Toyota RAV4 Plug-In: prueba y análisis del nuevo SUV híbrido enchufable

El nuevo Toyota RAV4 Plug-in complementa a la versión híbrida añadiendo 84 CV de potencia máxima, la etiqueta “Cero Emisiones” y el valor añadido de su potencial eléctrico.

Óscar Díaz odiaz@mpib.es

El Toyota RAV4 Plug-In alcanza los 75 km en modo cero emisiones y anuncia 306 CV. Foto: MPIB
El Toyota RAV4 Plug-In alcanza los 75 km en modo cero emisiones y anuncia 306 CV. Foto: MPIB

Toyota ha movido ficha en esa doble partida de ajedrez que supone la batalla comercial y la de reducción de emisiones con la entrada en juego en Europa del RAV4 Plug-In, una propuesta ambiciosa que complementa al RAV4 Electric Hybrid conocido. Esta versión mejora las prestaciones dinámicas de aquel (con 6 segundos es 2,1 segundos más rápido en el 0-100 que el RAV4 4x4), permite alcanzar los 75 km en modo cero emisiones en carretera, resultaría más económico en el uso cuando los recorridos cuentan con un 20% o más de conducción eléctrica y mejora notablemente la experiencia de conducción dadas algunas sutiles modificaciones.Su sobrecoste, unos 12.000 euros sin aplicar el plan Moves

La adptación del Toyota RAV4 Plug-In independientemente de las sutiles diferencias estéticas entre ambos centradas en parrilla, llantas, spoilers, etc. el Toyota RAV4 Plug-In se identifica por el trabajo técnico que implica su concepción complementaria. Cuenta con un buen número de rasgos identificativos, entre ellos una batería de mayor capacidad (18,5 kWh brutos, 16 útiles) ubicada en la zona central y con conexión de recarga externa (en una conexión de 32 amperios -7,4 kW- completaría la recarga 2 horas y media). El motor térmico 2.5 también se ha revisado y puede estirarse hasta las 6.000 rpm lo que le permiten anunciar 7 CV extras, para un total de 185 CV.

El motor eléctrico trasero de este SUV coincide plenamente con el de la versión Electric Hybrid. No así el motor delantero, más potente, con 134 kW de potencia máxima (por 88 de aquel) y un nuevo inversor de mayor capacidad. La unión de éstos con el térmico de 2,5 l favorece una potencia máxima de 306 CV y una excelente capacidad para mover una carrocería de gran volumen como ésta con unos niveles más que aceptables de respuesta dinámica y consumo.

rav4phevdpl2020 detail 045
El motor térmico y el eléctrico delantero han sido potenciados respecto al Electric Hybrid. El trasero es idéntico.

La nueva variante híbrida enchufable del SUV nipón anuncia una autonomía eléctrica WLTP de 75 km, que pueden extenderse hasta rozar los 100 en el ciclo de homologación equivalente a ciudad y se convierte en el hecho diferencial en el principal protagonista a la hora de conducir o analizar este híbrido enchufable como posible opción de compra. Y es que según estudios mostrados por Toyota, esta variante enchufable resulta claramente más económica que el RAV4 Hybrid al cubrirse al menos un 20% de la distancia del viaje con la energía eléctrica inicial — atendiendo a los consumos oficiales de los dos en modo híbrido. Cifra a la que habría que sumar ventajas indirectas como las asociadas a los cero emisiones: aparcamiento en zona SER, etc.

