Publicidad

Todos los cambios de 2018 en tráfico, multas, ITV, norma de consumos WLTP…

Un año realmente intenso con muchos cambios en el mundo de la automoción, con importantes novedades que afectarán a los conductores, a los vehículos, a las restricciones de tráfico y, cómo no, a las multas. Te lo contamos todo.
Sonia Recio -
Todos los cambios de 2018 en tráfico, multas, ITV, norma de consumos WLTP…

Circular en una gran ciudad con un vehículo privado va a ser cada vez mucho más difícil. Los ayuntamientos están aplicando medidas muy restrictivas amparadas bajo el paraguas de la alta contaminación, echándole la culpa a los coches de ser los que más contribuyen a estos elevados valores. Por ello, los residentes en Madrid y Barcelona lo tendrán complicado para circular en 2018. Los consistorios de ambas ciudades harán más estrictos sus protocolos anticontaminación, expulsando a muchos vehículos de sus calles.

En Barcelona, los propietarios de los coches más contaminantes ya no podrán circular cuando existan episodios de contaminación. Estos vehículos son los que no han recibido la etiqueta de la DGT: los de gasolina matriculados antes del 2000 y los diésel matriculados antes del 2006. Si lo hacen, podrán ser multados con 100 euros; lo que el ayuntamiento no puede hacer es inmovilizar el vehículo. Además de esta medida, durante los episodios de contaminación el transporte público incrementará un 10 por ciento y se habilitará una tarjeta transporte, la T-Aire, de dos viajes, que costará un 10 por ciento de lo que cuestan dos trayectos con la T-10.

Sin etiqueta de la DGT, no gracias

Estas restricciones a los coches más contaminantes se aplicarán solo en episodios de contaminación (lo que suele ocurrir entre cero y tres veces al año). Pero desde 2020 serán estructurales: siempre e independientemente de que se declare algún episodio. El consistorio cree que afectará a un 17% de los 700.000 vehículos que transitan en el área de Barcelona, es decir, a casi 120.000.

Contaminación en Madrid restricción en circulaciónEn Madrid las restricciones serán mayores, pues afectarán a toda la comunidad autónoma. El plan anticontaminación, bautizado como Plan Azul+, incluirá limitaciones de tráfico en los municipios aledaños a la capital con una población de más de 75.000 vecinos. El Ayuntamiento de Madrid ya aplica algunas normas, pero otras se modificarán y habrá nuevas. Dicho plan establece cuatro tipos de escenarios que pondrán en marcha distintas actuaciones en la Comunidad de Madrid: información a la población, restricción de la circulación, etc.

Por ejemplo, en el «Escenario 1» habrá medidas informativas; en el «Escenario 2» se limitará a 90 km/h la velocidad máxima en M-40, M-45 y en vías de alta capacidad interiores, y se recomendará a los ciudadanos circular a 70 km/h en el resto de vías de titularidad regional; en el «Escenario 3» aumentará el transporte público y se limitará a 100 km/h la velocidad máxima en las vías de alta capacidad radiales de acceso a Madrid en los exteriores de la M-50; y en el «Escenario 4» se establecerán planes de movilidad para aquellas empresas con más de 250 trabajadores.

Multas más duras

Aunque aún no hay fecha para una modificación de la Ley de Seguridad Vial, lo cierto es que 2018 parece ser el año en el que se afrontará un cambio, según nos informan desde Pyramid Consulting. La Dirección General de Tráfico ya ha ido dando pinceladas a lo largo de 2017 de las posibles variaciones que se introducirían, la mayoría encaminados a un mayor control del consumo de alcohol y otras sustancias.

Multas más durasEn los planes venideros de la DGT está el sancionar duramente a los conductores que consuman alcohol y drogas. Así lo han manifestado en distintos foros, en los que han advertido que aquellas personas que sean sorprendidas conduciendo temerariamente por haber ingerido estas sustancias perderían todos los puntos del carné. Además, si al recuperarlo reincidieran en esa conducta, se les retiraría de manera definitiva.

