Publicidad

Probamos el nuevo Mazda 6: más dinámico y refinado

El Mazda 6 afronta su tercera vuelta de tuerca con evoluciones en tres ejes: mejor control de chasis gracias al G-Vectoring, mayor refinamiento mecánico y más seguridad activa.
Raúl Roncero.

Twitter: @autopista_es -

Probamos el nuevo Mazda 6: más dinámico y refinado

Parece que Mazda no ha tocado demasiado a su berlina media, el Mazda 6, pero hay mucho trabajo de campo bajo las dos carrocerías que siguen componiendo la gama: un gran sedán –por tamaño- y un enorme Wagon –por capacidad de carga-. Eso sí, el Mazda 6 es de esos coches que tienes que conducir para comprobar –y saborear, apuntaría yo- lo que verdaderamente esconde, y eso que en lo que más ha trabajado la marca japonesa es en que no notes, vayas al volante o viajes en cualquiera de las otras plazas, una de las principales innovaciones de esta generación. Y empiezo a explicarme.

Mazda 6 G-Vectoring: control de chasis… a través del motor

Si no los has hecho ya, oirás hablar largo y tendido pronto del G-Vectoring, una nueva implementación mecánica que afecta… al chasis. Sí, has leído bien. Mi compañero Miguel García Puente condujo hace apenas meses este sistema en Mazda 6 aún prototipos y te contó todos los detalles técnicos, pero te resumo cómo funciona. Te decía que todo llega a través del motor, mediante un control de par que aplica retenciones o aceleraciones en un umbral tan sutil como para no sentirlas: entre 0,01 y 0,05. Pero está ahí y al inicio del giro ese intercambio de masas provoca que en plena curva las ruedas directrices tengan mayor carga vertical sobre el asfalto, y por tanto, más agarre, invirtiendo la transferencia de fuerzas a la salida de la curva para, según se “deshace” el giro de volante, aumentar progresivamente el agarre en las ruedas posteriores.

Si notaras el G-Vectoring no es que no estuviera bien desarrollado, es que, sencillamente, no tendría sentido. Lo apreciarías si tuvieras la posibilidad de desconectarlo y ver las diferencias al momento, pero promete tantas ventajas que Mazda no le ve sentido alguno a tener ese hipotético botón que inhiba el sistema. Efectivamente, a bordo de estos nuevos Mazda 6 sientes la misma precisión de tiralíneas de siempre, pero ahora con una fluidez como nunca. Mazda hace más hincapié que nunca en la relación hombre-máquina, y esta implementación supone que el chasis sea mucho más que una extensión de tus movimientos, sencillamente, porque anula correcciones de volante. Promete una mayor efectividad de chasis y, por extensión, una superior seguridad, pero es el agrado, para los cinco ocupantes, el beneficio principal: menos manoteo sobre el volante, cuerpos más sujetos en sus respectivos asientos… Dice Mazda que ese efecto de trasferencia de pesos que, como te digo, no lo aporta el control de estabilidad ni ningún otro asistente electrónico, sino el propio par que genera el motor, sólo es posible si la reacción mecánica es inferior a 15 milisegundos, la mitad de lo que tarda el ser humano en parpadear. Y ahí Mazda llevaba trabajo adelantado gracias a sus tecnologías Skyactiv aplicadas a propulsores de gasolina y Diesel, a los que, por cierto, les han llegado mejoras que, en este caso sí, sentirás nada más poner el motor en marcha.

Mazda 6Mazda 6 Skyactiv-D: diesel híper mejorados

La gama mantiene las dos unidades con motor de gasolina, con inyección directa y compresión inusualmente alta -14:1-, siempre de cuatro cilindros y con bloques de 2.0 y 2.5 litros, con rendimientos de 145 y 192 CV, respectivamente. Ahora que este tipo de combustible parece estar en alza –Mazda es de las marcas que mayor crecimiento han experimentado en 2016 en cuanto a venta de motores de gasolina-, el cliente tiene dos excelentes razones para darle esquinazo al Diesel… Siempre que puedas resistir la tentación si los pruebas. Porque en sus bloques Diesel Skyactiv-D Mazda también ha echado el resto. Conscientes de que su motor 2,2 litros biturbo con los niveles de potencia de siempre, 150 y 175 CV, no eran la referencia en finura, Mazda les ha echado a cuestas otro buen puñado de innovaciones para mejorar su acústica, hacerlos más suaves, más refinados… Mazda no ha querido trabajar con artificios, compensadores de frecuencia a través de altavoces ni nada por el estilo, sino atajar el problema… allí donde reside el problema.