La conducción del Toyota RAV4 Plug-In

Poder circular mucho tiempo en modo eléctrico (hasta 75 km en carretera y una velocidad máxima de 135 km/h) ha llevado a Toyota a maximizar el aislamiento del RAV4 Plug-In tanto en lo que a aislamiento del motor tiene que ver con elementos absorbentes tras salpicadero, paso de rueda y guarnecido de los pilares; como con el uso de cristales de mayor aislamiento acústico y en el flujo aerodinámico. Sumado a la mayor capacidad del motor eléctrico delantero tenemos como resultado una aceleración a medio gas más natural de lo que sucede en el Electric Hybrid, con una menor presencia del motor térmico. Resulta pues más agradable en su uso en este aspecto, lo que se complementa con una suspensión que transmite mayor sensación de calidad en el bacheo (la estructura híbrida enchufable le añade 185 kg que han debido ser afrontados por una revisión en silent blocks, muelles y amortiguadores) y mejora la experiencia de uso.

La masa de este nuevo SUV es alta, roza las 2 toneladas en orden de marcha y esto puede ser un lastre en zonas de curvas, pero no es demérito para la sensación de aplomo en la conducción o en cuanto a potencia de parada, con un freno de tacto duro muy modulable en el que apenas se manifiesta la sensación entre la frenada regenerativa y la hidráulica.

rav4phevdpl2020 dynamic 056
El Toyota RAV4 Plugh-In ofrece un tacto de supensión agradable y equilibrado

Cuatro modos de conducción permitirán al conductor del RAV4 Plug-In gestionar la energía de la batería. Mientras almacene energía tiende a circular en modo eléctrico y sólo cuando ésta se agotase pasaría al modo Auto EV/HV, el más equilibrado, …a menos que se seleccionase el EV, capaz de ofrecer prestaciones semejantes a las de un motor gasolina 2.0 -100% eléctrico-, el HV que mantendría el estado de carga de la batería o el modo carga CHG en el que se potencia el uso del motor térmico como impulsor de las ruedas y activador de un generador que alimenta la batería, favoreciendo así el uso posterior 0 emisiones.

La gama Toyota RAV4 Plug-In

Dos versiones comerciales diferenciadas por casi 9.000 euros componen la gama Toyota RAV4 Plug-In, con un precio de partida por debajo de los 50.000 euros. Ambas variantes, Advance y Syle+, abarcan al Suzuki Across, en realidad el mismo vehículo, con personalización estética Suzuki para favorecer la rebaja en las emisiones medias del pequeño fabricante japonés. Hay que tener en cuenta que tras la puesta en marcha del Plan Moves puede mejorar su precio notablemente, con lo que se reduciría notablemente la diferencia de casi 12.000 euros a favor del RAV4 Electric Hybrid 4x4 hasta menos de 7.000, y que las ventajas asociadas a la etiqueta cero emisiones puede favorecer la amortización. Pero también es muy diferente su conducción, tanto en sensaciones como en economía si nos planteamos recorridos muy cortos que podamos hacer en modo eléctrico.

rav4phevdpl2020 detail 064
La pantalla de 10" y el cargador inalámbrico son exclusivos de las versiones Style Plus.

El equipamiento del RAV4 Plug-In dependerá de la versión comercial. De ellos el Toyota estima que casi 7 de cada 10 se corresponderán con la variante Advance, para nada escasa. Incluye entre otros elementos llantas específicas, faros delanteros doble led, la pantalla de 8”, entrada y arranque sin llave y portón con cierre eléctrico, entre otros elementos. El Style Plus, por su parte añadiría el cargador inalámbrico, las cámaras de visión 360º, techo panorámico o Head Up Display, entre otros.

No encontrarmos en este caso grandes opciones en cuanto a packs que complementan el equipamiento, aunque sí paquetes de servicios adicionales como el aumento de garantía y mantenimiento, la financiación o modalidades de renting que dan acceso a promociones adicionales.

Presentación  Toyota  RAV 4 2021 026

Galería relacionada

Toyota RAV4 Plug-In: a prueba un SUV híbrido enchufable con 306 CV y 75 km de autonomía eléctrica

Toyota Highlander 2021: probamos el nuevo SUV, híbrido y con siete plazas.

Relacionado

Toyota Highlander 2021: probamos el nuevo SUV, híbrido y con siete plazas