Etiquetas medioambientales y restricciones de circulación: así es la regulación en España y en Europa

Las etiquetas medioambientales de la DGT han levantado mucha polémica en nuestro país, pero... ¿cuál es la situación en otros países de Europa? Así está la regulación en España y en el resto del Viejo Continente.
Etiquetas medioambientales y restricciones de circulación: así es la regulación en España y en Europa
Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

Las etiquetas medioamientales de la DGT han levantado gran polémica en España. Las pegatinas, que en un primer momento fueron enviadas por Correos gratuitamente y por las que poco después hubo que pagar cinco euros, sirven como identificación del nivel de emisiones de nuestros vehículos pero, de momento, no son obligatorias. Al menos no en todo nuestro país.

Publicidad

El primer lugar en el que han sido obligatorias ha sido Madrid, pero esto podría cambiar en los próximos meses. Lo cierto es que sirve para identificar a golpe de vista si un vehículo tiene permitido el acceso a núcleos urbanos restringidos o puede aparcar en determinadas calles. Lo mismo sucede si se activa algún Protocolo Anticontaminación.

Sin embargo, con el posible cambio de Gobierno en el Ayuntamiento de Madrid y el revés jurídico del Tribunal Supremo de Justicia de Madrid, que ha anulado las multas interpuestas durante la activación del protocolo anticontaminación, el etiquetado medioambiental también podría dejar de ser obligatorio en la capital.

Conocida la situación española, ¿qué países europeos cuentan con un etiquetado y cómo es? ¿para qué sirven los distintivos medioambientales en el resto de países de la Unión Europea? Gracias a la aplicación para el móvil de Green Zones y Urban Access Regulations, herramientas que recogen las restricciones circulatorias en Europa, hacemos repaso de toda la situación europea.

España: 5 clasificaciones y 4 etiquetas

En nuestro país, la clasificación que la DGT ha realizado para discriminar los vehículos también ha estado envuelto en polémica. En primer lugar, hay que recordar que el organismo ha tomado como referencia la fecha de matriculación del vehículo, en lugar de la normativa que cumple cada coche cuando fue homologado, lo que ha provocado algunas equivocaciones, con automóviles que les correspondía etiquetado y no la habían recibido o deberían figurar en un escalón superior al que habían sido incluidos.

En cuanto a la clasificación, los coches de gasolina que no cumplen con la normativa Euro 3 o son diésel y no cumplen con la Euro 4 no disponen de pegatina. Por el contrario, todos aquellos movidos por el primer combustible y cumplidores de la normativa Euro 3 o los diésel que sí fueron homologados bajo la normativa Euro 4 o 5 sí cuentan con distintivo tipo B.

Publicidad

Por encima, los gasolina Euro 4, 5 o 6 y los diésel Euro VI cuentan con etiquetado de tipo C. La clasificación ECO recoge a todos los híbridos con autonomía eléctrica inferior a 40 kilómetros, incluidos los sistemas de 48 voltios, los propulsados por GLP y GNC. Por último, los vehículos Cero Emisiones son aquellos cuya autonomía eléctrica supera los 40 kilómetros, bien como híbridos enchufables, eléctricos puros, de autonomía extendida o de pila de combustible.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

Un manifestante protesta en Alemania contra las prohibiciones al diésel

Alemania: 2 etiquetas... y arrinconadas por los tribunales

La situación alemana es una constante lucha entre las intenciones de los gobiernos, las entidades locales, los fabricantes y los tribunales, tanto europeos como del propio país. Hasta ahora, las medidas disuasorias de uso del coche han sido insuficientes para la Comisión Europea de Medio Ambiente, por lo que el país ha sido denunciado desde las instituciones continentales.

Por su parte, los tribunales alemanes también han mostrado su disconformidad con las medidas de los ayuntamientos, alegando que el derecho de los ciudadanos a disfrutar de un aire limpio está por encima del uso del automóvil. Un claro ejemplo es la ciudad de Stuttgart.

Los germanos cuentan con un sistema de etiquetado que, con el paso del tiempo, se ha reducido a dos pegatinas. La verde puede ser pegada en el parabrisas de todos aquellos coches que cumplan con Euro 4, mientras que la distribución de la pegatina azul, más restrictiva, se ha cesado, al entender que la normativa no está suficientemente maduro. El etiquetado que señalaba a los coches más contaminantes también está en desuso.

En cuanto a las restricciones circulatorias, se han establecido dos zonas a tener en cuenta. La primera de ellas es la verde, con la que se podrá acceder con cualquier coche que tenga esta pegatina y que está presente o pendiente de implantación en 62 municipios del país.

