Audi SQ5, BMW X4 M40i y Mercedes-AMG GLC 43: ¿qué SUV es mejor?

Mucho espacio interior, altas prestaciones y un motor de escándalo, son características de estos tres SUV tan deportivos como exclusivos: Audi SQ5, BMW X4 M40i y Mercedes-AMG GLC 43. ¿Cuál es mejor?
Pablo Mallo.

Twitter: @p__mallo Fotos: Israel Gardyn -

Audi SQ5, BMW X4 M40i y Mercedes-AMG GLC 43: ¿qué SUV es mejor?
Audi SQ5, BMW X4 M40i y Mercedes-AMG GLC 43: ¿qué SUV es mejor?

Excepto en honrosas excepciones, las palabras SUV y deportivo nunca deberían ir juntas, ya que representan conceptos diametralmente opuestos. El alto centro de gravedad, que es uno de los peores enemigos de un automóvil deportivo, junto con el propio peso, hace que los SUV requieran soluciones tecnológicas muy avanzadas para contrarrestar estos dos factores y llegar a buen fin. También resulta obligado sobredimensionar ciertos elementos mecánicos que elevan todavía más el peso, no siempre ubicado en los mejores sitios: robustas suspensiones y enormes frenos, por ejemplo, engrosan el conjunto de masas no suspendidas. Su puesta a punto, por tanto, es más complicada de lo habitual y no siempre resulta fácil alcanzar el equilibrio perfecto entre confort y dinamismo. Aun así, lo que son capaces de hacer los modelos aquí analizados no está al alcance de cualquiera y, lo más importante, pocos motores te acelerarán tanto las pulsaciones como los que animan a nuestros tres protagonistas. 

PRESTACIONES Audi SQ5 BMW X4 M40i Mercedes-AMG GLC 43
Acel. 0-100 km/h 5,58 s 5,11 s 5,14 s
Acel. 0-1000 metros 25,3 s 25,2 s 24,8 s
Adelantamiento 80-120 km/h 3,69 s 3,53 s 3,34 s
Sonoridad 100 km/h 64 dB 65 dB 66 dB
Sonoridad 120 km/h 66,8 dB 67,9 dB 68,4 dB
Frenada desde 140 km/h 68,4 m 73,8 m 71,4 m
Peso en báscula 2.017 kg 1.940 kg 1.946 kg

El nuevo Audi SQ5, cuya anterior generación era Diesel en nuestro mercado, monta ahora el mismo propulsor que los Audi S4 y Audi S5, que es una evolución del motor V6 de gasolina que ya empleaba el Audi SQ5 al otro lado del Atlántico, sustituyendo el compresor volumétrico por un eficiente turbo, además de otras optimizaciones importantes. También V6, pero con dos turbos, el motor Mercedes-AMG 43 es un proverbio por su inmediatez de respuesta, contundente empuje y musicalidad, seguido muy de cerca por el brillante 6 en línea del BMW, también sobrealimentado, pero en este caso mediante un único turbo (de doble caracola, como el Audi). Todos son una gozada para los sentidos, aunque su uso en un SUV podría parecer un exceso difícil de justificar racionalmente, pero ahí precisamente reside su encanto.

SUV deportivosMotor y cambio automático por convertidor de par forman un conjunto de lo más eficaz y refinado en cualquiera de los tres modelos. Todos cuentan con sistema Stop/Start de impecable funcionamiento y posibilidad de circulación por inercia cuando seleccionamos sus respectivos modos de conducción Eco. En el Audi SQ5, dicha función también se puede activar manualmente mediante la leva derecha del volante, además el sistema está interconectado con el radar frontal, por lo que tiene autonomía para decidir si conviene o no desengranar la marcha en función de la distancia y diferencia de velocidad respecto al vehículo que tenemos delante, algo que repercute positivamente en el confort. Dispone además de asistente de eficiencia, que indica el momento exacto para dejar de acelerar dependiendo de los límites de velocidad que nos vamos a encontrar en los próximos kilómetros. Por su parte, el Mercedes-AMG GLC 43 se desmarca con una marcha más (9) y con un funcionamiento del cambio todavía más conseguido que el de sus rivales, ya que en el uso normal la transmisión pasa prácticamente inadvertida, mientras que en conducción deportiva sus leyes de actuación resultan perfectas, cambiando con una inmediatez pasmosa y anticipando nuestras intenciones apenas variamos el ángulo del acelerador, frenamos o abordamos una curva. La viveza de su propulsor también ayuda a lograr esta sensación de agilidad, a la que el BMW X4 M40i también se aproxima, mientras que en el Audi SQ5 la respuesta del motor y del cambio se hace esperar algo más. En cualquier caso, los diferentes modos de conducción disponibles permiten adaptar a nuestro gusto los parámetros habituales sin mayor problema. 

