Hitos de la larga historia del feminismo

Desde la antigua Grecia hasta la lucha por el sufragio femenino, las marchas de mujeres y el movimiento #MeToo, la historia del feminismo es tan larga como fascinante. Repasamos algunos de sus hitos.

Antonio Alcaide

Los expertos señalan que el feminismo se ha desarrollado en tres olas.
Los expertos señalan que el feminismo se ha desarrollado en tres olas.

El feminismo, una creencia en la igualdad política, económica y cultural de la mujer, tiene sus raíces en las primeras épocas de la civilización humana. Por lo general, se divide en tres oleadas: la primera ola del feminismo, que se ocupa de los derechos de propiedad y el derecho al voto; el de la segunda ola, centrado en la igualdad y la antidiscriminación, y el feminismo de la tercera ola, que comenzó en la década de 1990 como una reacción violenta al privilegio percibido en la segunda ola para las mujeres blancas y heterosexuales.

Primeros pasos del feminismo

En su clásica República, Platón abogó por que las mujeres poseyeran “capacidades naturales” iguales a las de los hombres para gobernar y defender la antigua Grecia.

Cuando las mujeres de la antigua Roma organizaron una protesta masiva contra la Ley Oppia, que restringía su acceso de al oro y otros bienes, el cónsul romano Marcus Porcius Cato argumentó: “¡Tan pronto como empiecen a ser tus iguales, se habrán convertido en tus superiores!”

No todos estuvieron de acuerdo con Platón; Cuando las mujeres de la antigua Roma organizaron una protesta masiva contra la Ley Oppia, que restringía su acceso al oro y otros bienes, el cónsul romano Marcus Porcius Cato argumentó: “¡Tan pronto como empiecen a ser tus iguales, se habrán convertido en tus superiores!” (a pesar de los temores de Cato, la ley fue derogada).

La escritora Mary Wollstonecraft abogó enérgicamente por una mayor igualdad para las mujeres.
La escritora Mary Wollstonecraft abogó enérgicamente por una mayor igualdad para las mujeres.

En El libro “La ciudad de las damas”, la escritora del siglo XV Christine de Pizan protestó contra la misoginia y el papel de la mujer en la Edad Media. Años más tarde, durante la Ilustración, escritoras y filósofas como Margaret Cavendish, la duquesa de Newcastle-upon-Tyne, y Mary Wollstonecraft, autora de “A Vindication of the Rights of Woman”, abogaron enérgicamente por una mayor igualdad para las mujeres.

Abigail Adams, primera dama del presidente John Adams, consideró específicamente que el acceso a la educación, la propiedad y el voto eran fundamentales para la igualdad de las mujeres. En cartas a su esposo John Adams, Abigail advirtió: “Si no se presta especial cuidado y atención a las damas, estamos decididas a fomentar una rebelión, y no nos atendremos a ninguna Ley en la que no tengamos voz”.

La “rebelión” sobre la que amenazó Adams comenzó en el siglo XIX, cuando los llamados a una mayor libertad para las mujeres se unieron a las voces que exigían el fin de la esclavitud

La “rebelión” sobre la que amenazó Adams comenzó en el siglo XIX, cuando los llamados a una mayor libertad para las mujeres se unieron a las voces que exigían el fin de la esclavitud. De hecho, muchas líderes del movimiento abolicionista encontraron una ironía inquietante en defender los derechos de los afroamericanos que ellas mismas no podían disfrutar.

Primera ola de feminismo: el sufragio femenino y la convención de Seneca Falls

En la Convención de Seneca Falls de 1848, abolicionistas como Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott proclamaron audazmente en su ahora famosa Declaración de Sentimientos que “Sostenemos que estas verdades son evidentes; que todos los hombres y mujeres son creados iguales”. De manera controvertida, las feministas exigieron “su derecho sagrado al sufragio electivo”, o el derecho al voto.

Grupo de sufragistas en Londres.
Grupo de sufragistas en Londres.

Muchos asistentes pensaron que el derecho al voto de las mujeres estaba más allá de los límites, pero se convencieron cuando Frederick Douglas argumentó que no podía aceptar el derecho al voto como hombre negro si las mujeres no podían reclamar ese derecho. Cuando se aprobó la resolución, el movimiento por el sufragio femenino comenzó en serio y dominó gran parte del feminismo durante varias décadas.

En 1893, Nueva Zelanda se convirtió en el primer estado soberano en otorgar a las mujeres el derecho al voto, seguido por Australia en 1902 y Finlandia en 1906. En una victoria limitada, el Reino Unido otorgó el sufragio a mujeres mayores de 30 años en 1918

Lentamente, las sufragistas comenzaron a reclamar algunos éxitos: en 1893, Nueva Zelanda se convirtió en el primer estado soberano en otorgar a las mujeres el derecho al voto, seguido por Australia en 1902 y Finlandia en 1906. En una victoria limitada, el Reino Unido otorgó el sufragio a mujeres mayores de 30 años en 1918.

