Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO

Sí, ambas son tecnologías enfocadas a reducir las emisiones y los consumos, combinan motores térmicos y eléctricos y están etiquetados por la DGT como vehículos ECO. Hasta aquí, la teoría, porque en la práctica, que es como vamos a enfocarlo, híbridos eléctricos y micro-híbridos esconden grandes diferencias, especialmente si tu prioridad es la economía de uso y el respeto medioambiental.

Autopista.es para Toyota

Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO
Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO

Han llegado por necesidad, como un paso transitorio hasta una electrificación global, especialmente, en marcas que van más retrasadas que otras que dominan la tecnología híbrida eléctrica, como Toyota. Los nuevos micro-híbridos con tecnología de 48V reducen emisiones, bajan consumos, sí, ¿pero pueden alcanzar los niveles de eficiencia de un “auténtico" coche híbrido eléctrico? Nada mejor que un par de ejemplos como los que os iremos mostrando y desarrollando para que lo puedas comprobar por ti mismo, dos vehículos equivalentes de diferentes categorías pero, en ambos casos, con nivel de potencia comparables.

Los datos son reveladores, así que a la hora de comprar, no te guíes sólo por la etiqueta medioambiental, aunque hay muchas más variables en juego. Sí, es cierto que ambas tecnologías con distintivo ECO tienen las mismas ventajas de uso —si aún no las conoces, las puedes descubrir en este enlace. Pero no de utilización, conducción, mantenimiento y costes.

Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO

Y ya que ha salido esta palabra mágica, también comprobarás que un híbrido eléctrico no tiene por qué ser más costoso que un micro-híbrido, aunque éstos sean, técnicamente, más sencillos en teoría. La clave, la especialización y democratización de la tecnología híbrida eléctrica, siendo Toyota actualmente la marca referente por experiencia, gama y afinación de una tecnología que ha podido desbancar al motor exclusivamente de combustión en eficiencia y, especialmente, en emisiones contaminantes, como el letal NOx y el CO2—, siendo una solución al alcance de cualquiera.

Catalogados hoy estos nuevos micro-híbridos como híbridos por muchos fabricantes, es cierto que esta tecnología aporta ventajas sobre vehículos que no cuentan con ningún tipo de electrificación, pero a veces sólo exponiendo verdades y realidades a medias. Sigue esta guía y descubrirás las diferencias y ventajas más decisivas.

El motor de un coche un micro-híbrido es como un híbrido eléctrico, pero “a escala": Falso

Vale, en su descripción técnica encontrarás elementos semejantes: motores de combustión y eléctricos, baterías… También se habla de conceptos como recuperación de energía, frenada regenerativa, etc. Parecidos razonables, pero nada más lejos de la realidad. Un híbrido eléctrico con la tecnología que, por ejemplo, utiliza Toyota, se caracteriza porque combina un motor térmico desarrollado específicamente con otro eléctrico de gran potencia, de 80 o más caballos, combinándose el mejor rendimiento de ambos motores en cada caso. Sus baterías son también mayores, pero no tan pesadas ni voluminosas como las que, por ejemplo, emplean los híbridos enchufables, a veces, sacrificando espacio y versatilidad en el habitáculo.

Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO

Los micro-híbridos, sin embargo, se caracterizan porque tienen una pequeña unidad eléctrica —generalmente, un alternador reversible—que principalmente hace dos funciones: actúan como el motor de arranque de un coche normal —eso sí, optimizado en suavidad y tiempo— y recuperan energía que almacenan en una batería adicional —las hay de 12, 24 y 48 voltios— para alimentar otros componentes electrónicos del coche. Actualmente, se están desarrollando sistemas micro-híbridos que asisten al motor de combustión, pero son minoría y sólo lo hacen en situaciones muy concretas.

Un micro-híbrido puede circular en modo solo eléctrico: Falso

La potencia del motor eléctrico de un coche micro-híbrido suele ser entre 5 y 12 CV, muy poco para mover por sí sólo al coche, ni tan siquiera para desplazamientos a baja velocidad, como a la hora de maniobrar para aparcar. Así ocurre en el cien por cien de los modelos que utilizan esta tecnología, a diferencia de los híbridos eléctricos pueden llegar a circular hasta un 80 por ciento del tiempo en modo totalmente eléctrico, especialmente en ciudad. Entonces, ¿cuál es la función del motor eléctrico que tienen los coches micro-híbridos?

En más de un 95 por ciento de los modelos que emplean esta tecnología, sólo para recuperar energía en fases de frenada para, como hemos dicho, almacenarla en la batería secundaria —habitualmente, de iones de litio y ubicada en la parte posterior— y posteriormente alimentar otros componentes del coche que necesiten electricidad. Otros coches, aún minoría, emplean una solución algo más ventajosa, pudiendo sumar su potencia a la del motor de combustión en circunstancias muy concretas, para evitar así picos de consumo en momentos de máxima exigencia mecánica, o en el momento de poner el coche en movimiento.

Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO

Un híbrido eléctrico gasta menos que un micro-híbrido: Verdadero

Comparación de consumos

Compacto micro-híbrido

Compacto híbrido eléctrico

SUV microhíbrido

SUV Híbrido eléctrico

Potencia

122 CV

122 CV

180 CV

184 CV

Consumo medio oficial

5,2 l7100 km

3,3 l/100 km

5,9 l/100 km

4,0 l/100 km

Emisiones CO2

117 g7km

76 g/km

105 g/km

92 g/km

*Consumo real en ciudad

6,7 l/100 km

2,8 l/100 km

6,9 l/100 km

4,5 l/100 km

*Consumo real en carretera

5,3 l/100 km

4,1 l7100 km

5,2 l/100 km

5,1 l/100 km

*Consumo medio real

5,8 l7100 km

3,6 l/100 km

5,9 l/100 km

4,9 l7100 km

Mediciones de Autopista

Vayamos a ejemplos ya claros eligiendo en el caso del modelo micrio-híbrido la tecnología más avanzada de cuantas existen actualmente. En ambos casos, el modelo de referencia que hemos utilizado emplea uno de los sistemas más evolucionados en los que la unidad eléctrica sí asiste al coche, además de contar con un de los motores de combustión más sofisticados y que hay en mercado, empleando soluciones como, por ejemplo, desactivación de cilindros para consumir aún menos en carretera. Sí, hay una ventaja, como puedes ver por el dato de emisiones, para ambas tecnologías: estos cuatro coches están por debajo de los 120 g/km de emisiones de CO2 por km y por tanto están exentas del pago del impuesto en matriculación, pero si te fijas en los consumos reales —u oficiales—, verás que el híbrido eléctrico abre una brecha importante, especialmente en el caso de utilización urbana.

En este caso, la tecnología híbrida eléctrica, como la que emplea Toyota, resulta imbatible debido principalmente a que su funcionamiento en modo totalmente eléctrico es muy prolongado en tiempo y kilometraje total ya que las baterías se regeneran continuamente sin requerir ninguna intervención por parte del conductor almacenando abundante energía. En el caso de circulación urbana, los datos son abrumadores: el modelo compacto híbrido eléctrico ha gastado un 60% menos que el micro-híbrido, un 35% menos si extendemos la comparación entre los SUV compactos.

Guía para diferenciar un híbrido eléctrico de un micro-híbrido: mucho más que la etiqueta ECO

Traducido a coste basándonos ya en el consumo medio, y para un kilometraje de 15.000 euros años, la diferencia es superior a los 400 euros sólo en combustible, un pellizco que podrías desviar a, por ejemplo, el seguro del vehículo, añadiendo las ventajas adicionales que también existente en mantenimiento mecánico. Y es que, frente a un coche micro-híbrido, cuyo mantenimiento es equivalente al de un coche no electrificado, un híbrido eléctrico tiene la ventaja de que, por ejemplo, desgasta menos frenos y, pese a tener más componentes, carece por el contrario de otros que sí hay que sustituir en un coche convencional. Otro importante ahorro a tener en cuenta.

A igualdad de potencia, un híbrido eléctrico tiene prestaciones inferiores: Falso

Comparación de consumos

Compacto micro-híbrido

Compacto híbrido eléctrico

SUV microhíbrido

SUV Híbrido eléctrico

Potencia

122 CV

122 CV

180 CV

184 CV

Aceleración 0-100 km/h

9,6

10,5

9,3

8,3

Aceleración 0-1.000 m

31,2

32,2

30,4

29,4

Recuperación 80-120 km/h

9,0

8,4

8,41

5,4

Frenos 100-0 km/h

38 m

39 m

38 m

36 m

Peso

1.349 kg

1.360 kg

1.560 kg

1.430 kg

Mediciones de Autopista

Como todo, hay coches y coches, motores y motores. En este caso, la igualdad en potencia es máxima, y como podrás ver, el híbrido eléctrico no sale nada mal parado. En el caso del modelo compacto, sí es cierto que existe una ligera desventaja en aceleración aunque el valor que mide la rapidez y agrado de un coche es, por encima de todo, las recuperaciones: en el día a día, importa mucho más el par que la potencia bruta, y los híbridos eléctricos son mucho más favorables al contar con el abundante par —instantáneo, además— que proporcionan sus potentes motores eléctricos.

En el caso de los modelos de referencia elegidos en la categoría SUV compactos, resulta además evidente que la combinación de motores compensa, de largo, el peso extra que pueda suponer el mayor tamaño de la unidad eléctrica o las baterías. E igualmente, viendo la capacidad prestacional que puede desarrollar el coche del ejemplo no sólo se puede afirmar que un híbrido eléctrico es gasta menos y puede ser más rápido que un micro-híbrido, también puede ser un coche divertido de conducir no sólo refiriéndonos a sus prestaciones, también por su comportamiento.

Un coche híbrido eléctrico es más caro que un micro-híbrido: Falso

Comparación de consumos

Compacto micro-híbrido

Compacto híbrido eléctrico

SUV microhíbrido

SUV Híbrido eléctrico

Potencia

122 CV

122 CV

180 CV

184 CV

Precio desde

21.165 €

21.350 €

27.175 €

27.600 €

Vale, depende de la marca, modelo, categoría, del equipamiento de serie que tenga uno y otro modelo, pero seguimos manteniendo la igualdad a la hora de comparar, aunque no ocurre en todas las marcas por igual. Toyota, por ejemplo, ha universalizado el híbrido eléctrico en todas sus gamas y puede competir con precios más ventajosos que otros fabricantes que disponen de esta tecnología, ofreciendo por el mismo precio de adquisición más ventajas en mantenimiento y coste de uso. Así que tus prioridades son la eficiencia —está ligado con el respeto medioambiental—, y el coste de uso, hay híbridos eléctricos en el mercado por los que no tendrás que pagar más por su tecnología.