Por otro lado, las zonas azules serán aún más restrictivas y, en algunos casos, se establecerán dentro de las mencionadas zonas verdes, entendiéndose como espacios de especial protección. A estos lugares sólo podrán acceder los vehículos seleccionados por el propio ayuntamiento. Por ejemplo, en Frankfurt se tratará de un área de grandes dimensiones y en ella no podrán penetrar los automóviles gasolina inferiores a Euro 3 ni los diésel inferiores a Euro 5. Al contrario, en Berlín serán apenas 2,9 kilómetros de calles a los que no podrán acceder los diésel que no cumplan, al menos, con la normativa Euro 6d.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

Chalecos amarillos en París durante una protesta

Francia: 6 clasificaciones y más de 30 zonas restringidas

Nuestros vecinos franceses cuentan con distintivos medioambientales en sus coches desde hace más de dos años. En concreto, el Décret Crit’Air que clasifica a los vehículos en función de su nivel de eficiencia y de las emisiones contaminantes que expulsan a la atmósfera cumplirá a finales de este mes tres años, aunque la obligación de contar con el etiquetado para su circulación se dio por primera vez en el mes de noviembre de 2016 en la ciudad de Grenoble.

Publicidad

Tiempo después, otras ciudades se han ido sumando a esta obligación, como Lyon o París, donde es necesario mostrar la pegatina sobre el parabrisas para moverse. De no hacerlo, la multa parte de los 68 euros y puede alcanzar los 375 euros.

En Francia, el etiquetado medioambiental comprende seis clasifiaciones numeradas. La primera de ellas no tiene número, es de color verde y la pueden mostrar los automóviles de hidrógeno y eléctricos. El número 1 es de color violeta y en él se engloban los coches Euro 5 y 6 de gasolina. El número 2, por ejemplo, es amarillo y comprende a los Euro 4 de gasolina y Euro 5 y 6 diésel. Por tanto, en Francia también consideran más contaminantes a los vehículos diésel que los gasolina a igualdad de normativa Euro. El resto de etiquetas recogen coches más contaminantes hasta llegar a la pegatina 5, de color gris y formado por los coches diésel Euro 2. Los Euro 1 no cuentan con etiquetado.

En cuanto a las restricciones a la circulación, el país galo cuenta con hasta 32 espacios restringidos a la circulación, de distinta consideración y sumando espacios permanentes y temporales. En París, por ejemplo, sólo pueden acceder a la ciudad los vehículos con distintivo 4 o mejor, de 8:00 a 20:00 horas de lunes a viernes desde julio de 2017. Además, ya se ha aprobado una normativa con la que prohibir la venta de coches nuevos de combustión en 2040 y su circulación en 2050.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

El Príncipe Federico de Dinamarca carga un coche eléctrico

Dinamarca: 1 etiqueta y al menos Euro 4

Dinamarca es otro país que cuenta con distintivo medioambiental. Y desde mucho antes que en nuestro caso. Desde 2011, todos los autobuses y camiones no matriculados en Dinamarca tienen que contar con la mencionada pegatina. Ésta reconoce a todos los automóviles que cumplen la norma Euro 4, los Euro 3 con filtro de partículas o aquellos que han sido readaptados cumpliendo los estándares mínimos.

En este caso, el distintivo medioambiental es una pegatina de color verde que necesita mostrarse en el parabrisas, incluso si se trata de un camión o autobús extranjero. Esta pegatina permite circular por las zonas restringidas de bajas emisiones de las ciudades de Copenhague, Aarhus, Odense y Aalborg.

Sin embargo, mucho cuidado con infringir la normativa medioambiental de circulación ya que la multa es de 20.000 DKK, casi 2.700 euros, fijada en 2006, año en el que el Ministerio de Medio Ambiente danés elaboró una normativa para la implantación de las ya mencionadas “zonas medioambientales” y que empezaron a funcionar en 2009. Desde entonces, los niveles de contaminación se han ido reduciendo con el paso de los años.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

Algunas zonas naturales de Austria están especialmente protegidas y cuentan con restricciones a la circulación

Austria: Euro 3 para moverse por autovías

Hasta ahora, todas las restricciones que hemos visto estaban relacionadas con los coches más contaminantes y, sobre todo, con zonas de bajas emisiones dentro de las ciudades. Sin embargo, moverse por Austria con un vehículo inferior a la normativa Euro 3 puede ser complicado si lo hace por zonas naturales especialmente protegidas.

Publicidad

Y es que los austriacos cuentan con seis zonas especialmente protegidas (Alta Austria, Burgenland, Estiria, Tirol y Viena y sus alrededores). En todas ellas existen tramos de autopista donde, al menos, hay que contar con un coche Euro 3 para moverse por ellas e, incluso, en la zona del Tirol es necesario moverse con un Euro 4 si manejas un camión. En 2023 estará prohibido moverse con coches que no sean, al menos, Euro 5. Si decides saltarte las normas, la sanción es de 2.180 euros.