En los Estados Unidos, la participación de las mujeres en la Primera Guerra Mundial demostró a muchos que merecían una representación igualitaria. En 1920, gracias en gran parte al trabajo de sufragistas como Susan B. Anthony y Carrie Chapman Catt, se aprobó la 19ª Enmienda. Las mujeres estadounidenses finalmente se ganaron el derecho al voto. Con éste asegurado, las feministas se embarcaron en lo que algunos académicos llaman la “segunda ola” del feminismo.

Mujeres trabajando durante la Primera Guerra Mundial.
Mujeres trabajando durante la Primera Guerra Mundial.

Las mujeres comenzaron a incorporarse al mercado laboral en mayor número después de la Gran Depresión, cuando muchos hombres perdieron sus trabajos, lo que obligó a éstas a encontrar “puestos de mujeres” en carreras peor pagadas, pero más estables, como tareas domésticas, docentes y secretariales.

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas participaron activamente en el ejército o encontraron trabajo en industrias que antes estaban reservadas para los hombres. Tras el movimiento por los derechos civiles, las mujeres buscaron una mayor participación en el lugar de trabajo, con la igualdad de remuneración al frente de sus esfuerzos.

Feminismo de la segunda ola: la liberación de la mujer

Pero los obstáculos culturales permanecieron, y con la publicación de 1963 de The Feminine Mystique, Betty Friedan, quien más tarde cofundó la Organización Nacional para la Mujer, argumentó que todavía estaban relegadas a roles insatisfactorios en el hogar y el cuidado de los niños.

Gloria Steinem
La feminista Gloria Steinem, cofundadora del Caucus Político Nacional de Mujeres.

En ese momento, muchas personas habían comenzado a referirse al feminismo como "liberación de la mujer". En 1971, la feminista Gloria Steinem se unió a Betty Friedan y Bella Abzug para fundar el Caucus Político Nacional de Mujeres en Estados Unidos. Ms. Magazine, de Steinem, se convirtió en la primera revista en presentar el feminismo como tema en su portada en 1976.

La Enmienda de Igualdad de Derechos, que buscaba la igualdad legal para las mujeres y prohibía la discriminación por motivos de sexo, fue aprobada por el Congreso norteamericano en 1972

La Enmienda de Igualdad de Derechos, que buscaba la igualdad legal para las mujeres y prohibía la discriminación por motivos de sexo, fue aprobada por el Congreso norteamericano en 1972 (pero, luego de una reacción violenta de los conservadores, nunca fue ratificada por suficientes estados como para convertirse en ley).

Feminismo de la tercera ola: ¿Quién se beneficia del movimiento feminista?

Los críticos han argumentado que los beneficios del movimiento feminista, especialmente la segunda ola, se limitan en gran medida a las mujeres blancas con educación universitaria, y que el feminismo no ha abordado las preocupaciones de las mujeres de color, lesbianas, inmigrantes y minorías religiosas.

#MeToo y marchas de mujeres

Para la década de 2010, las feministas señalaron casos destacados de agresión sexual y “cultura de la violación” como emblemáticos del trabajo, que aún queda por hacer para combatir la misoginia y garantizar la igualdad de  derechos.

Una imagen de la marcha de las Mujeres en Washington DC.
Una imagen de la marcha de las Mujeres en Washington DC.

El movimiento #MeToo ganó nueva prominencia en octubre de 2017, cuando el New York Times publicó una investigación condenatoria sobre las denuncias de acoso sexual contra el influyente productor de cine Harvey Weinstein. Muchas más mujeres presentaron acusaciones contra otros hombres poderosos, incluido el presidente Donald Trump.

Más de 3 millones de personas en ciudades de todo el mundo realizaron manifestaciones simultáneas en todo el mundo

El 21 de enero de 2017, el primer día completo de la presidencia de Trump, cientos de miles de personas se unieron a la Marcha de las Mujeres en Washington DC, una protesta masiva dirigida contra la nueva administración y la amenaza percibida que representaba para los derechos reproductivos, civiles y humanos. No se limitó a Washington: más de 3 millones de personas en ciudades de todo el mundo realizaron manifestaciones simultáneas en todo el mundo.

Fuente: History.

Reclutamiento para la formación de mujeres en la Primera Guerra Mundial.

Relacionado

Cinco trabajos que asumieron las mujeres en la Primera Guerra Mundial

Manifestantes del siglo XIX a favor del sufragio femenino en Alemania.

Relacionado

Cómo llegó el sufragio femenino a Alemania

Las mujeres en Suiza no pudieron votar hasta 1971. En la foto, carteles pidiendo el sufragio universal.

Relacionado

El largo camino del voto femenino en Suiza