Renault Clio 1.5 dCi/105 Confort Dynamic

La tercera generación del Clio propone “volver a empezar": mejora todos los aspectos de sus predecesores y evoluciona para adaptarse a las tendencias del segmento. Ahora es más grande, está mejor acabado y su comportamiento sube muchos enteros.

Renault Clio 1.5 dCi/105 Confort Dynamic
Renault Clio 1.5 dCi/105 Confort Dynamic

Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.Tiene un equipamiento completo, un precio muy competitivo y un interior habitable. Sin embargo, su comportamiento y sus acabados se quedan por debajo de los que ofrece su rival. Eso sí, contaremos con un motor potente y fiable.Es el rival más cercano al nuevo Clio. El Grande Punto ha marcado las tendencias en el segmento: coches más amplios que redefinen el concepto de “compacto". Tiene un motor potente y vivo, al que no acompaña, sin embargo, el chasis, menos afinado que el del modelo de Renault. Éste también gana en el apartado de los acabados.Acaba de recibir un cambio de imagen que lo hace más agresivo y juvenil, lo que puede atraer a muchos de los teóricos compradores del Clio. Sin embargo, su moderno y colorido interior no es tan amplio como el del Renault y, además, los que busquen un comportamiento ágil encontrarán la más exquisita de las correcciones, pero poca pasión. Lo mismo ocurre con su motor, suave y muy agradable, pero que no acelera nuestro pulso.Un precio más que competitivo, un exterior remodelado y actual, un interior amplio y cómodo, un motor potente y alegre... Lo cierto es que el Kia Rio tiene un buen número de argumentos para plantarle cara al Clio. Sin embargo, su comportamiento no es tan aplomado como el de nuestro protagonista y tampoco contaremos con un equipamiento tan extenso como el que ofrece su rival.El Mini, que sí cuenta con el ESP entre su dotación de serie, también se mete en la lista de rivales del Clio. Su imagen es muy atractiva y ofrece un motor voluntarioso y un comportamiento digno del mejor de los deportivos. Eso sí, está reservado a aquellos que no busquen la habitabilidad por encima de todo.Existe un Corsa con cinco puertas y un motor Diesel con un precio sensiblemente menor, pero su potencia se queda muy por debajo de la de este Clio. Para que luchen en igualdad de condiciones, tendremos que echar un vistazo a la versión Sport, con tres puertas. Se trata de un vehículo muy equilibrado en todos sus aspectos: un propulsor suave, un interior de acabados y cotas correctos y una agilidad notable son sus mejores armas.Su imagen ya está muy gastada, pero el motor 1.6 HDi de 110 CV ha dado un nuevo aire al 206. Es uno de los rivales más temibles para el Clio, ya que es más rápido y su consumo es menor. Su comportamiento (ya lo hemos dicho en varias ocasiones) merece un sobresaliente: es endiabladamente ágil, aplomado y transmite confianza. Eso sí, no es tan dócil como el modelo de Renault.Tanto si hablamos del Ibiza, como de sus parientes cercanos, el Volkswagen Polo y el Skoda Fabia, debemos destacar un chasis equilibrado y un habitáculo intachable. Sin embargo, su mejor arma es un motor que supera los 120 CV tras pasar por nuestro banco de rodillos. Además, su fuerza en la zona baja del cuentavueltas es superior a la del propulsor del Clio, si bien su entrega de potencia –hay de sobra- es más brusca. Como en el caso del Peugeot 206, también es más rápido y menos “tragón" que el Renault.