VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Volkswagen ya cuenta con 1.650 pedidos de su T-Cross, un SUV de sólo 4,11 metros de largo, pero con un interior muy versátil gracias a su amplitud y recursos como el desplazamiento longitudinal de la banqueta trasera.
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior
VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Semanas atrás teníamos la oportunidad de conducir por primera vez el SUV más pequeño de Volkswagen, el T-Cross. Es el quinto de una familia que no ha dejado de crecer desde el lanzamiento del la primera generación del Touareg, en 2002; pero que ha cogido carrerilla en cuanto al incremento de miembros en los últimos años, con la aparición de los Volkswagen Tiguan Allspace, la versión de hasta siete plazas del Tiguan, siempre de cinco; y T-Roc.

Publicidad

Con éste se vincula al nuevo Volkswagen T-Cross, dos modelos a los que apenas les separan unos pocos centímetros de largo y que comparten algunos motores, cajas de cambios, etc.,; aunque el T-Roc utiliza la misma plataforma del Golf (MQB) y el nuevo T-Cross, la del Polo (MQB A0).

De hecho, el Volkswagen T-Cross se fabrica en exclusiva para Europa en la factoría de Landaben (Navarra), la misma de la que vienen saliendo los Polo desde 1984. Por primera vez desde que está en manos de Volkswagen —con anterioridad perteneció a Authi y, luego, a Seat—, el complejo navarro dispone con el T-Cross de un segundo modelo en sus líneas de producción.

El Volkswagen T-Cross mide 4,11 m, con lo que se convierte en el SUV más pequeño de todo el grupo industrial, por delante del Seat Arona (4,14 m) o el inminente Skoda Kamiq (4,24 m). Sus rivales son, además de sus primos del grupo Volkswagen, modelos como el DS3 Crossback, Ford EcoSport, Renault Captur, Kia Stonic, Nissan Juke, Hyundai Kona, Citroën C3 Aircross, etc. En este enlace puedes encontrar una supercomparativa con información sobre muchos de ellos.

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Volkswagen T-Cross, espacio interior

El enfoque del Volswagen T-Cross es fundamentalmente urbano y, pese al tamaño de su carrocería, puede revelarse como muy versátil. En esto es clave el aprovechamiento de su habitáculo que, por primera vez, hemos tenido la oportunidad de medir coincidiendo con la presentación nacional de este modelo.

Publicidad

El maletero tiene una capacidad declarada de 385 l, que coincide con lo que hemos encontrado en nuestras mediciones preliminares con el suelo móvil en la posición más baja. Son 60 l de diferencia con el T-Roc, respecto al que gana la posibilidad de desplazar la banqueta trasera longitudinalmente para poder repartir a conveniencia el espacio entre pasajeros y carga. La banqueta se desplaza 14 cm y lo hace siempre de una sola pieza: es un recurso poco habitual y que, entre los coches de tamaño parecido, sólo encontramos en los Renault Captur y Citroën C3 Aircross.

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Aprovechando ese desplazamiento, y aún a costa de dejar muy poco espacio para las piernas de hipotéticos ocupantes posteriores del Volkswagen T-Cross, el maletero alcanza una notable capacidad: 465 l, con lo que puede llegar a ser más grande que el del Volkswagen T-Roc.

Un buen detalle es que el suelo puede dejarse erguido, sin tener que sujetarlo con la mano, gracias a dos pestañas situadas por debajo de la bandeja oculta-equipajes, con lo que se facilita el acceso a la zona técnica en la que puede situarse una rueda de repuesto.

El espacio para las personas en el nuevo SUV de Volkswagen es equivalente al que se puede encontrar en un T-Roc, en cuanto a anchura o cota vertical, si bien con una diferencia de unos cuatro centímetros en la longitudinal. En las primeras medidas, el T-Cross es el mejor de su clase, en tanto que en espacio para las piernas es semejante al de los Seat Arona, Mazda CX-3 u Opel Crossland X, aunque sin alcanzar a la referencia, el Renault Captur.

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Volkswagen T-Cross, funcionalidad

Es, por tanto, un muy correcto cuatro plazas que, además, cumple muy bien funcionalmente. En este sentido encontramos la pega de que carece de asideros en el techo que hagan a los ocupantes más fácil asirse que a los de las puertas, especialmente cuando se circula por carreteras con curvas abundantes. Sin embargo, y como el T-Roc, no encontramos inconvenientes prácticos a que los plásticos no sean mullidos y, aunque no son muy grandes, hay suficientes huecos en el habitáculo para vaciarse los bolsillos, como es el caso del que hay por delante del cambio y en el que, presumiblemente, se instalará el cargador inalámbrico —no lo tenía la unidad que pudimos conducir y que tenía un nivel de acabado intermedio— o el que hay, sin tapa, en la zona superior del salpicadero, además de las de las puertas. Un buen detalle es que, en zona de la consola central que da frente a los pasajeros posteriores, además de un pequeño hueco encontramos dos conexiones USB que pueden servir para dar energía eléctrica a aparatos electrónicos. También tienen el servicio de bolsas en los respaldos de los dos asientos delanteros.

