Del bono de movilidad de 10.000 km al pago por todas las carreteras: planes para los nuevos “peajes”

Siguen llegando alternativas, proposiciones y soluciones para el “pago por uso” en las carreteras. ¿Un bono de movilidad de 10.000 km libre de “peajes”?

Del bono de movilidad de 10000 km a pagar por todas las carreteras
Del bono de movilidad de 10000 km a pagar por todas las carreteras

Te lo hemos venido contando durante meses pero, finalmente, fue la semana pasada cuando la noticia se materializó en declaraciones de miembros del Gobierno. En concreto, fueron las palabras de Sergio Vázquez, secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, las que confirmaron lo que era un secreto a voces.

El “pago por uso” en las carreteras españolas lleva años rumoreándose pero todo el ruido se volvió insoportable con la presentación del plan de recuperación que el Gobierno presentó a Bruselas meses atrás. El objetivo: pagar por circular por las carreteras españolas a partir de 2024 para sufragar el gasto de las mismas.

Según DVuelta, las carreteras españolas cuentan con un déficit de 1.400 millones de euros que, sin embargo, sólo en 2020 se recaudaron 30.000 millones de euros relacionados directamente con el sector del automóvil. Una cantidad que la asociación estima más que suficiente para subsanar el agujero económico.

La AEC apuesta por un control por geolocalización para controlar los kilómetros que realiza cada vehículo
La AEC apuesta por un control por geolocalización para controlar los kilómetros que realiza cada vehículo

Un bono de 10.000 km para los vehículos ligeros

El problema es que el dinero de estos impuestos no se dedica íntegramente al mantenimiento de las carreteras españolas, por lo que el Gobierno se ha comprometido a un nuevo “pago por uso” con el que quiere asegurar la sostenibilidad de las vías de gran capacidad españolas.

Pero, ¿qué cantidad pagar? ¿Cómo controlarlo? De momento, parece que el Gobierno se muestra reticente al pago de una “viñeta” anual, como sucede en Suiza y Alemania, que daría carta blanca a los conductores para circular sin límites kilométricos. La idea del Ejecutivo pasa por un mayor control de los kilómetros recorridos y, por tanto, de desgaste de la vía y contaminación del medio ambiente.

Entre todas las voces que están surgiendo, la Asociación Española de la Carretera (AEC), patronal en la construcción que, además, trabaja con la administración pública para su mantenimiento, propone la creación de un bono de 10.000 kilómetros para los vehículos ligeros y 50.000 kilómetros para los vehículos pesados libre de impuestos.

Así, los conductores sólo pagarían superado este límite una cantidad que estaría por determinar. Desde el Gobierno han dejado caer que una tarifa podría ser la de 1 céntimo por kilómetro pero empresas relacionadas con la construcción y mantenimiento de carreteras lo consideran poco realista. De hecho, la propia AEC proponía pagar entre 2 y 12 céntimos por kilómetro, atendiendo a la contaminación de cada vehículo.

La ITV sería la encargada de comprobar si se ha incorporado el sistema OBU en cada vehículo
La ITV sería la encargada de comprobar si se ha incorporado el sistema OBU en cada vehículo

Pero, ¿cómo se controlaría?

Para el control de los kilómetros recorridos anualmente ya se plantean sistemas de pórticos que escanean las matrículas de los automóviles y, automáticamente, cobran la cantidad de dinero correspondiente. Pero con este bono de 10.000 kilómetros se complicaría dicho sistema. Aunque, para ser sinceros, también con las excepciones laborales, para estudiantes o por motivos médicos de las que ya avisó Pere Navarro.

Para poder ser verdaderamente conscientes de los kilómetros recorridos en carretera, la AEC optaría por cobrar en todas las vías rápidas y no sólo en las autopistas y autovías, también en las secundarias. Por el contrario, no lo haría en los kilómetros recorridos en los entornos urbanos y periurbanos. De esta manera, aseguran, no se produciría un trasvase de conductores de las grandes vías a las secundarias (con el consiguiente peligro de accidentes).

Pero, ¿cómo saber dónde ha hecho el conductor los kilómetros y cuántos ha realizado? Para ello, la AEC propone la incorporación de un sistema OBU (On Board Unit, en inglés). Este aparato sirve de posicionamiento de GPS y estaría instalado a una cuenta corriente de la que se cobraría la cantidad estipulada cuando el conductor (habiendo superado los 10.000 kilómetros gratuitos) utilizara las autopistas, autovías y carreteras secundarias para sus viajes.

De la implantación se encargaría el propio conductor y el sistema podría estar en funcionamiento en un máximo de cuatro años, el tiempo necesario para que las ITV controlaran a todos los vehículos que se vendan desde que el sistema se haya puesto en marcha. Una nueva propuesta para un tema muy polémico.

 

Archivado en:

La DGT perseguirá y aumentará esta semana las multas de 200 € por estas infracciones graves.

Relacionado

La DGT perseguirá y aumentará esta semana las multas de 200 € por estas infracciones graves

Estos serán los grupos que estarán exentos del pago de peajes en España

Relacionado

Qué grupos de conductores no pagarán los nuevos peajes en las carreteras de España

Los mejores vídeos