Opel Vectra 1.9 CDTi 120 CV GTS

Ya has elegido coche. Te has decantado por uno, pero ‘‘cómo vestirlo’’. La elección de una buena mecánica es tan importante como escoger el modelo en sí. Opel lo sabe y ha añadido un nuevo CDTi de 120 CV al Vectra. ¿Le irá bien?

Opel Vectra 1.9 CDTi 120 CV GTS
Opel Vectra 1.9 CDTi 120 CV GTS

El Vectra es un viejo conocido en el mercado. Estamos ante una de esas berlinas que se caracterizan por sus buenos modales en carretera: sus suspensiones buscan el confort, posee tamaño suficiente para contentar a toda la familia e invita a hacer kilómetros al conductor. En definitiva, es buen rodador, pero Opel ha querido ir más allá. Le ha dado un look ‘‘deportivo’’ y le ha incorporado una mecánica Diesel, ahorradora y limpia. Así, monta el nuevo 1.9 CDTI de 120 CV de origen Alfa Romeo(también hay otra versión del mismo motor con 150 CV): esta mecánica de cuatro cilindros y sistema de inyección múltiple por common-rail viene a sustituir a los viejos DTi. Según aseguran, este propulsor se “autolimpia", ya que posee un filtro de partículas que no necesita mantenimiento. Habíamos probado el Vectra con diferentes motorizaciones: ¿qué tenía ésta de especial? Nada más arrancar, nos sorprendió: a ralentí a penas sonaba. Comprobamos nuestras sensaciones con los datos reales de nuestro Centro Técnico y, ciertamente, era más sigiloso que la mayoría de sus rivales en este apartado (registramos 47 decibelios); sólo le mejoraba el veterano Passat. Sin embargo, también nos llevamos otra sorpresa en estos primeros momentos de rodaje: a bajas vueltas, le faltaba fuerza, un detalle que el peso del vehículo -más de tonelada y media- ponía en evidencia. Había que darle cierto “margen de confianza", ya que a partir de las 2.000 rpm se animaba. Eso sí, apuntamos sus características, porque las rotondas, muchas incorporaciones y algunos repechos teníamos obligatoriamente que abordarlos incluso en primera marcha. No hay problema: lo mejor estaba por llegar. En la parte alta del cuentavueltas se estira sin problemas. Llega a 4.250 rpm en plena forma y sus aceleraciones son notables para una berlina de este tamaño y peso (en este apartado, no hay apenas diferencias con sus rivales más directos). Sin embargo, sí que abandona el pelotón cuando llegan los repechos. Entre sus rivales, presenta las peores recuperaciones, sobre todo cuando nos movemos con la sexta marcha insertada (sólo resulta algo más ágil –y por la mínima- que el Mondeo TDCi de 115 CV, pero éste recupera mucho mejor en cuarta y quinta). Pero algo bueno tenía que tener estos desarrollos tan largos: el consumo se ha cuidado hasta contenerlo en unos 7 litros de media cada 100 kilómetros. Por carretera, gracias a su aplomo, te permitirá ir muy rápido y, lo mejor de todo, con mucha confianza. Si quieres más prestaciones, lo tienes fácil. No te olvides que se trata del CDTi más “bajito". Encontrarás el mismo coche, con el mismo acabado, con un motor de 150 CV por 1.400 euros más. Eso sí, todo lo que otros rivales consiguen a base de motor, el Vectra lo suple –y con creces- con su comportamiento. Permite pasar más rápido en curva que otros modelos y mantener cruceros muy vivos sin ningún problema. Este Vectra también se distingue de sus hermanos por la nueva caja de cambios manual de seis velocidades. Su manejo es muy agradable, gracias a unos recorridos cortos y muy limpios. La sexta marcha ayuda a contener los consumos y permite velocidades altas mientras que el motor gira a menos revoluciones. El Vectra es un viejo conocido en el mercado. Estamos ante una de esas berlinas que se caracterizan por sus buenos modales en carretera: sus suspensiones buscan el confort, posee tamaño suficiente para contentar a toda la familia e invita a hacer kilómetros al conductor. En definitiva, es buen rodador, pero Opel ha querido ir más allá. Le ha dado un look ‘‘deportivo’’ y le ha incorporado una mecánica Diesel, ahorradora y limpia. Así, monta el nuevo 1.9 CDTI de 120 CV de origen Alfa Romeo(también hay otra versión del mismo motor con 150 CV): esta mecánica de cuatro cilindros y sistema de inyección múltiple por common-rail viene a sustituir a los viejos DTi. Según aseguran, este propulsor se “autolimpia", ya que posee un filtro de partículas que no necesita mantenimiento. Habíamos probado el Vectra con diferentes motorizaciones: ¿qué tenía ésta de especial? Nada más arrancar, nos sorprendió: a ralentí a penas sonaba. Comprobamos nuestras sensaciones con los datos reales de nuestro Centro Técnico y, ciertamente, era más sigiloso que la mayoría de sus rivales en este apartado (registramos 47 decibelios); sólo le mejoraba el veterano Passat. Sin embargo, también nos llevamos otra sorpresa en estos primeros momentos de rodaje: a bajas vueltas, le faltaba fuerza, un detalle que el peso del vehículo -más de tonelada y media- ponía en evidencia. Había que darle cierto “margen de confianza", ya que a partir de las 2.000 rpm se animaba. Eso sí, apuntamos sus características, porque las rotondas, muchas incorporaciones y algunos repechos teníamos obligatoriamente que abordarlos incluso en primera marcha. No hay problema: lo mejor estaba por llegar. En la parte alta del cuentavueltas se estira sin problemas. Llega a 4.250 rpm en plena forma y sus aceleraciones son notables para una berlina de este tamaño y peso (en este apartado, no hay apenas diferencias con sus rivales más directos). Sin embargo, sí que abandona el pelotón cuando llegan los repechos. Entre sus rivales, presenta las peores recuperaciones, sobre todo cuando nos movemos con la sexta marcha insertada (sólo resulta algo más ágil –y por la mínima- que el Mondeo TDCi de 115 CV, pero éste recupera mucho mejor en cuarta y quinta). Pero algo bueno tenía que tener estos desarrollos tan largos: el consumo se ha cuidado hasta contenerlo en unos 7 litros de media cada 100 kilómetros. Por carretera, gracias a su aplomo, te permitirá ir muy rápido y, lo mejor de todo, con mucha confianza. Si quieres más prestaciones, lo tienes fácil. No te olvides que se trata del CDTi más “bajito". Encontrarás el mismo coche, con el mismo acabado, con un motor de 150 CV por 1.400 euros más. Eso sí, todo lo que otros rivales consiguen a base de motor, el Vectra lo suple –y con creces- con su comportamiento. Permite pasar más rápido en curva que otros modelos y mantener cruceros muy vivos sin ningún problema. Este Vectra también se distingue de sus hermanos por la nueva caja de cambios manual de seis velocidades. Su manejo es muy agradable, gracias a unos recorridos cortos y muy limpios. La sexta marcha ayuda a contener los consumos y permite velocidades altas mientras que el motor gira a menos revoluciones.

Los mejores vídeos