Nissan Máxima QX 2.0 V6 SE

La segunda generación del buque insignia de la gama Nissan en Europa destaca, en su variante con motor dos litros, por su gran habitabilidad, completo equipamiento, comportamiento dinámico y una relación contenido-precio realmente tentadora.

Nissan Máxima QX 2.0 V6 SE
Nissan Máxima QX 2.0 V6 SE

Habíamos mencionado que el acabado es correcto. No vale un calificativo superior, porque los materiales del salpicadero, sus ajustes, así como su diseño, son similares a los de su berlina media, bien tratada, pero no tienen nada de especial. El diseño del volante, que incluye los mandos del radiocasete, es bastante discutible. Entre los detalles positivos del habitáculo nos encontramos con numerosos huecos para objetos pequeños, una consola-apoyabrazos entre los asientos delanteros con dos niveles, un práctico apoyavasos doble por delante de la misma y las aperturas remotas del maletero y el depósito de combustible situado por debajo del apoyabrazos de la puerta del conductor. En el apartado dinámico nos encontramos con un vehículo con una "sensibilidad Nissan". Salvando las diferencias, propias de la inercia debido al mayor peso, lo que transmite la dirección y el comportamiento en apoyo del chasis también se parece al de los Primera. Resulta muy fácil de conducir aun en situaciones límites. Hay una respuesta medianamente rápida a los cambios de dirección, el balanceo se genera sin oscilaciones, la dirección, siendo suave, transmite suficientes sensaciones y cuando el coche se ha inclinado del todo la actitud es saludablemente subviradora. En porcentaje, suficientemente seguro y adecuado para el tipo vehículo en el que marchamos. Los muelles tienen la tensión adecuada y en una conducción dinámica se agradecen los amortiguadores ligeramente duros. Esta circunstancia no permite un aislamiento perfecto de los baches en la ciudad, porque son algo secos pero, a cambio, se obtiene mayor aplomo y seguridad en pavimentos irregulares. Su equilibrada suspensión, con múltiples retoques respecto a la anterior generación, le otorga virtudes de gran rodador. Los trabajos de optimización del nuevo Máxima comprendieron, en el eje delantero, nuevos bujes de soporte para los amortiguadores con el propósito de eliminar ruidos y vibraciones, mientras los brazos inferiores de la suspensión se anclan a un subchasis que elimina ruidos de rodadura y de la dirección. Aunque se ha incrementado la batalla 50 mm la dirección mantiene el mismo radio de giro que el anterior y se ha adaptado un sistema de asistencia variable a la dirección de cremallera. En el eje trasero se han adoptado brazos transversales más rígidos y una nueva barra de control lateral, situada detrás del eje contribuyendo a la estabilidad direccional. Si bien el motor no impresiona por debajo de las 3.000 rpm -el V6 hace sentir su superior equilibrado respecto de un cuatro en línea a cambio de la ya mencionada falta de "golpe"-, a partir de allí se muestra progresivo y muy silencioso hasta las 6.000 rpm. Admite cruceros rápidos con total suavidad. Manejar el cambio manual de cinco marchas resulta muy agradable. La selección de los distintos desarrollos se hace casi sin darnos cuenta, admite un empleo rápido si es necesario y con una notable sensibilidad. La quinta resulta larga y la velocidad punta se alcanza 500 rpm por debajo del régimen de potencia máxima, lo que deja a este modelo ligeramente en desventaja respecto de sus rivales, también ligeramente más potentes. Satisfactorio es el comportamiento de los frenos, con una distancia de parada de las mejores en su categoría, superando, inclusive, a las conseguidas por el Alfa 166. Incorpora el asistente de frenadas de emergencia que, según nuestra experiencia, al buen conductor poco le aporta. El nuevo Máxima QX es un producto honesto, sólido, bastante adaptado al gusto europeo. Ofrece mucho contenido a un precio muy asequible dentro de su categoría y que, por su particular estética, resulta personal y hasta algo exclusivo.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.