Mazda6 1.8 120 CV

El Mazda6 acaba de recibir un leve lavado de cara, pero sigue manteniendo los valores que le han convertido en una berlina elegante y dinámica… a pesar de que a esta versión 1.8 de 120 CV que probamos no le sobra potencia.

Mazda6 1.8 120 CV
Mazda6 1.8 120 CV

Dinamicamente, el chasis de este Mazda 6 está afinado con un interesante toque deportivo. Consigue pasar por curva a una velocidad bastante elevada y en estas zonas demuestra que es bastante divertido de conducir. El Mazda 6 tiene una gran estabilidad en cualquier circunstancia, tanto en carreteras abiertas a gran velocidad como en las curvas más ratoneras, lo que acompaña con una gran facilidad de conducción.En el apartado de las suspensiones, el modelo japonés parece de una categoría superior, porque es bastante cómodo y eficaz, algo que consigue con recorridos grandes y buen filtrado de las irregularidades del terreno. Esto no significa, no obstante, que el conductor no tenga conocimiento de por dónde va en todo momento, lo que incrementa la sensación de control sobre el coche. Los frenos tienen buen tacto y responden con bastante firmeza y mordiente. Igualmente, ofrecen una resistencia suficiente al uso continuado y unas distancias de parada desde 140 km/h en la media del segmento. A la hora de comprar este tipo de berlinas, su potencial cliente tiene muy presente la cantidad de espacio habitable y de carga que ofrece. En este sentido, el Mazda6 cuenta con la ventaja de poseer la misma plataforma que el Mondeo, lo que es sinónimo de grandes dimensiones. Respecto a sus principales rivales, es de los que más centímetros regala a sus pasajeros de las plazas traseras, sobre todo en el apartado del espacio para las piernas y en la anchura, donde es el rey de categoría y el que con mayor comodidad aloja a un tercer ocupante.El maletero, a su vez, ofrece una capacidad de carga destacable. Con 535 litros, empata con el Volkswagen Passat y sólo es superado por el Skoda Octavia, con 100 litros más de volumen. Todo este espacio, se une a unas formas regulares y a una boca de carga que, a pesar de que estamos ante un cuatro puertas, es lo suficientemente amplia para la introducción de objetos voluminoso. El interior del Mazda6 también se ha renovado en este reciente restyling. Se han incorporado ligeros retoques en el diseño y, lo más importante, se han adoptado materiales y ajustes de mayor calidad. La consola central es ahora de color titanio oscuro, en lugar del tono plateado metalizado del modelo anterior. Los guarnecidos de las puertas y la forma de los asientos también cambian. En este sentido, hay que destacar la buena sujeción que tienen los asientos, que recogen nuestro cuerpo con dulzura pero sin dejar que se balancee en las zonas de curvas. Por lo demás, su mullido, tirando a duro, resulta bastante cómodo a la hora de realizar viajes largos. Este Mazda6 1.8 Active tiene un completo equipamiento de serie, en el que no faltan el cierre centralizado, diversos airbags (conductor, acompañante, laterales y cortina) el climatizador, mandos de la radio al volante, ordenador de viaje, radio CD, control de velocidad de crucero, sensor de lluvia, llantas de aleación y control de estabilidad y tracción. Por el precio de esta versión, 22.000 euros, el conjunto de elementos que se incluyen sin sobreprecio es notable, sin embargo, se echan de menos algunas opciones interesantes para poder terminar de configurar nuestro coche ideal, léase navegador, luces de xenón, cargador de CDs o tapicería en piel, que sólo están disponibles con otro nivel de equipamiento (Sportive), asociado a mecánicas superiores.Dinamicamente, el chasis de este Mazda 6 está afinado con un interesante toque deportivo. Consigue pasar por curva a una velocidad bastante elevada y en estas zonas demuestra que es bastante divertido de conducir. El Mazda 6 tiene una gran estabilidad en cualquier circunstancia, tanto en carreteras abiertas a gran velocidad como en las curvas más ratoneras, lo que acompaña con una gran facilidad de conducción.En el apartado de las suspensiones, el modelo japonés parece de una categoría superior, porque es bastante cómodo y eficaz, algo que consigue con recorridos grandes y buen filtrado de las irregularidades del terreno. Esto no significa, no obstante, que el conductor no tenga conocimiento de por dónde va en todo momento, lo que incrementa la sensación de control sobre el coche. Los frenos tienen buen tacto y responden con bastante firmeza y mordiente. Igualmente, ofrecen una resistencia suficiente al uso continuado y unas distancias de parada desde 140 km/h en la media del segmento. A la hora de comprar este tipo de berlinas, su potencial cliente tiene muy presente la cantidad de espacio habitable y de carga que ofrece. En este sentido, el Mazda6 cuenta con la ventaja de poseer la misma plataforma que el Mondeo, lo que es sinónimo de grandes dimensiones. Respecto a sus principales rivales, es de los que más centímetros regala a sus pasajeros de las plazas traseras, sobre todo en el apartado del espacio para las piernas y en la anchura, donde es el rey de categoría y el que con mayor comodidad aloja a un tercer ocupante.El maletero, a su vez, ofrece una capacidad de carga destacable. Con 535 litros, empata con el Volkswagen Passat y sólo es superado por el Skoda Octavia, con 100 litros más de volumen. Todo este espacio, se une a unas formas regulares y a una boca de carga que, a pesar de que estamos ante un cuatro puertas, es lo suficientemente amplia para la introducción de objetos voluminoso. El interior del Mazda6 también se ha renovado en este reciente restyling. Se han incorporado ligeros retoques en el diseño y, lo más importante, se han adoptado materiales y ajustes de mayor calidad. La consola central es ahora de color titanio oscuro, en lugar del tono plateado metalizado del modelo anterior. Los guarnecidos de las puertas y la forma de los asientos también cambian. En este sentido, hay que destacar la buena sujeción que tienen los asientos, que recogen nuestro cuerpo con dulzura pero sin dejar que se balancee en las zonas de curvas. Por lo demás, su mullido, tirando a duro, resulta bastante cómodo a la hora de realizar viajes largos. Este Mazda6 1.8 Active tiene un completo equipamiento de serie, en el que no faltan el cierre centralizado, diversos airbags (conductor, acompañante, laterales y cortina) el climatizador, mandos de la radio al volante, ordenador de viaje, radio CD, control de velocidad de crucero, sensor de lluvia, llantas de aleación y control de estabilidad y tracción. Por el precio de esta versión, 22.000 euros, el conjunto de elementos que se incluyen sin sobreprecio es notable, sin embargo, se echan de menos algunas opciones interesantes para poder terminar de configurar nuestro coche ideal, léase navegador, luces de xenón, cargador de CDs o tapicería en piel, que sólo están disponibles con otro nivel de equipamiento (Sportive), asociado a mecánicas superiores.