Por tierra y desde el aire: todos los radares que se utilizan para multar

La DGT tiene a su disposición diversos tipos de radares para vigilar por tierra y aire lo que ocurre en la carretera. Te contamos todos los detalles.
Por tierra y desde el aire: todos los radares que se utilizan para multar
Por tierra y desde el aire: todos los radares que se utilizan para multar

Falta el mar. De momento. Porque la DGT ha demostrado una alta efectividad en su control de las carreteras por tierra y aire. Gracias a sus múltiples radares, el organismo trata de vigilar las velocidades a las que se mueven los distintos coches por nuestras carreteras, aunque la situación de algunos sigue siendo polémica.

Publicidad

Para entender a qué tipo de radares nos enfrentamos, hay que tener en cuenta que algunos nos vigilan desde tierra y otros desde el aire, así como que algunos son fijos y otros móviles. A continuación, te dejamos todos los detalles.

Por tierra: radares móviles y fijos

Si hablamos de tipos de radares, hay uno que se nos viene inmediatamente a la cabeza: el radar fijo. Este radar es aquel situado dentro de una caja, avisado con anterioridad en la vía y que controla la velocidad concreta a la que pasamos por aquella zona que vigilan. Los hay que sólo registran la velocidad de un carril y los hay que controlan dos o más carriles e, incluso, los dos sentidos de la marcha. Por último, ten en cuenta que no todas las cajas tienen radar, ya que la DGT los va rotando, tal y como confirmó el propio Pere Navarro, aunque identificarlo cuando estamos conduciendo es casi imposible.

Otro radar que siempre está avisado previamente por un cartel informativo es el de tramo. Mediante una cámara, todos los coches que pasan por un portal de entrada son registrados con una hora de entrada. A la salida del tramo vigilado, se vuelve a tomar nota de la hora a la que ha pasado ese coche y se comprueba si la velocidad media es superior a la permitida en la vía. Estos radares son muy efectivos para controlar la velocidad en un tramo concreto y su extensión puede ser de varios kilómetros.

Por tierra y desde el aire: todos los radares que se utilizan para multar

Un radar de tramo vigila la velocidad durante varios kilómetros

También señalizados, los radares de semáforo vigilan que un conductor no se salte un paso en rojo. Así, cuando el semáforo prohíbe el paso, un radar vigila la circulación de vehículos y registra si alguno ha rebasado el límite permitido en una maniobra prohibida.

Pero ten en cuenta que no todos los radares a los que tenemos que hacer frente tienen que estar señalizados. Los radares móviles permiten realizar controles de velocidad en distintos puntos y no encontraremos un aviso de su funcionamiento. En esta categoría destacan los famosos Velolaser, de tamaño tan pequeño que son casi invisibles para los conductores.

Por último, una buena manera de esquivar las multas es saber cómo trabaja la propia DGT. Desde hace unos meses se han puesto de moda los radares en cascada. No es un tipo nuevo de radar, tan sólo es un nuevo funcionamiento de los mismos, en los que se combinan los cinemómetros fijos y móviles. Así, un radar móvil se sitúa unos cientos de metros (o algún kilómetro) por detrás de un radar fijo y, así, cazan a los conductores que han levantado el pie puntualmente pero que poco después han vuelto a superar los límites establecidos.

Por tierra y desde el aire: todos los radares que se utilizan para multar

Pegasus es el radar más caro, pero también el más efectivo

Por aire: Pegasus es el rey

Si un radar se ha convertido en una pieza indispensable para la DGT ese es Pegasus. Hace unos años la DGT anunció que utilizaría un helicóptero para controlar lo que sucedía en las carreteras. Poco después, y pese a suponer un gasto importante para el organismo, Pegasus ya cuenta con otros 12 hermanos repartidos por toda España, aunque no todos cuentan con radar de velocidad (más adelante te contamos el porqué).

La gran ventaja de este radar es que puede controlar la velocidad a la que circula un coche a cientos de metros de distancia, siendo imperceptible para los conductores si así lo quiere el piloto. Toma la velocidad en tres ocasiones y establece una velocidad media con la que se demuestra que el coche multado circulaba por encima de la máxima en esa vía.

Las cámaras: siguiendo los pasos de Pegasus

Por último, hay que tener en cuenta que cuando nos movemos por la carretera no sólo debemos prestar atención a los radares, también hay cámaras que recogen todos nuestros comportamientos.

Publicidad

Con Pegasus llegó otro paso adelante para la DGT: las cámaras. A través de su helicóptero, el organismo no sólo multa por exceso de velocidad, también capta maniobras indebidas, el uso del teléfono móvil o la ausencia de cinturón de seguridad o de sistemas de retención infantil.

Por tierra y desde el aire: todos los radares que se utilizan para multar

Las cámaras no son radares, pero sí vigilan si nos ponemos el cinturón de seguridad o hemos pasado la ITV

Y la DGT no ha querido desperdiciar esta tecnología. Tal y como te hemos contado, en nuestras carreteras ya hay cámaras que vigilan el uso del cinturón de seguridad y del teléfono móvil, pero también pueden conocer si hemos pasado o no la ITV. Y esto no es todo, porque desde el año pasado el organismo también utiliza drones para controlar el tráfico. De momento, no pueden certificar la velocidad a la que viajamos, pero sí pueden corroborar el resto de infracciones que ya hemos mencionado.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

La conciencia social, el ahorro, las medidas políticas aplicadas y la confianza en un...

Ciudades inteligentes, movilidad sostenible, coches y conductores conectados… ¿Y el c...

Eficiencia antes, durante y después. Un coche ecológico no puede ser denominado así ú...

El Land Rover Discovery Sport se convirtió en el aliado perfecto para nuestra Aventur...

Sí, ambas son tecnologías enfocadas a reducir las emisiones y los consumos, combinan ...

Huye de las preocupaciones secundarias y céntrate en lo más importante en cada instan...