Lexus LS 430

Quizás uno de los mayores inconvenientes que tiene Lexus es el de ser una marca no demasiado conocida. Siempre pensamos más en Mercedes, BMW, Jaguar o incluso Audi cuando hablamos de coches de representación. Sin embargo, Lexus, con este nuevo LS 430, se mueve a un nivel que lo sitúa como referencia en muchos aspectos.

Cuando se habla de gastarse más de doce millones de pesetas en un vehículo, las apuestas se realizan sobre cuatro o cinco marcas. Mercedes y BMW están en todas las quinielas y muchas de las elecciones van por este camino, decantándose sobre todo por la marca de la estrella. Jaguar-Daimler se quedan como una posibilidad ciertamente especial y peculiar, mientras que Audi ha ganado enteros seduciendo sobre todo a aquellos que pretenden pasar más inadvertidos. La división Lexus de Toyota se encuentra en fase de ganar reconocimiento y prestigio, gracias a ofrecer unos productos muy refinados, con el valor añadido de un esmerado servicio, garantías ampliadas según modelos, tres años de mantenimiento gratis -incluidos un juego de neumáticos- y, sobre todo, una relación precio-dotación mejor que la de las otras marcas contrincantes. Para situar este LS 430 deberíamos referirnos a sus más directos rivales. Mercedes debe situarse casi el primero en la lista de posibles opositores con su S 430, que con los 279 CV del propulsor de 4,3 litros, prácticamente similares dimensiones -4 cm por encima de los 5 metros- y un precio por debajo en 60.000 pesetas con relación al del Lexus, es sin duda la primera opción para aquellos que precisan un vehículo de representación. BMW ofrece con su 740i la segunda opción, decididamente más barata, más de un millón. Audi mejora incluso los precios del BMW, añadiendo además la tracción total quattro, mientras que Jaguar-Daimler ofrece vehículos más baratos o más caros según elijamos las distintas versiones que vienen equipadas con su tradicional V8 de cuatro litros y 290 CV. Tampoco conviene descuidar al Cadillac Seville, que es el rey del silencio. Pues bien, todos estos rivales, que como vemos forman un selecto grupo, y a pesar de las mencionadas diferencias de precio, no llegan a superar al Lexus más que en aspectos puntuales. Unos, porque deben sumar en opciones la exquisitez de la lista de equipamiento que ofrece el vehículo japonés. Estamos pensando en Mercedes y BMW. Mientras que otros, como el Audi A8 y el Jaguar, además de superar por precio al Lexus cuando añadimos equipamiento, no disponen en sus listas de elementos de la cantidad y el refinamiento de las opciones que este modelo ofrece como elementos de serie en nuestro país. Por lo tanto quizás una de las primeras ventajas que ofrece el LS 430 es precisamente esta riqueza de presentación.