha sido necesario entrar en los concesionarios de Renault para cumplir con el programa de mantenimiento por el fabricante a 30.000, 60.000 y 90.000 km, concertamos cita telefónicamente (también puede realizarse a través de está página web) en el concesionario de Renault de la calle de Alcalá, 520, en Madrid. Ajustado el día (siempre atendieron al que nosotros proponíamos) dejamos el vehículo a primera hora de la mañana y lo recogimos el mismo día, a primera de la tarde. Durante la revisión del vehículo, que siempre incluye un chequeo de puntos de control de seguridad, además de confort, mantenimiento y electrónico, nos indicaron la pertinencia de un cambio de pastillas delanteras, aún cuando tenían vida por delante para evitarnos una visita posterior, a lo que accedimos.

Para la última tarea de mantenimiento del Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV Bose acudimos a la madrileña calle de la Avenida de Burgos, 93. La estancia del Mégane en el taller fue, en este caso, algo más prolongada porque a la lista de tareas programadas añadimos la sustitución de la luna del parabrisas, que presentaba una ruptura en una de las capas internas, el ajuste de la altura de los faros principales (al tratarse de los muy recomendables Full Led la regulación ha de hacerse en la concesión) y, de paso, aprovechamos para pedir que realizasen una rotación de los neumáticos. En cuanto a la regulación de los faros principales, encontrábamos que la luz de corto alcance o cruce no tenía el alcance óptimo, aunque su haz llegaba a los 40 metros que establece el reglamento de Tráfico. Fue realizada por cortesía del taller y, a partir de aquí, visibilidad nocturna sobresaliente.

También te puede interesar

Renault Mégane 1.6 dCI 130 CV: comienza nuestra prueba de larga duración

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV: primeros datos de nuestra prueba de larga duración

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV: nuestros primeros 10.000 km

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV: datos tras recorrer 30.000 km

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV: consumo real y opiniones

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV: algunos datos técnicos reales

Renault Mégane 1.6 dCi 130 CV: doblamos nuestro reto de 50.000 a 100.000 km

Prueba de 100.000 km con el Renault Mégane 1.6 dCi: ¡objetivo logrado!

- Renault Mégane 1.6 dCi 130: todos los gastos de nuestra prueba de 100.000 km

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...