Y aunque la conducción con presencia de drogas en el organismo será un tema clave, el Tribunal Constitucional deberá resolver antes si son legales los test de drogas realizados por los agentes cuando, a pesar de dar positivo, el conductor no manifiesta síntomas de estar afectado por estas sustancias.

DGT: más medios aéreos para multar

Actualmente los medios aéreos de la DGT están conformados por ocho helicópteros Pegasus que patrullan por las carreteras españolas, especialmente en vías secundarias y tramos donde se registra una mayor concentración de accidentes. Están equipados con una cámara panorámica que detecta la velocidad del vehículo y una más potente que es capaz de identificar la matrícula. Funcionan incluso a 300 metros de altura, su rango de sanción es igual o inferior a un kilómetro de distancia y pueden multar a vehículos que circulen hasta 360 km/h.

A estas aeronaves se sumarán avionetas, que ya están siendo probadas, muy probablemente a lo largo de 2018. La avioneta elegida tiene la denominación MRI y reúne una serie de características que la habilitan como una opción de vigilancia del tránsito viario. Puede equipar sistemas de captación de imágenes, dispone de un rango de velocidades de vuelo compatibles con las del tráfico de vehículos y tiene autonomía y alcance elevado.

DGT medios aéreos para multarPero la verdadera sorpresa de 2018 podría ser que la DGT comenzará a utilizar drones. Fuentes de la Administración ya han dejado caer que estos medios aéreos forman parte de su plan estratégico. «Lo que se pretende es ser más eficaces en cuanto a regulación y control de tráfico, que supondrá importantes mejoras en la seguridad vial y en la racionalización del gasto, ya que se utilizará cada medio aéreo según el tipo de operación que se trate», ha declarado el director general de la DGT, Gregorio Serrano.

Estos drones, capaces de llegar a los 100 km/h, operarían como un medio externalizado. Podrían funcionar durante ocho horas seguidas y alcanzar los 4.000 metros de altura.

Cambios en la ITV: más exhaustivas y… ¿caras?

En 2018 también se producirán cambios importantes que afectan a los vehículos, en este caso al momento en el que pasan la ITV, que serán operativos el 20 de mayo (aunque hay otros cambios también relevantes ya vigentes, ver aquí). Lo más llamativo es que se permitirá que los propietarios elijan el centro en el que presentarse a una segunda inspección si la primera resultase fallida, no teniendo obligación alguna de acudir a la misma estación de ITV.

Además, si compras un coche en el extranjero y lo traes a España, tendrás una mayor flexibilidad, ya que podrías no verte obligado a pasar la parte técnica de la inspección del vehículo y sólo tendrías que tramitar la parte documental, necesaria para acreditar que no se trata de un coche robado.

Las estaciones ITV españolas estarán más y mejor equipadas en 2018, ya que deberán disponer de medios para acceder a los dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo de los coches posteriores a 2006, por cuestiones de dotación de OBD. De este modo, se conocerá el estado de funcionamiento de determinados sistemas controlados por la electrónica del vehículo: ESP, ABS, airbags, sistema de identificación, kilometraje, pretensores, sistemas de alumbrado, señalización… Esto en una primera fase, ya que en la segunda las revisiones se extenderán a los sistemas de visión nocturna, sistema de iluminación adaptativos, controles de velocidad, etc. Las primeras informaciones al respecto podrían apuntar a un ligero incremento en los precios de las revisiones, ya que las mismas, serán más exhaustivas al controlar más elementos y emplear de este modo más medios técnicos para ello.

Otro de los cambios afectará a la consideración de vehículo histórico: a partir de 2018 serán así catalogados los que tengan más de 30 años desde su fabricación o primera matriculación en lugar de los actuales 25. Con esta medida se confluirá con lo determinado por la Federación Internacional de Vehículos Antiguos (FIVA), aceptado en la mayoría de los países de la Unión Europea.