Nos ha gustado la posición de conducción, muy natural. Obviamente es más alta que la del Polo (unos 10 cm) y el asiento, incluso en una versión no muy equipada, es cómodo por mullido e, incluso, da una correcta sujeción lateral. Se cuenta con regulaciones en altura y profundidad del volante y, si se elige el acabado Sport, tras éste puede encontrarse una pantalla digital para la instrumentación que admite una variedad considerable de configuraciones, hasta con una muy llamativa en la que se llevan hasta allí los mapas del navegador. Incluso pueden ocuparla totalmente. La versión más sencilla de la instrumentación, con indicadores analógicos, ya es por si misma una buena elección por los fácilmente que se leen sus datos.

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Los mapas y las indicaciones de guiado también pueden aparecer en la pantalla central del salpicadero, en la que es posible disponer de más funciones relacionadas con el equipo de sonido, teléfono, aplicaciones, configuraciones del vehículo, etc. Su tamaño es de 8” y es de serie en el acabado Sport, si bien también formará parte del equipamiento estándar en los otros dos niveles en la fase de lanzamiento del modelo. En el caso del nivel Edition, este paquete de lanzamiento también se complementará con el climatizador y App Connect; en el Advance, con, además de lo anterior, el control de velocidad de crucero incluyen del sistema Front Assist; y en el Sport, con la cámara de visión posterior y el VW Digital Cockpit.

Publicidad

Volkswagen T-Cross, motores y niveles de equipamiento

Volkswagen ha descartado incorporar versiones con tracción total —el T-Cross es siempre, por tanto, de tracción delantera—, así como sistemas de propulsión híbridos en este SUV, de manera que la oferta la constituyen motores de gasolina, con el 1.0 de tres cilindros en versiones de 95 y 115 CV, este último con la posibilidad de contar con el cambio DSG7 como alternativa al manual de serie en ambos motores —de cinco marchas para el menos potente, seis para el que más—; o el 1.6 TDI de 115 CV, siempre manual y con cinco marchas.

Más adelante también contará con un motor que se está ganando el adjetivo de «universal» dentro del grupo industrial, con su paulatina utilización en buena parte de los modelos: el 1.5 TSI de 150 CV, exclusivamente con el acabado Sport y caja de cambios DSG7.

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

VW T-Cross, un SUV pequeño muy versátil: analizamos su interior

Todos cuentan con la etiqueta ambiental C y, los que hoy están a la venta, emiten entre 130 y 140 g/CO2 con la norma WLTP.

Nos remitimos a las impresiones de nuestro compañero Óscar Díaz en cuanto al chasis, muy equilibrado desde todo punto de vista, con sensaciones enormemente parecidas a las que podríamos encontrar en un Polo; y las completamos con las del 1.0 de 115 CV con la DSG7. Este motor se nos antoja como una excelente opción para el T-Cross en la medida de que responde con solvencia incluso en carretera de montaña y, salvo puntualmente, no es ruidoso. Tampoco vibra de manera que condicione el confort de los ocupantes y el DSG7 funciona muy competentemente. Sí le falta a esta caja de cambios la posibilidad de disponer de paletas o levas asociadas al volante que permitan al conductor cambiar de marcha más cómodamente que teniendo que dirigirse a la palanca selectora. Esta cuenta, además de con esa función secuencial, con un modo Sport con el que el motor tiende a ir en una marcha más corta que si se emplea D.

Los precios arrancan de los 18.990 euros para el 1.0 TSI 95 CV con nivel Edition, 21.310 para el 1.0 TSI con acabado Advance y 21.790 para el 1.6 TDI Edition. El salto de este nivel básico al intermedio Advance supone 1.630 euros, en tanto que el de éste al Sport, 1.920.

Publicidad

Habrá una versión First Edition de comercialización temporal y dotada de manera parecida a los Sport, si bien con llantas de aleación de 18”, Light Assist, un sistema de sonido Beats y el equipo multimedia Discover Media, por 2.070 euros respecto al nivel tomado como base.

Publicidad
También te puede interesar

El organismo europeo Euro NCAP, encargado de evaluar y testar el nivel de seguridad de los vehículos, acaba de poner a prueba los nuevos Mazda3, Toyota RAV4 y Corolla, Renault Clio, VW T-Cross, Audi e-tron y Lexus UX.

No hace falta renunciar a nada si el cuerpo te pide un SUV. Ni siquiera a carácter. Este especial VW T-Roc tiene motor y chasis para todo. Si buscas un SUV compacto rápido y sin fisuras, ¡aquí lo tienes!