Un mosquito resistente amenaza la lucha de África contra la malaria

Han surgido pruebas convincentes de que un brote de malaria en Etiopía este año fue causado por la llegada a África oriental de una especie de mosquito resistente a los insecticidas (Anopheles stephensi), que prevalece en el sur de Asia.

El mosquito Anopheles stephensi prospera en entornos urbanos.
El mosquito Anopheles stephensi prospera en entornos urbanos.

Este hallazgo complica los esfuerzos de eliminación de la enfermedad en África, donde ocurre el 95% de las infecciones de malaria en el mundo, y tiene a los investigadores preocupados porque el comportamiento de este mosquito es diferente al de otros portadores de malaria.

Los brotes han sido difíciles de controlar en África recientemente porque los trabajadores de la salud y los investigadores se han centrado en la pandemia de la Covid-19. De 2019 a 2020, las infecciones de malaria en África aumentaron un 7%, a alrededor de 228 millones.

Los datos presentados el pasado 1 de noviembre en la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Tropical e Higiene apuntan fuertemente a que las especies de mosquitos son las culpables del brote en Dire Dawa, Etiopía

Los investigadores han estado advirtiendo que este mosquito (Anopheles stephensi), que prevalece en el sur de Asia, podría estar detrás de los recientes aumentos de malaria en el este de África. Y los datos presentados el pasado 1 de noviembre en la reunión anual de la Sociedad Americana de Medicina Tropical e Higiene apuntan fuertemente a que las especies de mosquitos son las culpables del brote en Dire Dawa, Etiopía.

"Este es un trabajo muy importante", dice Seth Irish, entomólogo médico de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, Suiza. Los datos son especialmente convincentes, indica Jaishree Raman, bióloga molecular del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles en Johannesburgo, Sudáfrica, porque antes de que llegara Anopheles stephensi, las infecciones de malaria no habían sido comunes en Dire Dawa. Pero los casos se han disparado, de 205 en 2019 a más de 2.400 en lo que va de 2022.

Anopheles stephensies un mosquito invasor en África, donde amenaza con provocar brotes de malaria en entornos urbanos.
Anopheles stephensies es un mosquito invasor en África.

Hacer la conexión

Para determinar si este mosquito realmente está impulsando el aumento de la malaria en Dire Dawa, Fitsum Tadesse, biólogo molecular del Instituto de Investigación Armauer Hansen en Addis Abeba, Etiopía, y sus colegas identificaron a 98 residentes que habían dado positivo por la enfermedad.

Luego evaluaron a 213 personas que compartían un hogar con esos residentes, así como el mismo número que vivían con una persona que había dado negativo. Los del primer grupo tenían aproximadamente cuatro veces más probabilidades de tener también la enfermedad.

Para identificar la especie exacta, los investigadores buscaron criaderos y recolectaron ejemplares adultos en la cercanía de las casas de los incluidos en el estudio

Los resultados sugieren que un mosquito, que puede recoger parásitos de la malaria de la sangre de una persona infectada y propagarlos a otras personas cercanas, está involucrado en el brote. Para identificar la especie exacta, los investigadores buscaron criaderos y recolectaron ejemplares adultos en la cercanía de las casas de los incluidos en el estudio.

Alrededor del 97% de los mosquitos adultos recolectados eran Anopheles stephensi, y los investigadores encontraron más criaderos alrededor de los hogares de aquellos que habían dado positivo.

Los investigadores recolectaron muestras de áreas de almacenamiento de agua en Dire Dawa, Etiopía.
Los investigadores recolectaron muestras de áreas de almacenamiento de agua en Dire Dawa, Etiopía.

Una razón por la que los científicos han estado preocupados por este insecto es que es experto en la cría en recipientes de agua hechos por el hombre, como barriles o pozos, lo que hace que las áreas urbanas sean un lugar preferido.

Por el contrario, otros mosquitos portadores de malaria, a menudo, prefieren reproducirse en charcos y lagos estancados en entornos rurales. Muchas ciudades africanas se están urbanizando rápidamente, ofreciendo amplias oportunidades para que esta especie encuentre criaderos adecuados, apunta Irish. Y sus larvas son especialmente resistentes, añade Tadesse; El mosquito persiste incluso durante las estaciones secas, a diferencia de otros portadores de malaria, que mueren sin criaderos adecuados.

Este mosquito también es resistente a los insecticidas comunes, como el DDT y los piretroides

Otra preocupación es que prefiere los entornos exteriores a los interiores, lo que hace que algunos métodos convencionales de control de mosquitos, como las mosquiteras y la fumigación doméstica, sean ineficaces.

Es "cuestionable cuán factible es la eliminación de la malaria con las herramientas existentes", declara Jan Kolaczinski, quien dirige la unidad de control de vectores y resistencia a insecticidas en el Programa Mundial de Malaria de la OMS. Dado que este mosquito también es resistente a los insecticidas comunes, como el DDT y los piretroides, Kolaczinski recomienda más investigación sobre el uso de mosquitos genéticamente modificados para evitar que Anopheles stephensi se reproduzca.

Las lecciones del tratamiento de esta especie en la India, donde el mosquito ha causado brotes urbanos de malaria, también podrían ayudar, afirma Pradeep Srivastava, ex jefe de control de vectores y entomología en el Centro Nacional para el Control de Enfermedades Transmitidas por Vectores en Delhi. Una estrategia que ha funcionado es promulgar políticas más estrictas sobre el almacenamiento de agua, añade.

Algunos métodos convencionales de control de mosquitos, como las mosquiteras, son ineficaces.
Algunos métodos convencionales de control de mosquitos, como las mosquiteras, son ineficaces. Foto. Nature.

Hay mucho en juego: Yibuti, país vecino de Etiopía, estaba a punto de eliminar la malaria de sus fronteras en 2012, cuando los investigadores encontraron por primera vez a este mosquito. Desde entonces, las infecciones se han disparado, con más de 73.000 reportadas en 2020. En los últimos años, la especie se observó en el norte de Nigeria, a miles de kilómetros de todo el continente. La OMS emitió una alerta sobre éste en 2019 y en septiembre lanzó una iniciativa para detener su propagación.

Alrededor de 126 millones de personas que viven en ciudades africanas podrían estar en riesgo de malaria si este insecto continúa propagándose por todo el continente

Un análisis de 2020/1, también encontró que alrededor de 126 millones de personas que viven en ciudades africanas podrían estar en riesgo de malaria si este insecto continúa propagándose por todo el continente. La OMS está coordinando un programa piloto para distribuir una vacuna contra la malaria que fue aprobada en 2021 para su uso generalizado en niños.

La vacuna, que funciona creando anticuerpos contra la especie más mortal del parásito de la malaria (Plasmodium falciparum), tendrá una liberación limitada en Kenia, Malawi y Ghana, y estará disponible en otros países endémicos para 2025.

"No hay una bala de plata" para este vector de malaria de rápida propagación, revela Tadesse. "Necesitamos un enfoque diferente", concluye.

Fuente: Nature.

vacuna malaria

Relacionado

¿Qué desafíos conlleva la vacuna contra la malaria?

vacuna malaria 210706 01

Relacionado

¿Qué tiene de especial la nueva vacuna contra la malaria?

Relacionado

¿Cómo influye el cambio climático en la transmisión de la malaria?

Bill Gate ha financiado la creación de mosquitos modificados genéticamente para combatir la malaria.

Relacionado

Bill Gates y la polémica sobre los mosquitos modificados genéticamente

Relacionado

EEUU libera los primeros mosquitos transgénicos contra el zika, dengue y otras enfermedades