Norma WLTP de consumos y emisiones reales

Norma WLTP de consumos reales en coches: ¿subirán los precios?

Desde septiembre de 2018 entrará en vigor la nueva norma de consumos y emisiones WLTP, un nuevo test de medición de consumo y emisiones de CO2 en los coches. El objetivo es llegar a una homologación de gases contaminantes en condiciones ya reales de conducción (RDE o Real Driving Emissions). De esta forma, los fabricantes darán unos niveles de consumo mucho más próximos a los del consumidor, pero al mismo tiempo cambia por completo el sistema de homologación, dando como resultado un índice mayor de emisiones y afectando enormemente a un sector regulado en base a ellas.

En la práctica, a partir del 1 de septiembre de 2018, todos los coches nuevos matriculados deberán haber pasado ya por estas pruebas obligatoriamente. Mientras que la implantación final llegará el 1 de enero de 2019, cuando un coche sólo se podrá ofertar en concesionario con los datos aportados por el nuevo ciclo WLTP, a excepción de coches en stock y matriculados antes del 1 de septiembre de 2018. Las consecuencias de la norma WTLP para un consumidor de a pie es que, al aumentar los consumos y las emisiones homologadas, cambiarán las ventajas fiscales. Es decir, muchos de los coches que están hoy por debajo de los 120 g/km de CO2 se estima que puedan ver incrementadas en 10 ó 15 g/km de CO2 sus emisiones, dejando de estar exentos del Impuesto de Matriculación.

¿Y qué ocurrirá, por tanto, con los precios de los coches? De momento se plantean dos hipótesis: que no varíen, asumiendo las marcas el sobrecoste, o que haya un cambio en las normas que regulan las emisiones, para que no se modifiquen los impuestos y el cliente no sea quien tenga que asumir esa mayor fiscalidad.

También te puede interesar

¿Subirán los precios? ¿Desaparecerá el SUV? Todo lo que traerá la norma WLTP en 2018

Las ITV, más duras en 2018 y con controles en carretera

Nueva ITV en 2018: sus 7 cambios más importantes, al detalle

¡Lo que faltaba! Los coches autónomos también multarán

En Barcelona, los propietarios de los coches más contaminantes ya no podrán circular cuando existan episodios de contaminación. Estos vehículos son los que no han recibido la etiqueta de la DGT: los de gasolina matriculados antes del 2000 y los diésel matriculados antes del 2006. Si lo hacen, podrán ser multados con 100 euros; lo que el ayuntamiento no puede hacer es inmovilizar el vehículo. Además de esta medida, durante los episodios de contaminación el transporte público incrementará un 10 por ciento y se habilitará una tarjeta transporte, la T-Aire, de dos viajes, que costará un 10 por ciento de lo que cuestan dos trayectos con la T-10.

Sin etiqueta de la DGT, no gracias

Estas restricciones a los coches más contaminantes se aplicarán solo en episodios de contaminación (lo que suele ocurrir entre cero y tres veces al año). Pero desde 2020 serán estructurales: siempre e independientemente de que se declare algún episodio. El consistorio cree que afectará a un 17% de los 700.000 vehículos que transitan en el área de Barcelona, es decir, a casi 120.000.

Contaminación en Madrid restricción en circulaciónEn Madrid las restricciones serán mayores, pues afectarán a toda la comunidad autónoma. El plan anticontaminación, bautizado como Plan Azul+, incluirá limitaciones de tráfico en los municipios aledaños a la capital con una población de más de 75.000 vecinos. El Ayuntamiento de Madrid ya aplica algunas normas, pero otras se modificarán y habrá nuevas. Dicho plan establece cuatro tipos de escenarios que pondrán en marcha distintas actuaciones en la Comunidad de Madrid: información a la población, restricción de la circulación, etc.

