Nuevo Renault Mégane Electric: nos subimos a un eléctrico de lo más racional y que quiere ser SUV

Quiere jugar a ser SUV pero no llega por altura -1,5 metros-. Quiere jugar a ser un compacto desde su cortedad de carrocería -4,21 metros- y aquí sí que llega superando habitabilidades y capacidades de su hermano Mégane de combustión. Así es este nuevo Renault Mégane Electric con 40 o 60 kWh de batería combinándose respectivamente con motores de 130 y 217 CV.

Juan Carlos Payo.

Nuevo Renault Mégane Electric: nos subimos a un eléctrico de lo más racional que quiere ser SUV.
Nuevo Renault Mégane Electric: nos subimos a un eléctrico de lo más racional que quiere ser SUV.

Como todo modelo eléctrico de nuevo cuño y realizado bajo una plataforma exclusivamente eléctrica, el nuevo Renault Mégane Electric presume de una gran batalla fruto de la ausencia de motor de combustión –esto permite eliminar el equipo de climatización del salpicadero para ganar aún más espacio delante- que permiten llevar las ruedas a las esquinas –agilidad en maniobras-. La configuración de las baterías en este nuevo Mégane Electric también permite presumir de un suelo plano y de un paquete de baterías que es el más fino existente en el mercado -11 centímetros de grosor para 395 kilos de peso - rebajando además el centro de gravedad del vehículo para ganar calidad de comportamiento -90 mm más bajo que un Renault Mégane de combustión-.

Otro de los puntos que más te sorprenderán en el nuevo Renault Mégane Electric son sus dimensiones exteriores contenidas que facilitan su manejabilidad urbana y en trazados sinuosos –por longitud exterior es un segmento B- con un amplio interior, éste sí de segmento C, gracias a una gran batalla de 270 cm. Esta distancia entre ejes es 3 cm más que un Mégane  berlina-4,36 metros de longitud total-.

Renault Mégane Electric
Renault Mégane Electric.

En este nuevo eléctrico 100 por ciento de Renault, se aprovechan de la plataforma CMF-EV realizada en colaboración con la Alianza y que estrenará el más grande Nissan Ariya –este Mégane se venderá en el primer trimestre de 2022 aunque se aceptan pedidos desde principios de septiembre-. En cuanto a forma y fondo, se ha buscado la máxima eficiencia y así vemos cómo se ha optimizado la altura en el umbral de 1,5 metros –Captur 1,57 m de alto- para mejorar la eficiencia aerodinámica y siempre buscando el peso contenido del conjunto que se queda en 1.624 kilos. Solo lo conoceremos como tracción delantera y con un único motor eléctrico.

Renault Mégane Electric: 470 km de autonomía

60 kWh como tope de batería y 470 km de autonomía –también hay 40 kWh- te pueden parecer pocos para este nuevo Renault Mégane Electric en la escalada actual de la autonomía a cualquier precio pero se ha buscado el perfecto equilibrio entre coste, sobrepeso y huella energética en su producción. Y se ha buscado, además de un consumo ajustado –aerodinámica y ligereza del conjunto combinado con consumo del motor-, una recarga fácil y rápida para esos viajes largos que te permitan incrementar autonomía de manera cómoda.

Velocidad máxima reducida a 160 km/h, ya que de momento la alta velocidad es uno de los enemigos mayores de la electrificación. Motores ofertando 96 kW (130 CV) y 250 Nm de par en su configuración de acceso –flotas principalmente- y 160 kW (218 CV) y 300 Nm, en este caso con un 0-100 km/h de 7,4 segundos.

Renault Mégane Electric
Renault Mégane Electric: así es su interior.

Renault Mégane Electric: nos subimos al nuevo eléctrico

Momento para acercarnos y tomar asiento en el nuevo Mégane Electric. Frontal muy poderoso con una escenografía que nos hace focalizar en un logo central de nuevo cuño y también de un gran tamaño. Acceso delantero gracias a unas manetas escamoteables siempre llamativas y que completan el efecto wow que arranca con un juego lude luces delantero y trasero al detectar que nos acercamos al coche –también, siguiendo modas, el rombo de Renault se proyecta en el suelo-.

Ya dentro, poderosa puesta en escena de la información vía lo que Renault denomina OpenR y que suma con formato digital un cuadro de mandos frontal de 12,3 pulgadas junto a la pantalla central de 12 pulgadas -9 pulgadas en las versiones de acceso-, formando ambos conjuntos una especie de L digital. El sistema de infoentretenimiento ha sido desarrollado conjuntamente con Google para presumir de vanguardia en cuanto a posibilidades.

CONOCE A SU NUEVO RIVAL, EL KIA E-NIRO

El manejo del cambio se sitúa en la columna de la dirección con lo que se libera espacio que se destina a lograr “espaciosidad” visual y también para encontrar huecos portaobjetos que suman hasta 30 litros en este modelo. Consola central en este Mégane Electric virada hacia el conductor, volante grande y achatado por arriba y por abajo, cada vez con más importancia en el manejo de funcionalidades secundarias- 12 botones-, más allá de marcar dirección. Bonito efecto anfiteatro en el salpicadero con aireadores verticales para conductor y horizontales para acompañante.

Renault Mégane Electric
Renault Mégane Electric: un eléctrico muy digital.

Maletero de formas muy aprovechables con 440 litros que son para presumir si comparamos con un rival directo como el Kona que ofrece bajo una longitud similar, 332 litros de capacidad. Eso sí, la boca de carga, quizás un poco alta. Especialmente cómodas resultan las plazas traseras en cuanto a acceso, apoyándose en ese piso plano y una estudiada inclinación del asiento que hace que no tengamos que ir con las rodillas en posición muy elevada. Eso sí, altura al techo justa –no es un SUV- y con visión lateral para ocupantes menudos un tanto justa. Cuatro modos de conducción –Eco, Comfort, Sport y el configurable por el conductor My Sense- para que el coche adopte la personalidad que buscamos en cada momento que se combinan con cuatro niveles de frenada regenerativa que se activan desde unos comandos tras el volante.

A nivel de seguridad y de ayudas a la conducción, el nuevo Renault Mégane Electric ofrece un arsenal imbatible con 26 propuestas que le dan la calificación 2 en cuanto a nivel de conducción autónoma. Nos quedamos con un evolucionado control de crucero adaptativo que ahora se combina con el conocimiento cartográfico de rotondas, intersecciones, límites especiales de velocidad o tramos peligrosos para adaptar mejor la velocidad en todo momento no solo a los coches colindantes sino también a las condiciones generales.

 

El nuevo Kadjar tomará muchos rasgos del Renault Megane E-Tech (en la foto).

Galería relacionada

Renault Mégane Electric: primeras fotos oficiales

Archivado en:

Renault Talisman 2021

Relacionado

Renault Talisman 2021: todas las novedades de la berlina para este año

Renault Mobilize Limo, el nuevo sedán llegará a Europa en unos meses

Relacionado

Renault Mobilize Limo: el inédito sedán llegará a Europa en unos meses

Los mejores vídeos