Nuevo Mercedes Clase C 220d Estate: a prueba un familiar de bajo consumo

El contenido del Mercedes Clase C ha superado al continente dando un giro total a la experiencia de conducción. Nos ponemos a los mandos de la versión familiar 220d Estate, cargada de tecnología y con un consumo muy bajo.

Raúl Roncero

Mercedes C 220d Estate
Mercedes C 220d Estate

Te reconozco que hace años me daba igual cómo eran los coches por dentro, si tenían tal o cual nuevo dispositivo o tecnología: sólo pedía, más que calidades, un diseño ergonómico que me facilitara sentarme a conducir cómodamente y una buena disposición de mandos. El 99% de mis prioridades era para chasis y motor... ¡Y a correr!

Consulta las ofertas más interesantes de vehículos nuevos de Mercedes y ahorra muchos euros

Pero ya sabes, esto ha cambiado, la ley -afortunadamente- impera, la circulación es diferente y creo que los años y cargas familiares también te hacen conducir a otros ritmos. También creo que llevamos nuevas cosas y cargas en la cabeza que antes resolvías con un café en un punto medio de destino. Hoy, el modo "al tran-tran" del tráfico convierte carreteras y autovías en trenes de vehículos donde poco o nada se disfruta del coche en sí, y ahí es donde Mercedes ha dado desde mi punto de vista en el clavo con su nuevo ecosistema. Porque si tras una década en la que los fabricantes no han hecho más que enturbiar la conducción con invasiva y poco útil digitalización, Mercedes ha sido el único capaz de implementarla con gusto, éxito y utilidad.

Mercedes C 220d Estate 3
Mercedes C 220d Estate

Ahora sí, el coche "domótico" -y ojo, porque no me refiero en absoluto a autónomo- funciona de verdad y las pocas tareas que puedes y debes hacer mientras conduces las interpreta el MBUX de segunda generación con disciplina de mayordomo. Visto lo visto, ahí va un consejo al resto de fabricantes: no inventéis nada nuevo, copiar directamente de quien por fin ha hecho bien las cosas.

La temática es tan extensa que me llevaría muchas palabras para explicártelo todo, así que resumo a lo que exijo como meramente imprescindible para que estos nuevos entornos digitales sumen más de lo que restan: diseños de pantallas y menús que son realmente útiles -sin renunciar a un diseño vistoso-, verdadera facilidad de manejo -admito ese pequeño periodo de adaptación-, sensibilidad adecuada en todos sus botones táctiles para que de verdad no roben atención, -especialmente, los del volante-, legibilidad en sus diferentes fuentes de información -como es habitual en Mercedes, redundantes- y sobre todo, comandos de voz como si estuvieras charlando con tu pareja.

ESPACIO INTERIOR Mercedes C220d Estate 200 CV
Anchura delantera 143 cm
Anchura trasera 137 cm
Altura delantera 88/100 cm
Altura trasera 95 cm
Espacio piernas 75 cm
Maletero 400 litros

 

Hay más conceptos, pero como os digo, da para un tema bien largo. Concluyendo, este nuevo habitáculo del Clase C -derivado del S, pero con menos tecnología- se enmarca ya más en el concepto de salón y es sencillamente espectacular, aún cuando las calidades globales de todos sus materiales ya no parecen sobresalientes. También es un coche más grande y espacioso por dentro aunque acomodado en cualquiera de sus plazas tal vez no tengas esa sensación real de que, en centímetros, es un coche verdaderamente capaz. Y ahora sí, vamos con ese otro 99% al que también le he podido sacar las entrañas.

Mercedes C 220d Estate 1
Mercedes C 220d Estate

Mercedes Clase C 220d Estate: adiós, aire

La amortiguación del nuevo Clase C puede ser fija —a su vez, deportiva o no— o de tipo variable, pero en este caso ya no emplea cámaras neumáticas, sino un sistema de amortiguadores con regulación electrónica. Creo que aislará menos el habitáculo del asfalto pero probablemente haga que el Clase C sea un coche de tacto más "mecánico". De cualquier manera, ahora parece que la comodidad tiene menos peso específico en el global del coche que la efectividad y el tacto de conducción, aspectos, como es habitual, escalable mediante equipamiento opcional.

