Inventa el motor definitivo: hace que los coches eléctricos sean totalmente sostenibles

Un adolescente norteamericano ha creado un motor eléctrico que prescinde del uso de minerales raros y que le ha permitido ganar un importante premio en Estados Unidos.

Así es la idea creada por un joven de 17 años que podría hacer de los motores eléctricos totalmente sostenibles. Foto: Society for Science.
Así es la idea creada por un joven de 17 años que podría hacer de los motores eléctricos totalmente sostenibles. Foto: Society for Science.

Con la fecha puesta en el 2035 para que en Europa solo se vendan coches eléctricos –y veremos qué sucede en el resto de continentes–, se avecina un importante reto: eliminar o, menor grado, paliar los problemas que más adolecen a la tecnología de movilidad eléctrica. Autonomías, modos de carga más rápidos, infraestructura, costes de desarrollo… Cualquier innovación será bienvenida para que la transición al coche eléctrico sea algo beneficioso para todos.

Si bien un coche eléctrico no emite emisión alguna durante su movimiento, muchos ponen en duda que se habla de la sostenibilidad al cien por cien de este tipo de vehículos. ¿Y si se tiene en cuenta la extracción de materiales raros para la fabricación de motores y baterías, o el tan delicado tema del reciclado de este tipo de componentes? Hay que recordar que la extracción de estos minerales raros es un proceso muy costoso y que genera grandes cantidades de residuos radioactivos.

Así es la solución de Robert Sansone: un motor eléctrico que no usa minerales raros.

La solución de un estudiante de 17 años

Pues bien, desde Estados Unidos nos llega una propuesta que podría convertirse en tabla de salvación para hacer del coche eléctrico mucho más sostenible de lo que lo es en la actualidad, teniendo en cuenta estos aspectos. Y la propuesta la trae Robert Sansone: tiene 17 años, es de Florida y quiere estudiar ingeniería en el MIT.

Intentamos alejarnos de los combustibles fósiles para ser más sostenibles, pero en cambio estamos utilizando estos materiales escasos de la tierra en los motores eléctricos. Quería encontrar una manera de tener motores que no usasen materiales raros de la tierra y que, por tanto, fueran más sostenibles. Y sé que hay diseños que no utilizan estos materiales, como el motor de reluctancia síncrono”, confesó Robert en una entrevista.

El protagonista de esta historia es un estudiante que ha logrado crear un motor eléctrico que no utiliza tierras raras para su fabricación. Este joven ha tomado como base un motor de reluctancia síncrono y le ha dado un enfoque diferente, introduciendo un nuevo campo magnético entre el rotor, que acciona el mecanismo que genera dichos campos magnéticos, y el disco, para lograr la potencia y par instantáneos necesarios para mover el vehículo. Para ello, incluso ha creado alguno de los materiales en impresora 3D.

Esta innovación –que no es la única que ha creado Robert–, para la cual tuvo que crear por su cuenta hasta 15 prototipos fallidos, le ha valido para ganar el premio a la innovación, de 75.000 dólares, en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería de Regeneron, la más importante entre las escuelas de secundaria de los Estados Unidos y que ha reunido a 1.800 estudiantes innovadores de todo el mundo. De momento, es pronto para pensar que la propia solución de Robert pueda ser aplicada de verdad en coches eléctricos, si bien con el apoyo económico necesario podría convertirse en una solución real de futuro.

Toda la realidad del coche eléctrico

Relacionado

Toda la realidad del coche eléctrico: países que más venden, con más en uso y en puntos de carga…

El coche eléctrico barato que ya triunfa en España y logra además un 10 en los test de eficiencia

Relacionado

El coche eléctrico barato que ya triunfa en España y logra además un 10 en los test de eficiencia

Nuestros destacados