No hay mercado para más coches: cuando el automóvil ya no es buen negocio

Las normas anti-contaminación, nuevos hábitos de consumo, otras modalidades de adquisición… La industria del automóvil se enfrenta a numerosos interrogantes. Tantos, que nuevas marcas muy esperadas anuncian ya la cancelación de sus proyectos.

No hay mercado para más coches: cuando el automóvil ya no es buen negocio
No hay mercado para más coches: cuando el automóvil ya no es buen negocio

Yamaha, Dayson, Fadaray Future… ¿hay espacio ya para nuevos actores en la industria del automóvil? ¿Es económicamente rentable atreverse a lanzar nuevos coches? Tanto la primera, como la segunda pregunta, pueden ya hoy tener claramente un “NO" como respuesta. Así, al menos, se intuye ya tras los últimos movimientos a los que hemos asistido en el sector del motor. No son, desde luego, tiempos fáciles para nadie… y mucho menos para quien aspira a empezar de cero.

Difícil para los que están...

Acuciados por nuevas y muy estrictas normas anti-contaminación, que en los próximos meses vendrán aparejadas con fuertes multas económicas para quien no cumpla (que serán mucho), a las marcas de coches no les queda otra que reinventarse o escapar. Infiniti ya anunció que abandonaba Europa, y no nos extrañaría que alguna otra firma terminara copiando este ejemplo. Mientras, hay quien da un paso al frente, como Toyota, Honda, Smart o Volvo, y acotan su negocio, anunciando planes que pasan en los próximos 3-5 años por vender solo coches híbridos o eléctricos.

A estos problemas llamémoslos medioambientales, donde podríamos incluir también las restricciones de tráfico que están replanteando también el concepto de propiedad del coche en las ciudades, se suman nuevos hábitos de consumo… y de uso. Coches compartidos entre los jóvenes, renting o nuevas modalidades de suscripción obligan a analizar de nuevo el negocio. Dos noticias que hemos conocido en las últimas horas ahondan en esta alerta.

No hay mercado para más coches: cuando el automóvil ya no es buen negocio

James Dyson ha anunciado que no lanzará finalmente su coche eléctrico

Un reportaje de The New York Times acaba de anunciar que en París (como un ejemplo de gran ciudad) se ha reducido abruptamente el número de coches entre 1999 y 2016. Hasta un 21 por ciento menos de hogares tiene hoy automóvil en propiedad, por lo que solo un tercio ya de los parisinos tiene hoy coche en propiedad. En esta misma línea, ayer mismo, Lutz Meschke, miembro del consejo de administración de Porsche al frente de las finanzas del fabricante, aseguró que “Porsche debe diversificar soluciones y no solo vender coches si quieres seguir siendo rentable". El directivo confirmó que “el 60 por ciento de las personas vivirán en las principales ciudades, y aquí la venta de automóviles se reduce significativamente".

...Imposible para los que vienen

Ante este complicado horizonte, no extraña ya por tanto que quien soñaba con entrar en este mercado se lo haya pensado dos veces. No una, ni dos… sino hasta a tres importantes cancelaciones de proyectos hemos asistido esta semana. Y todos importantes. El primero lo anunció Dyson, el famoso fabricante de electrodomésticos, que prometía entrar a lo grande en el coche eléctrico. James Dyson, su fundador, ha terminado reconociendo en una carta dirigida a sus empleados que, tras muchos estudios, finalmente el automóvil hoy “no es comercialmente viable". Y eso a pesar de estar convencido de que era “un vehículo fantástico".

No hay mercado para más coches: cuando el automóvil ya no es buen negocio

Faraday Future

Claro que si esperado era el coche eléctrico de Dyson, el proyecto de Faraday Future no era menos. Presentado en el CES de Las Vegas con un primer prototipo que proclamaba ya el mejor rival de Tesla, y a un mejor precio, finalmente parece que nunca lo veremos. Su fundador, el chino Jia Yueting, se acaba de declarar en bancarrota en Estados Unidos tras acumular una enorme deuda en su ambiciosa ofensiva. Las cuentas con el coche eléctrico parece que tampoco terminan de salir para los aspirantes a nuevos actores.

Y, para terminar, otro ejemplo que conocimos ayer mismo en el Salón de Tokio: Yamaha, también muy esperada, anuncia que cancela el desarrollo de automóviles. ¿Por qué? Adivina: tras presentar en los últimos años varios conceptos, su portavoz, Naoto Horie, ha comunicado el cese de proyecto ya que “los automóviles ya no figuran en los planes a largo plazo de Yamaha". “Es una decisión tomada por el presidente Hidaka", ha proseguido, porque “el mercado es particularmente difícil. Ahora vemos otras oportunidades". Y estas pasan por el anuncio, a cambio, de nuevos conceptos de movilidad urbana, como bicicletas, motocicletas o patinetes. ¿Es casualidad que todo suceda a la vez?

La prohibición (o no) del diésel y la gasolina en España, en 7 claves y opiniones

Relacionado

¿Prohibirá España el diésel y la gasolina? Todas las claves y opiniones

Opinión: las marcas de coches que no lleguen a los límites de CO2, ¿están muertas?

Relacionado

Opinión: las marcas de coches que no lleguen a los límites de CO2, ¿están muertas?

Los mejores vídeos