PRESTACIONES Mercedes C220d Estate 200 CV
Aceleración 0-100 km/h 7,87 segundos
Aceleración 0-400 m 15,63 segundos
Aceleración 0-1.000 m 28,7 segundos
Aceleración 0-120 km/h 10,85 segundos
Frenada 140-0 km/h 74,58 metros
Frenada 100-0 km/h 37,78 metros

 

El kit AMG Line montado en nuestra unidad es uno de ellos, aportando ruedas de tamaño generoso y medida desigual para el tren delantero y trasero, dirección deportiva, frenos delanteros mayores, ruedas de 18 pulgadas  -de 19 en nuestro caso al añadirlas como extra complementario- y un largo etcétera de elementos decorativos, todo ello, por 3.270 euros.  La dirección a las 4 ruedas es otro más -vendría ligado a la suspensión ajustable, todo por 2.427 euros-; las ruedas traseras giran hasta 2,5º en el mismo sentido que las delanteras hasta 60 km/h, y en sentido contrario a partir de esa velocidad... pero me llegan rumores de que uno de los efectos de la crisis de semiconductores es que, por ahora, son opciones bloqueadas en Mercedes y no las puedes montar. Me hubiera gustado conducir Clase C con especificaciones más de origen -el nuestro venía bien cargadito-, pero no creo que vaya a poder ser, así que nuestras impresiones tienen ese matiz que añade en la efectividad y carácter del coche la dotación extra, asegurándote que lo que hace rapidísimo a este coche no es tanto el motor como sí lo es el chasis... ahora te hablo más de ello.

ASÍ ES EL KIA OPTIMA

El motor del Mercedes Clase C 220d: diésel, 200 CV, doble turbo... 

Se han introducido importantes cambios en el bloque OM-654M -código 820 ahora, 920 antes-, como un cigüeñal con más carrera, se unifica la sobrealimetación a dos turbos pequeños variables y aumenta la presión en la rampa de inyección, entre otros cambios. Respira mucho mejor a bajo régimen, pero no tiene los pulmones de un motor de BMW. Cuenta, además, con una microhibirdación con ISG que aporta 15 kW adicionales a bajas vueltas y aprovecha también la frenada para recuperar energía -el efecto colateral es un tacto de pedal de freno poco riguroso en su primer recorrido-, circular en modo vela con el motor apagado o arrancar el motor de forma instantánea. Es un motor con mucha fuerza y elasticidad a pocas revoluciones, pero poco aprovechable y demasiado ruido a altas vueltas. Su mejor aliado, por tanto, un cambio con 9 marchas -el 9G-Tronic tiene también cambios internos y más velocidad de proceso- que permite sacar lo mejor de esas dos mil quinientas primeras vueltas en las que hay más chicha y agrado, porque si le sacas de su zona de confort, se rompe totalmente el equilibrio y bienestar del coche.

¿Pagas demasiado por el seguro de tu coche? Entra en nuestro comparador y empieza a ahorrar ya

Parece claro que el C220d Estate es un rodador nato cuyo motor se adapta mucho mejor a carreteras amplias, donde puede firmar consumos poco más altos que los de un utilitario, toda una proeza para un coche que pesa más de 1.800 kilos en báscula -aunque dinámicamente no parece un peso pesado-. Si pones un poquito de tu parte puedes ver registros de 4,5 a 4,7 l/100 km circulando a ritmos espectaculares, cifras de quitarse el sombrero. Pero volvamos el rendimiento global del coche y veamos cómo combinar todos sus elementos para disfrutar plenamente de una conducción más "a ataque" -que no buscando límites- entre curvas, al menos, con mis preferencias y estilo de conducción.

CONSUMOS Mercedes C220d Estate 200 CV
Ciudad 6,8 l/100 km
Carretera 5,0 l/100 km
Medio 5,7 l/100 km

 

Sencillamente, sacrifico velocidad de salida confiando en la rigurosidad y aplomo que me da el coche en la entrada; evito retener y mucho menos quitar una o dos marchas para conseguir una velocidad de paso por curva más uniforme apoyándome en el motor a bajas vueltas. Porque si apuras, frenas levemente, giras el volante y pretendes darle nuevamente salida al coche buscando sus 200 CV con una macha corta advertirás inmediatamente la principal debilidad de este motor diésel, hecho para demostrar que no hay, de momento, una herramienta más eficiente para moverte de un punto a otro muy lejano. Con todo en la balanza, este Clase C me ha dejado muy buen sabor de boca. 

Mercedes C 220d Estate 5
Mercedes C 220d Estate

 

Mercedes C 220d Estate

Galería relacionada

Mercedes Clase C 220d: un familiar diésel que consume muy poco

Mercedes GLC 2022 según nuestro ilustrador Schulte

Relacionado

Mercedes GLC 2022: todo lo que sabemos del nuevo SUV medio

Los mejores vídeos