La pegatina, cuya muestra no es obligatoria, es más sencilla que cualquiera que las vistas anteriormente. Todas las normas Euro cuentan con un color distinto y el nombre incluido en ellas, por lo que se facilita la lectura. Además, los vehículos reconocidos como clásicos también pueden entrar a las zonas de bajas emisiones.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

El centro de Praga está ampliamente peatonalizado y la circulación está restringida

República Checa: obligatorio a partir de 2020

Uno de lo últimos países en sumarse a los distintivos medioambientales es República Checa. Este distintivo es necesario para circular por las zonas de bajas emisiones de los municipios que así lo requieran, ya que la norma estatal permite a las ciudades regular su paso.

Praga es, de momento, el único lugar del país donde se han establecido restricciones a la circulación. En el centro sólo podrán moverse los automóviles Euro 3 (pegatina amarilla) o Euro 4 (pegatina verde) en adelante a partir de 2021. Sin embargo, a partir de 2022 se espera que tampoco puedan hacerlo los Euro 3 y sólo se permita el paso a los vehículos con distintivo verde.

En este caso, la multa por infringir las normas es más parecida a la madrileña, con sanciones que varían de los 55 a los 95 euros.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

Gotemburgo cuenta con restricciones desde los años 90

Suecia: prohibiciones desde los años 90

Al contrario que en los países anteriores, en Suecia no conocemos que se esté aplicando un distintivo medioambiental para la clasificación de vehículos pero las restricciones a la circulación son una constante desde los años 90, cuando los gobiernos entendieron que era necesaria la creación de zonas de bajas emisiones en las principales ciudades del país.

Publicidad

Así, desde junio de 1995, Estocolmo aplica distinticos criterios para la circulación en el centro de la ciudad. Por ejemplo, hace años que es necesario pagar una tasa si se quiere llegar en coche a los lugares más céntricos, salvo el paso por una carretera que cruza el centro de la ciudad y para la que hay que contar con un vehículo eficiente.

En este contexto, Estocolmo plantea 2020 como un año de inflexión. Hasta entonces, los vehículos cumplidores con Euro 5 podrán moverse por el interior de la zona restringida, pero a partir del año que viene (o pasados ocho años de su primera matriculación) tendrán prohibido hacerlo. En poco tiempo sólo podrán circular por el interior del casco urbano los vehículos cumplidores con Euro 6.

Además de Estocolmo, Gotemburgo, Helsinborg, Lund, Malmö, Mölndal, Umea y Upssala cuentan con restricciones propias a la conducción. Algunas como Gotemburgo también llevan planteando restricciones desde los años 90.

Etiquetas medioambientales en Europa y restricciones a la circulación, todo lo que tienes que saber

Londres sigue dificultando la circulación de vehículos en el centro

Otras medidas: peajes para entrar en la ciudad

Hasta ahora hemos repasado un buen puñado de países donde la etiqueta medioambiental es obligatoria o está en proceso de serlo. Sin embargo, muchos otras zonas europeas cuentan con restricciones para llegar al centro de la ciudad, aunque no sea necesario mostrar una pegatina en el parabrisas u obliguen al pago de una tasa que varía en función de la hora de acceso y el nivel contaminante de nuestro vehículo.

En Bruselas, por ejemplo, los vehículos diésel que no cumplan con la normativa Euro 3 no pueden entrar al centro de la ciudad desde este año. Estas medidas se van a ir endureciendo con el tiempo y en 2025 no podrán circular los vehículos gasolina homologados con Euro 2 o una normativa inferior ni aquellos automóviles diésel que no sean Euro 6.

Londres es un claro ejemplo de zona restrictiva a la circulación de vehículos. Para circular por buena parte de la ciudad es necesario desembolsar una tasa que varía en función del peso de nuestro vehículo, el horario en el que nos encontremos o el nivel de emisiones que desprenda. Sin embargo, para acceder a las calles más céntricas si es necesario contar con algunos mínimos.

Desde el 8 de abril de este año, para moverse junto al London Bridge o el Big Ben hay que contar con un automóvil de gasolina homologado con la normativa Euro 4 o superior. Si hablamos de una motocicleta el mínimo exigido es Euro 3 pero si queremos acceder con un coche diésel, la situación se complica mucho, ya que será necesario hacerlo con un vehículo Euro 6. Además, esta previsto que el 25 de octubre de 2021 estas restricciones se extiendan a otros barrios de la urbe.

Publicidad

Roma también ha visto reducido el tráfico en el centro de la ciudad en los últimos tiempos, aunque sus exigencias no son tan duras como en otras ciudades europeas. Para acceder a la zona más céntrica de la ciudad, deberemos hacerlo con un gasolina Euro 2 o con un diésel Euro 3. Sí hemos podido comprobar que las restricciones aumentan si se pone en marcha un protocolo anticontaminación, pero no hemos encontrado futuras prohibiciones en los años venideros.

En este último apartado hemos recogido algunas de las capitales europeas de las que no habíamos hablado con anterioridad pero si buscas información de otras ciudades que no hemos tratado en este artículo, en la parte superior hacemos referencia a las dos herramientas con las que ampliar la información mostrada.

Publicidad
AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...