Por ejemplo, en el «Escenario 1» habrá medidas informativas; en el «Escenario 2» se limitará a 90 km/h la velocidad máxima en M-40, M-45 y en vías de alta capacidad interiores, y se recomendará a los ciudadanos circular a 70 km/h en el resto de vías de titularidad regional; en el «Escenario 3» aumentará el transporte público y se limitará a 100 km/h la velocidad máxima en las vías de alta capacidad radiales de acceso a Madrid en los exteriores de la M-50; y en el «Escenario 4» se establecerán planes de movilidad para aquellas empresas con más de 250 trabajadores.

Multas más duras

Aunque aún no hay fecha para una modificación de la Ley de Seguridad Vial, lo cierto es que 2018 parece ser el año en el que se afrontará un cambio, según nos informan desde Pyramid Consulting. La Dirección General de Tráfico ya ha ido dando pinceladas a lo largo de 2017 de las posibles variaciones que se introducirían, la mayoría encaminados a un mayor control del consumo de alcohol y otras sustancias.

Multas más durasEn los planes venideros de la DGT está el sancionar duramente a los conductores que consuman alcohol y drogas. Así lo han manifestado en distintos foros, en los que han advertido que aquellas personas que sean sorprendidas conduciendo temerariamente por haber ingerido estas sustancias perderían todos los puntos del carné. Además, si al recuperarlo reincidieran en esa conducta, se les retiraría de manera definitiva.

Y aunque la conducción con presencia de drogas en el organismo será un tema clave, el Tribunal Constitucional deberá resolver antes si son legales los test de drogas realizados por los agentes cuando, a pesar de dar positivo, el conductor no manifiesta síntomas de estar afectado por estas sustancias.

Publicidad

DGT: más medios aéreos para multar

Actualmente los medios aéreos de la DGT están conformados por ocho helicópteros Pegasus que patrullan por las carreteras españolas, especialmente en vías secundarias y tramos donde se registra una mayor concentración de accidentes. Están equipados con una cámara panorámica que detecta la velocidad del vehículo y una más potente que es capaz de identificar la matrícula. Funcionan incluso a 300 metros de altura, su rango de sanción es igual o inferior a un kilómetro de distancia y pueden multar a vehículos que circulen hasta 360 km/h.

A estas aeronaves se sumarán avionetas, que ya están siendo probadas, muy probablemente a lo largo de 2018. La avioneta elegida tiene la denominación MRI y reúne una serie de características que la habilitan como una opción de vigilancia del tránsito viario. Puede equipar sistemas de captación de imágenes, dispone de un rango de velocidades de vuelo compatibles con las del tráfico de vehículos y tiene autonomía y alcance elevado.

DGT medios aéreos para multarPero la verdadera sorpresa de 2018 podría ser que la DGT comenzará a utilizar drones. Fuentes de la Administración ya han dejado caer que estos medios aéreos forman parte de su plan estratégico. «Lo que se pretende es ser más eficaces en cuanto a regulación y control de tráfico, que supondrá importantes mejoras en la seguridad vial y en la racionalización del gasto, ya que se utilizará cada medio aéreo según el tipo de operación que se trate», ha declarado el director general de la DGT, Gregorio Serrano.

Estos drones, capaces de llegar a los 100 km/h, operarían como un medio externalizado. Podrían funcionar durante ocho horas seguidas y alcanzar los 4.000 metros de altura.

Publicidad

Cambios en la ITV: más exhaustivas y… ¿caras?

En 2018 también se producirán cambios importantes que afectan a los vehículos, en este caso al momento en el que pasan la ITV, que serán operativos el 20 de mayo (aunque hay otros cambios también relevantes ya vigentes, ver aquí). Lo más llamativo es que se permitirá que los propietarios elijan el centro en el que presentarse a una segunda inspección si la primera resultase fallida, no teniendo obligación alguna de acudir a la misma estación de ITV.

Además, si compras un coche en el extranjero y lo traes a España, tendrás una mayor flexibilidad, ya que podrías no verte obligado a pasar la parte técnica de la inspección del vehículo y sólo tendrías que tramitar la parte documental, necesaria para acreditar que no se trata de un coche robado.

