Carbonilla en un motor diésel: así la puedes quitar de forma rápida y efectiva

Si no prestamos la suficiente atención a la acumulación de hollín o carbonilla en el motor de nuestro coche, especialmente si es diésel, podríamos sufrir una avería inesperada. Así puedes evitarlo.

Carbonilla en un motor diésel: así la puedes quitar de forma rápida y efectiva
Carbonilla en un motor diésel: así la puedes quitar de forma rápida y efectiva

¿Por qué decimos, aunque haya quien intenta convencernos de lo contrario, que los coches diésel actuales son un ejemplo de eliminación de partículas contaminantes? Los vehículos de gasóleo de la actualidad son auténticos laboratorios sobre ruedas: cuentan con diferentes elementos para que los elementos contaminantes que se producen en el motor salgan en una cantidad muy baja por el sistema de escape.

Sin embargo, debemos prestar igualmente atención a la acumulación de partículas como el hollín o carbonilla: tanto si tu coche es moderno, como si es de gasolina y, especialmente, si tu coche tiene ya muchos años. Cuando se acumulan estas partículas procedentes de la propia combustión que tienen lugar en el propulsor, el comportamiento, el consumo y las emisiones contaminantes del coche pueden verse alterados y, en consecuencia también, generar una avería mecánica.

Carbonilla en un motor diésel: así la puedes quitar de forma rápida y efectiva

Te preguntarás, ¿por qué se acumula? Uno de los motivos principales tiene que ver con la conducción que realiza el propio conductor: llevar el motor demasiado “tranquilo", a bajas revoluciones durante mucho tiempo, o practicar una conducción meramente urbana, puede causar lo que comentábamos anteriormente. Piensa que el hollín o carbonilla se produce porque el propio proceso de combustión, necesario para impulsar el vehículo, no ha quemado del todo el combustible y eso propicia que se acumule la suciedad y los residuos.

Los filtros de partículas retienen las partículas de carbono que se producen en la combustión; la válvula EGR hace que los gases de escape que no se han quemado lo suficiente recirculen de nuevo al cilindro; y el catalizador SCR reduce las emisiones contaminantes y nocivas para la salud, como los óxidos de nitrógeno (NOx) gracias al uso de un aditivo compuesto por urea (AdBlue). Aun así, si somos demasiado precavidos y realizamos una conducción tranquila en exceso, podemos provocar ese exceso de suciedad en los canales internos del motor.

Carbonilla en un motor diésel: así la puedes quitar de forma rápida y efectiva

Cómo eliminar o reducir el hollín o carbonilla del motor

El mejor consejo de todos es el de realizar un mantenimiento rutinario de nuestro vehículo, así podremos prevenir cualquier tipo de avería inesperada y, además, podríamos evitar que la ITV rechace nuestro vehículo por emisiones demasiado altas. Aun así, un problema mecánico podría producir también la acumulación de hollín (o derivar en el problema en sí), ya sea en los elementos antes vistos, como el filtro o la válvula EGR, o en el caudalímetro, que mide la cantidad de aire que entra en el motor.

Notarás que puede haber problemas de acumulación de carbonilla si:

  • El consumo de combustible se ha visto incrementado sin motivo aparente.

  • Notas pérdidas de potencia y aceleración.

  • Dejas un rastro de humo negro por el tubo de escape al acelerar.

Carbonilla en un motor diésel: así la puedes quitar de forma rápida y efectiva

En todos estos casos, deberías empezar a sospechar que puedes sufrir un problema mecánico derivado de la acumulación de hollín en el motor. Lo mejor es llevarlo al taller y que lleven a cabo una descarboniación del propulsor: una máquina especial inyecta gas oxihidrógeno para limpiar la cámara de combustión y otros elementos mecánicos, a un precio que oscila entre 50 y 100 euros.

En este sentido, utilizar combustibles, aditivos de calidad productos de limpieza del motor ayuda a la causa. Para prevenir cualquier problema, hay un hábito que deberías llevar a cabo una vez al mes y que resulta muy útil: primero, circulas unos kilómetros para que el motor alcance una temperatura óptima; después, circula durante al menos 3 minutos por la autovía a altas revoluciones, así ayudarás a limpiar los conductos de carbonilla. Evita circular siempre por ciudad y, si lo haces por necesidad, asegúrate de salir con frecuencia a una vía rápida para que el motor coja una temperatura adecuada para limpiar los residuos de la combustión.