Seat Córdoba 1.9 TDi 130/Sport

No avisa, no tiene una estética tan agresiva como otros modelos, pero este Córdoba posee un auténtico espíritu deportivo. Temperamental, con unas suspensiones muy secas, y una aceleración rabiosa, no se cansa de retarnos a que lo domemos en la carretera. Eso sí, gracias a su inacabable motor y su lujoso equipamiento, estamos encantados de aceptar el desafío.

Seat Córdoba 1.9 TDi 130/Sport
Seat Córdoba 1.9 TDi 130/Sport

El Córdoba es algo más que un Ibiza con maletero, aunque no se puede negar que en este apartado va bien surtido (nada menos que 535 litros según nuestras mediciones, una capacidad impensable entre sus rivales). Este modelo también adopta las mismas soluciones mecánicas que tienen sus "primos" León e Ibiza: el bautizado como "chasis ágil" -una puesta a punto específica de las suspensiones para que el coche entre mejor en las curvas-, un cambio de seis relaciones y, por supuesto, un rabioso turbodiésel de 130 CV (que en nuestro banco de pruebas ha dado más de 150 CV).Tampoco hay demasiadas diferencias estéticas entre todos los nuevos vástagos de Seat. De hecho, el Córdoba y el Ibiza comparten dos tercios de su carrocería.Sin embargo, en la zaga de este modelo se aprecia mucho mejor la mano de Walter de Silva -el diseñador estrella, ahora en Seat-. Así, no es extraño que nos recuerde un poco al Alfa 156, otra de sus creaciones. Sin embargo, no llamará tanto la atención en carretera: tiene un atractivo diseño, pero no despertará -a mi juicio- las mismas pasiones que el Alfa Romeo. Aunque sus rasgos son mucho más deportivos que los de la versión anterior, nunca podremos llegar a intuir todo lo que esconde. Da igual en qué marcha nos movamos, olvídate de las revoluciones, no te preocupes del terreno; sólo dedícate a vigilar la carretera y a acelerar. Este Córdoba responde siempre, tiene unas aceleraciones pasmosas y sus recuperaciones son inmediatas. Desde 1.000 a más de 4.500 rpm, se muestra en plena forma. .El Córdoba es algo más que un Ibiza con maletero, aunque no se puede negar que en este apartado va bien surtido (nada menos que 535 litros según nuestras mediciones, una capacidad impensable entre sus rivales). Este modelo también adopta las mismas soluciones mecánicas que tienen sus "primos" León e Ibiza: el bautizado como "chasis ágil" -una puesta a punto específica de las suspensiones para que el coche entre mejor en las curvas-, un cambio de seis relaciones y, por supuesto, un rabioso turbodiésel de 130 CV (que en nuestro banco de pruebas ha dado más de 150 CV).Tampoco hay demasiadas diferencias estéticas entre todos los nuevos vástagos de Seat. De hecho, el Córdoba y el Ibiza comparten dos tercios de su carrocería.Sin embargo, en la zaga de este modelo se aprecia mucho mejor la mano de Walter de Silva -el diseñador estrella, ahora en Seat-. Así, no es extraño que nos recuerde un poco al Alfa 156, otra de sus creaciones. Sin embargo, no llamará tanto la atención en carretera: tiene un atractivo diseño, pero no despertará -a mi juicio- las mismas pasiones que el Alfa Romeo. Aunque sus rasgos son mucho más deportivos que los de la versión anterior, nunca podremos llegar a intuir todo lo que esconde. Da igual en qué marcha nos movamos, olvídate de las revoluciones, no te preocupes del terreno; sólo dedícate a vigilar la carretera y a acelerar. Este Córdoba responde siempre, tiene unas aceleraciones pasmosas y sus recuperaciones son inmediatas. Desde 1.000 a más de 4.500 rpm, se muestra en plena forma. .