CONSUMOS Audi SQ5 BMW X4 M40i Mercedes-AMG GLC 43
Consumo en ciudad 11,8 l/100 km 11,5 l/100 km 12 l/100 km
Consumo en carretera 8 l/100 km 8,6 l/100 km 9,4 l/100 km
Consumo medio 9,5 l/100 km 9,8 l/100 km 10,4 l/100 km

El Audi SQ5 es el menos deportivo por tacto y por un sonido de motor más discreto y aislado —los tres varían en función del modo de conducción seleccionado—, si bien la eficacia de su bastidor es de primer nivel, ya que cuenta con ciertos "trucos" para burlar, dentro de lo posible, las leyes de la física. Además de la suspensión adaptativa (en este caso neumática opcional), entre sus opciones encontramos dirección activa y diferencial trasero vectorial y, tanto en la entrada en curva como en los cambios de apoyo, da la impresión de ser el más ligero del lote, cuando realmente es el que más pesa. Los mencionados sistemas no sólo logran una envidiable precisión en la trazada, sino que también camuflan las inercias generadas en conducción deportiva realizando pequeñas correcciones sin que el conductor lo note —y antes de que el ESP deba actuar, retrasando o evitando su intervención—. Esto eleva la facilidad de conducción, pero también hace que tengas una percepción equivocada del peso del coche y, en ocasiones, de la situación real de adherencia de los neumáticos. La gran confianza que brinda y la facilidad de conducción que proporciona te puede hacer forzar las cosas más allá de lo recomendable, por lo que conviene no confiarse desconectando totalmente el ESP, ya que cuando el coche se desmanda, las inercias, antes camufladas, aparecen en gran cantidad, aunque sea siempre con reacciones nobles, casi de libro. Lo cierto es que por frenos, potencia y estabilidad no lo parece, pero no hay que olvidar que son dos toneladas de SUV. Su mayor virtud, sin embargo, es la excelente comodidad de marcha que proporciona, gracias a las suspensiones neumáticas que equipaba nuestra unidad, tanto que puede hacer las veces de vehículo familiar perfectamente utilizable en el día a día. Con ellas puede presumir de modo Offroad, que eleva la altura de la carrocería, una característica que sus rivales no ofrecen. 

Los SUV más exclusivosEl Mercedes-AMG GLC 43 también equipa este tipo de suspensión, aunque resulta el menos confortable de los tres. No cuenta con la posibilidad de elevar la carrocería para circular por campo, aunque en el maletero sí que dispone de un botón para rebajarla y facilitar la labor de cargar el equipaje (también el Audi SQ5). Es el único en el que no se puede desconectar totalmente el ESP, algo que en nuestro circuito impedía redondear algunas de las curvas a base de gas, pero que en carretera abierta, aunque el ritmo sea alto, no llegas a constatar porque resulta muy poco intrusivo. Su bastidor es muy equilibrado y su tacto de conducción, junto con el atractivo sonido y el sobresaliente funcionamiento del conjunto motor/cambio, le convierten en un "arma definitiva" para disfrutar al volante. 

ESPACIO Audi SQ5 BMW X4 M40i Mercedes-AMG GLC 43
Anchura delantera 147 cm 146 cm 145 cm
Anchura trasera 142 cm 142 cm 142 cm
Altura delantera 92-100 cm 90-95 cm 90-98 cm
Altura trasera 93 cm 91 cm 93 cm
Espacio para piernas 65-75 cm 74 cm 76 cm
Maletero 475-560 litros 450 litros 390 litros

Aunque sus amortiguadores son pilotados, el BMW X4 M40i es el único sin suspensión neumática, algo que, junto con su menor altura libre al suelo, le limita más fuera del asfalto, pero al mismo tiempo le aporta una conducción muy directa. Es el que más deportivo resulta, tanto por comportamiento como por su evocador sonido, tan poco discreto que en ocasiones echas de menos un modo específico para atenuar el bramido de sus escapes, que todavía puedes acentuar más en los modos Sport y Sport+. Las explosiones y petardeos al subir marcha, reducir o levantar el pie bruscamente del acelerador son constantes y más audibles que en sus rivales, que tampoco se quedan cortos en emitir todo tipo de "exabruptos" por sus escapes. El bastidor del BMW X4 M40i es el que brinda unas reacciones más inmediatas, con unos apoyos muy rápidos y un direccional eje trasero, así como el tren delantero más eficaz del grupo. 

También te puede interesar:

Audi SQ7 TDI, probamos el SUV Diesel más impresionante

Los seis SUV más deportivos

Porsche Macan GTS, el SUV más deportivo de su clase