Publicidad

Coches para el recuerdo: BMW 325i y 328i (guía de compra)

Estamos en un buen momento para comprar un BMW Serie 3 coupé E36: todavía no están muy caros, la oferta es amplia, hay recambios y pronto subirán de precio... como ya ha ocurrido con el E30.
MOTOR CLÁSICO (TEXTO). 
MIKAEL HELSING (FOTOS). -
Coches para el recuerdo: BMW 325i y 328i (guía de compra)
Coches para el recuerdo: BMW 325i y 328i (guía de compra)

El BMW 325i y el 328i son coupés más para conducir que de paseo. Los seis cilindros de gasolina de BMW en la época son poco elásticos. Quien no tenga referencias de estos motores, puede que se sorprenda por el empuje relativamente escaso del motor a bajo y medio régimen. No es que el coche esté mal, es así. Ahora bien, esto no quiere decir que sus prestaciones no se correspondan con su potencia máxima. Las tiene pero, como en otros BMW de la época, se nota lo que corren cuando ya van deprisa. Hay coches menos potentes que pueden tener una respuesta mejor a baja velocidad, pero no cuando la resistencia aerodinámica crece y la cifra absoluta de caballos se impone (por autopistas alemanas sin límite de velocidad).

Publicidad

BMW compensaba esa falta de elasticidad con unos desarrollos muy cortos. En el caso del 325i, daba la velocidad punta a 6.400 rpm, 500 por encima del régimen de potencia máxima. En los BMW de esa época, hasta los Diesel se metían en la zona roja en la marcha más larga. Lo bueno es que este seis cilindros era muy suave, es perfectamente posible circular a poca velocidad en marchas largas sin retemblores, vibraciones o ruidos feos.

Como compra es muy interesante. Si despejamos los que están próximos a la chatarra y los de quienes piden demasiado, actualmente es posible comprar uno y que, como mínimo, no pierda valor en los próximos años. El 328i tiene alguna ventaja sobre el 325i y posiblemente se revalorice antes pero, a igualdad de dinero, seguramente es más fácil encontrar un 325i con pocos kilómetros y en buen estado. Tampoco hay que asustarse porque el coche esté cerca de los 200.000 km, siempre que el estado del coche sea bueno.

BMW 325i

BMW 325i y 328i, sus motores

El 325i con carrocería cupé salió al mercado con el motor M50B 25TU, con admisión variable VANOS en la admisión; la berlina salió al mercado con el M50B 25, sin VANOS hasta 1993. Vamos, que el motor de las primeras berlinas no vale para el cupé. El del 328i era el M52 B28, con bloque de aluminio en lugar de hierro, excepto en EEUU, donde el contenido de azufre en la gasolina atacaría el recubrimiento de Nikasil en los cilindros. En Europa no existía ese problema pero, por si acaso, conviene mirar el escape con el motor en marcha para ver si hay indicios de que quema aceite.

La admisión variable VANOS tiene mala fama, justificada sólo en parte. Ciertamente hay problemas difíciles de diagnosticar, pero no es cierto que todos los sistemas VANOS acaben averiados. Si el ralentí es inestable es posible que el problema sea el VANOS y, con suerte, se soluciona cambiando la electroválvula de aceite. Que el ralentí sea estable no prueba que no exista un problema con el VANOS y puede tener averías más costosas que cambiar la electroválvula. Para estar seguros de que todo va bien, no hay más remedio que conectar una máquina de diagnosis.

El sistema de refrigeración puede dar varios problemas: las conexiones con el radiador que son de plástico y se pueden romper, la bomba de agua que también tiene elementos de plástico (sólo 325i, no el 328i), sus poleas y los manguitos, que se agrietan.

BMW 325i interior

Publicidad

Transmisión y bastidor

Una cosa fácil de comprobar es que la palanca de cambio está firme en punto muerto, no tiende a irse hacia la quinta. Si sucede esto último, es una avería cara. El cambio debe tener un tacto más bien duro pero preciso; si se cambia con decisión, la segunda no debe rascar y, si lo hace, hay que pensar en abrir la caja para cambiar el sincronizador. Al levantar el pie del embrague hay que notar que el recorrido útil (donde hay rozamiento) está en el último tramo del recorrido. Es un buen embrague, no es raro que dure más de 100.000 km.

Hay un par de «cloncs» característicos de este coche. Si suena delante, es uno de los casquillos del triángulo de la suspensión delantera. El casquillo no es caro, pero cambiarlo sí. Si suena detrás, posiblemente sea el apoyo del amortiguador, algo de lo que sólo se puede estar seguro mirando el coche por debajo. También es posible que sean los casquillos de los brazos traseros, hay quien se queja de que no duran más de unos 75.000 km.

Más aún que en otros coches, la estabilidad del BMW 325i Coupé requiere que las ruedas esté correctamente alineadas, los neumáticos en buen estado y que sean de calidad. Además de buscar indicios de desgaste irregular hay que tener en cuenta que, si los neumáticos están desgastados, habrá que considerar el gasto de comprar unos nuevos que sean buenos. En el supuesto -claro- que quien compre el coche lo quiera para conducir, no para derrapar en las rotondas.

BMW 325i

La carrocería

Como en todos los coches que tienen puertas sin marco, hay que prestar atención a la estanqueidad de las gomas, bien mirando si hay señales de que ha entrado agua o -mejor- llevándolo a lavar. En este caso, además, también conviene mirar las gomas de las ventanillas traseras de compás. Las ventanillas deben bajar ligeramente al abrir la puerta y subir después de cerrar.

En un coche que siempre haya estado en España es raro que haya óxido. Los sitios donde fijarse son los anclajes del gato y, por debajo, el suelo del maletero y los soportes de la estabilizadora delantera.

Publicidad

BMW 325i y 328i, sus fechas clave

1990: Lanzamiento del E36 berlina en noviembre, con motores de cuatro o seis cilindros.

1991: Presentación del E36 Coupé en enero. Versión 325i Motor de seis cilindros con VANOS de admisión 
y 192 CV.

1993: Lanzamiento de las carrocerías Cabriolet y Compact, de tres puertas.

1995: Lanzamiento de la carrocería familiar Touring. Remodelación de la carrocería y cambios de equipamiento. Las versión 328i de 193 CV reemplaza al 325i.

1998: Cambio en el motor del 328i. El  M52B28TU, con VANOS en admisión y escape reemplaza al M52B28 anterior.

2000: Cese de la producción.

También te puede interesar:

Coches para el recuerdo: probamos los míticos coupés de Toyota

Coches para el recuerdo: Mercedes-Benz 190 E 2.3 16V

Coches para el recuerdo: Seat 850 Spider (ruta por el prepirineo)

Publicidad