Chips de carburo de silicio, ¿la nueva solución tecnológica revolucionaria para el automóvil?

Bosch produce en serie y suministra desde este mes de diciembre sus nuevos semiconductores de carburo de silicio. ¿Son la solución a la actual crisis de los microchips?

Bosch lidera la fabricación de microchips de carburo de silicio en Europa.
Bosch lidera la fabricación de microchips de carburo de silicio en Europa.

Como si de una bola de cristal se tratase, Bosch aparece en el momento y escenario oportuno para hacer frente a la tremenda escasez de semiconductores que vive todo el planeta y, en especial, Europa. La exagerada dependencia en los últimos tiempos de la región asiática en materia de microchips, entre los que se incluyen los fabricantes de automóviles, está siendo una de las principales causas de la actual crisis de escasez que vive el sector.

La pandemia por coronavirus agudizó esta falta de semiconductores general, pero que está sufriendo de forma importante el sector del automóvil, que ve de forma impotente como la producción de vehículos cae y, en consecuencia, las ventas y los tiempos de espera en la entrega. La Unión Europea ya avisó hace unos meses que llevaría adelante una nueva Ley Europea de Chips para que nuestro continente se ponga a la altura de los asiáticos en lo que a producción y suministro se refiere. De momento, esta medida llega tarde para intentar recuperarse del batacazo que sufre el sector en este 2021.

Empresas como Bosch, a la que mencionamos antes, aparecen ahora en escena de forma esencial. La compañía proveedora mundial de tecnología y servicios comienza en este mes de diciembre la producción en serie de una nueva generación de microchips que podrían poner parte de la solución al problema que vive el sector automovilístico. Son los chips de carburo de silicio (SiC).

Microchips de carburo de silicio.
Microchips de carburo de silicio.

¿Qué son los semiconductores de carburo de silicio?

Estos nuevos microchips son “pequeños, potentes y extremadamente eficientes”. Bosch lleva un par de años desarrollando esta tecnología, incluidos sus propios procesos de fabricación, y ya a principio de año empezó a fabricarlos para su validación por parte de sus clientes. Ahora, llega el momento de producirlos en serie y suministrarlo a los fabricantes de automóviles en un momento clave.

El gran secreto que reside en estos SiC está en que destacan principalmente en aplicaciones que consumen mucha energía, gracias a su “uso particularmente eficiente” de esta energía. Una tecnología que encaja perfectamente en los coches eléctricos y en la electromovilidad en general, al alza en los últimos tiempos y piedra angular del sector para las próximas décadas. El uso del carbono sobre la base de silicio (elemento común en los semiconductores), permite a los SiC soportar frecuencias de conmutación más altas y perder la mitad de energía en forma de calor en comparación con los de silicio puro.

Traduciéndolo a nuestro idioma automovilístico, quiere decir que el uso de estos semiconductores de carburo de silicio permitirá “una mayor autonomía” para los coches electrificados y una “recarga más rápida. Esta tecnología será importante para los sistemas de 800 voltios, que requerirán menos refrigeración, menos peso… repercutirá en un coste menor para el vehículo eléctrico y, como decíamos, en una mayor autonomía (un 6 por ciento de promedio mejor que los de silicio puro en términos de eficiencia).

La crisis de los microchips está provocando importantes daños en la industria del automóvil
La crisis de los microchips está provocando importantes daños en la industria del automóvil

El futuro de estos semiconductores SiC

Desde Bosch aseguran que ya tienen la cartera de pedidos “llena gracias al auge de la electromovilidad. Según Harald Kroeger, miembro de su Consejo de Administración, incide que “queremos convertirnos en líder de mundial en la fabricación de chips de SiC para la electromovilidad”. Para ello, ya están aumentando el espacio físico de sus fábricas, están trabajando en el desarrollo de una segunda generación de este tipo de microchips y en aumentar su capacidad productiva con obleas de mayores dimensiones.

Esta tarea de Bosch forma parte, por un lado, de la financiación recibida por parte del Ministerio Federal de Economía y Energía de Alemania. La compañía lidera, además, el proyecto “Transform”, con más de 89 millones de euros de presupuesto financiado tanto por la UE como por organismos nacionales: lo lidera Bosch y reúne a 34 empresas, universidades e institutos de investigación para establecer una cadena de suministro europea resistente” y lograr la mayor independencia de otros actores.

 

Cuánto está cayendo la producción de coches por la crisis de los microchips y cómo afectará en 2022

Relacionado

Cuánto está cayendo la producción de coches por la crisis de los microchips y cómo afectará en 2022

Ley Europea de Chips: el plan de la UE para resolver la crisis de los semiconductores… para siempre

Relacionado

Ley Europea de Chips: el plan de la UE para resolver la crisis de los semiconductores… para siempre

Los mejores vídeos