El mal estado de nuestras carreteras, a examen (VÍDEO)

El estado de las carreteras españolas no pasa por su mejor momento. La falta de mantenimiento y de conservaciones tiene efectos negativos en la conducción diaria y en nuestra seguridad.

Adrián Lois

El mal estado de nuestras carreteras, a examen (VÍDEO)
El mal estado de nuestras carreteras, a examen (VÍDEO)

No son pocos los informes o estudios que vienen alertando, durante los últimos años, de la imperiosa necesidad de mejorar el estado de las carreteras de nuestra geografía, las cuales ya están calificadas como “deficientes". Todo pasa por un aumento de las inversiones para mejorar tanto el estado del asfalto como de la señalización viaria. Sino, las consecuencias pueden ser catastróficas: una carretera deteriorada puede afectar gravemente a la seguridad de los coches y conductores, pudiendo ocasionar accidentes indeseables; además, a nivel mecánico, los baches pueden afectar a tu vehículo.

Otra consecuencia del mal estado de nuestras carreteras lo venimos comentando en los últimos años: los límites de velocidad podrían verse reducidos. Es más, el propio informe “Necesidades de inversión en conservación", elaborado por la Asociación Española de la Carretera, anima a reducir el límite de velocidad genérico entre 10 y 20 km/h en unos 6.800 kilómetros de nuestra red viaria.

Está claro que los coches de hoy en día están preparados para circular a velocidades medias más altas que los de hace varias décadas. Las voces que piden aumentar el límite máximo de las autovías y autopistas a más de los 120 km/h actuales van en esta dirección. Pero, ¿están las carreteras preparadas? Según el informe antes mencionado, se necesita una inversión de 900 millones adicionales al presupuesto anual de inversión en conservación de carreteras durante, al menos, ocho años.

El mal estado de nuestras carreteras, a examen (VÍDEO)

El mal estado de nuestras carreteras, a examen

Lo que dice la Asociación Española de la Carretera

En nuestra entrevista a Jacobo Díaz Pineda, Director General de la AEC, daba sus cifras: el déficit de nuestras carreteras se estima en 6.600 millones de euros, cantidad necesaria para devolver las carreteras a un estado óptimo de conservación. “Se necesitan inversiones periódicas y estables de las diferentes administraciones destinadas al mantenimiento viario". La inversión anual necesaria sería de 1.400 millones de euros.

Además, pusimos en relieve el factor de las carreteras secundarias, principal foco de la siniestralidad en España y de la falta de conservación de la que hablábamos. “Desde la AEC venimos desde hace tiempo haciendo propuestas para reducir la siniestralidad. Actuaciones basadas en el diseño de carreteras con un entorno más seguro para los usuarios, instalando bandas sonoras o de señalización inteligente en cruces peligrosos, implementando carreteras 2 1, mejorando la iluminación... Todas estas propuestas se adaptan al momento económico que vivimos: no hablamos de duplicar las calzadas ni de otro tipo de obra que por su coste podría quedar descartada de forma automática", sentencia el director de la Asociación Española de la Carretera.