Las estaciones ITV españolas estarán más y mejor equipadas en 2018, ya que deberán disponer de medios para acceder a los dispositivos de lectura del sistema de diagnóstico a bordo de los coches posteriores a 2006, por cuestiones de dotación de OBD. De este modo, se conocerá el estado de funcionamiento de determinados sistemas controlados por la electrónica del vehículo: ESP, ABS, airbags, sistema de identificación, kilometraje, pretensores, sistemas de alumbrado, señalización… Esto en una primera fase, ya que en la segunda las revisiones se extenderán a los sistemas de visión nocturna, sistema de iluminación adaptativos, controles de velocidad, etc. Las primeras informaciones al respecto podrían apuntar a un ligero incremento en los precios de las revisiones, ya que las mismas, serán más exhaustivas al controlar más elementos y emplear de este modo más medios técnicos para ello.

Otro de los cambios afectará a la consideración de vehículo histórico: a partir de 2018 serán así catalogados los que tengan más de 30 años desde su fabricación o primera matriculación en lugar de los actuales 25. Con esta medida se confluirá con lo determinado por la Federación Internacional de Vehículos Antiguos (FIVA), aceptado en la mayoría de los países de la Unión Europea.

Norma WLTP de consumos y emisiones reales

Publicidad

Norma WLTP de consumos reales en coches: ¿subirán los precios?

Desde septiembre de 2018 entrará en vigor la nueva norma de consumos y emisiones WLTP, un nuevo test de medición de consumo y emisiones de CO2 en los coches. El objetivo es llegar a una homologación de gases contaminantes en condiciones ya reales de conducción (RDE o Real Driving Emissions). De esta forma, los fabricantes darán unos niveles de consumo mucho más próximos a los del consumidor, pero al mismo tiempo cambia por completo el sistema de homologación, dando como resultado un índice mayor de emisiones y afectando enormemente a un sector regulado en base a ellas.

En la práctica, a partir del 1 de septiembre de 2018, todos los coches nuevos matriculados deberán haber pasado ya por estas pruebas obligatoriamente. Mientras que la implantación final llegará el 1 de enero de 2019, cuando un coche sólo se podrá ofertar en concesionario con los datos aportados por el nuevo ciclo WLTP, a excepción de coches en stock y matriculados antes del 1 de septiembre de 2018. Las consecuencias de la norma WTLP para un consumidor de a pie es que, al aumentar los consumos y las emisiones homologadas, cambiarán las ventajas fiscales. Es decir, muchos de los coches que están hoy por debajo de los 120 g/km de CO2 se estima que puedan ver incrementadas en 10 ó 15 g/km de CO2 sus emisiones, dejando de estar exentos del Impuesto de Matriculación.

¿Y qué ocurrirá, por tanto, con los precios de los coches? De momento se plantean dos hipótesis: que no varíen, asumiendo las marcas el sobrecoste, o que haya un cambio en las normas que regulan las emisiones, para que no se modifiquen los impuestos y el cliente no sea quien tenga que asumir esa mayor fiscalidad.

También te puede interesar

¿Subirán los precios? ¿Desaparecerá el SUV? Todo lo que traerá la norma WLTP en 2018

Las ITV, más duras en 2018 y con controles en carretera

Nueva ITV en 2018: sus 7 cambios más importantes, al detalle

¡Lo que faltaba! Los coches autónomos también multarán

Publicidad
Te recomendamos

El cicloturismo es una de las actividades deportivas que más desplazamientos por nues...

Ágil, cómodo y con gran espacio, el Citroën C3 Aircross propone interesantes solucion...

Repasamos todos los SUV a los que hay que estar atento en 2018 y algunos que ya sabem...

Una encuesta a nivel europeo permite a la OCU valorar los coches más y menos fiables ...

Toda la potencia y fuerza que pueda desarrollar un coche deportivo llegará al asfalto...

Antes de que lleguen las fuertes nevadas, Autopistas se anticipa a la llegada del inv...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.