Hay tres líneas de trabajo en este sentido iniciadas por Mada. Una mediante amortiguadores dinámicos insertados dentro de los bulones de los cilindros, tecnología denominada Natural Sound Smoother y ya implementada en el 1.5 Skyactiv-D que montan los Mazda 3. De pequeño tamaño y ligero peso, esta pequeña pieza simétrica en relación a un punto central ligeramente flexible anula los ruidos mecánicos en la frecuencia de 3.500 Hz,  y que traducido a un lenguaje que puedas entender, supone eliminar el “claqueteo” típico de los motores Diesel. Sound Frecuency Control es otra de las innovaciones, encargadas en este caso de frecuencias más bajas producidas fundamentalmente por vibraciones mecánicas, y atajadas por Mazda mediante una inyección adicional desfasada en 100 microsegundos a la principal, de modo que la presión sonora que se produce antes, durante y después de la combustión se compensan entre sí. Por último, un mejor control de la sobrealimentación consigue una entrega de par más rápida y precisa, que no espontánea. Porque este motor es elástico como pocos, aunque tiene una pegada digna de su gran cilindrada. El trabajo ha obrado milagros en cantidad y calidad de ruido manteniendo lo mejor que siempre ha tenido este 2.2 Skyactiv-D: su gran y constante entrega de fuerza.

Mazda 6: interiorMazda 6: más seguridad activa

Y no acaba aquí el trabajo realizado en el nuevo Mazda 6. Hay un nuevo asistente de frenada en ciudad, SCBS Avanzado, que ha sustituido el láser por cámaras de visión delantera, las mismas que se encargan del sistema de reconocimiento de señales, incrementando el rango de velocidad en el que está operativo –entre 4 y 80 km/h-, además de frenar ahora automáticamente para evitar el atropello de peatones. Por su parte, el sistema de frenada de emergencia, combinando con un radar con las citadas cámaras delanteras, también aumenta el intervalo de frenado automático desde 160 km/h –antes 145 km/h- y hasta 15 km/h. Head Up Display, detector de fatiga, mantenimiento de carril, faros led adaptativos, control de crucero adaptativo. Por activa, y también por pasiva, el renovado Mazda 6 está ampliamente cubierto ofreciendo mucho más que antes… Por casi lo mismo. Apenas 50 euros más cuestan las versiones Style o Luxury respecto a las versiones salientes, 200 en el caso de los Style+, diferencia ampliamente compensada en las citadas mejoras de chasis, aislamiento, motores Diesel y seguridad. La nueva gama saldrá con una promoción de 3.000 euros ampliable en 1.478 euros adicionales en caso de financiar el vehículo con la marca.

Precios Mazda 6 (promoción no incluida):

Mazda 6 2.0 Skyactiv-G: desde 27.975 euros

Mazda 6 2.5 Skyactiv-G: desde 31.145 euros

Mazda 6 2.2 Skyactiv-D/150: desde 30.225 euros

Mazda 2.2 skyactiv-D/175: desde 34.495 euros

*Carrocería Wagon y Sedán al mismo precio.

También te puede interesar:

Mazda RX-9: ¿un futuro deportivo?

Mazda MX-5: diversión a bajo precio

Nuevo Mazda CX-4

Te recomendamos

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

No te quedes sin votar. Participa en nuestro estudio Best Cars 2018 y dinos qué opina...

Hemos reunido, al menos como espectadores, al Mitsubishi ASX con sus "hermanos" de ra...

Viajar a ciudades como Madrid o Barcelona y encontrar aparcamiento fácil y barato ya ...

El Mitsubishi ASX ha sido el compañero de viaje en nuestra ruta hacia una de las ciud...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.