El Gobierno subirá el diésel y la gasolina y creará un nuevo impuesto por el uso del coche

La presentación de un plan nacional a largo plazo anticipa ya, no solo una esperada subida del diésel, sino también ahora de la gasolina, así como la creación de un nuevo impuesto por el uso del coche.

El Gobierno subirá el precio del diésel y la gasolina y creará un nuevo impuesto al uso del coche. Foto: Cordon Press.
El Gobierno subirá el precio del diésel y la gasolina y creará un nuevo impuesto al uso del coche. Foto: Cordon Press.

En una rueda de prensa acompañado de instituciones públicas y privadas, Pedro Sánchez presentó ayer “España 2050: Fundamentos y propuestas para una Estrategia Nacional a Largo Plazo”. Este documento recoge las guías por las que el Gobierno cree que debe avanzar el futuro de nuestro país, animando a todos los actores políticos a participar juntos y dejar de lado las cuestiones partidistas.

El proyecto quiere buscar soluciones para las próximas tres décadas y plantea los problemas a los que nos podemos enfrentar si no se toman medidas drásticas, especialmente en lo referente al medio ambiente y, por tanto, a la movilidad y el uso del coche. Por tanto, además de la despoblación o los retos contra la pobreza, entre otros, los cambios en movilidad se plantean claves para el futuro.

En este sentido, el Gobierno ya ha tomado algunas medidas muy sonadas en las últimas semanas. La prohibición de vender vehículos ligeros con motor de combustión a partir de 2040, la creación de zonas de bajas emisiones en todas las ciudades con más de 50.000 habitantes o el impulso del tren como medio de transporte de personas y mercancías son sólo algunas de las medidas recogidas en la última Ley de Cambio Climático.

Utilizar y mantener un coche, cada vez más caro

En la misma línea de esta última Ley de Cambio Climático han llegado las pautas planteadas en el Plan de Recuperación que el Gobierno ha enviado a Europa, donde se ha anunciado la implantación de peajes en todas las carreteras españolas de gran capacidad. El objetivo es sostener económicamente su mantenimiento con los kilómetros recorridos por los conductores. Y no hay que olvidar las voces que ya se han oído sobre la equiparación de precios entre el diésel y la gasolina.

En este contexto, el Gobierno ha presentado su “España 2050: Fundamentos y propuestas para una Estrategia Nacional a Largo Plazo”. En este documento podemos leer cómo la presión para tener un coche privado aumentará en las próximas décadas, asegurando que en 2050 habrá más bicicletas en las ciudades, un mayor volumen de coche compartido y se establecerá el coche autónomo.

El Gobierno plantea elevar los impuestos del diésel y la gasolina en los próximos años
El Gobierno plantea elevar los impuestos del diésel y la gasolina en los próximos años

Todo ello, se supone, que provocará un descenso en el número de los automóviles privados y, además, sus dueños tendrán que enfrentarse a un mantenimiento más caro. En el proyecto ya se señala que si se quiere seguir reducir el impacto climático del vehículo de combustión se tendrán que subir los precios del diésel y la gasolina, elevando sus impuestos hasta situar los precios al mismo nivel que los primeros ocho países europeos. Para hacernos una idea y poner solo dos ejemplos, esta misma semana el precio medio de un litro de gasolina 95 en España era de 1,338 euros, mientras que en Alemania se ha pagado 1,460 euros y en Francia 1,511 euros. El diésel se ha pagado en nuestro país a 1,200 euros, por los 1,309 euros de Alemania y los 1,399 euros de Francia.

Pero el combustible no será lo único que se encarecerá. El Gobierno plantea la creación de un impuesto que sustituya al de matriculación y grabe el uso del coche con criterios más modernos. En él se recogería el peso del vehículo, su potencia y sus emisiones, lo que permitiría ajustar más dicho tributo a lo que se paga actualmente.

De hecho, relacionado con este nuevo gravamen, esta misma semana hemos visto cómo Cataluña daba luz verde a partir de noviembre a su nuevo impuesto al CO2. Esta tasa gravará las emisiones de cada coche, será progresivo y se sumará al de matriculación y circulación. Es probable, por tanto, que en el futuro se afronte una reforma que vaya por esta línea y que redefina los tributos a pagar por cada vehículo. Este cambio hace tiempo que se considera necesario, con el objetivo de modernizar los criterios actuales, pero supone un gran problema fiscal para el Gobierno que se atreva a acometer este cambio, pues el dinero obtenido por el impuesto de matriculación engorda las arcas estatales mientras que el de circulación hace lo propio con las municipales.

 

Archivado en:

Ya hay fecha final para la prohibición de los coches diésel y gasolina: el Gobierno aprueba la ley.

Relacionado

Ya hay fecha final para la prohibición de los coches diésel y gasolina: el Gobierno aprueba la ley

Lo que ha subido en 2021 el precio de los coches con el “nuevo” impuesto de matriculación.

Relacionado

Lo que ha subido en 2021 el precio de los coches con el “nuevo” impuesto de matriculación

Los mejores vídeos