Honda S2000

El arquetipo clásico del coche deportivo en estado puro es un biplaza de motor delantero y propulsión trasera, por más que ahora imperen -entre las altísimas potencias- los de motor central. Y Honda ha querido celebrar su cincuentenario con uno de estos clásicos, propulsado por la mecánica más radical que jamás se haya vendido al público.

Honda S2000
Honda S2000

Ningún otro fabricante ofrece al gran público motores tan rabiosamente próximos a los de competición pura como lo hace Honda, y además con la tranquilidad que le da la experiencia de que no se rompen. La saga de los VTEC de cuatro cilindros empieza con el 1.6 del Civic (de 160 CV para Europa y 185 para Japón), sigue con el 1.8 (169 CV en Civic y 190 en Integra), continúa con el 2.2 (200 CV en Prelude y 212 en Accord Type-R) y corona con este 2.0 del S2000 que, con sus 120 CV/litro, es el récord mundial absoluto de rendimiento para un motor atmosférico de venta al público. Porque los Porsche GT1, GT2 y GT3 son coches de competición apenas disfrazados, lo mismo que lo fue el Ferrari F40 y lo es el nuevo 333; los Modena y Maranello ya le andan cerca al Honda pero, es que Ferrari es Ferrari, su producción muy corta y sus precios, prohibitivos. Mientras que el S2000, con hard-top y pintura metalizada, no llega a los siete millones en nuestro mercado. En la práctica, los únicos rivales en deportividad pura que están a la altura del Honda biplaza, con precios aceptablemente razonables, serían los BMW M3 y Z-3M, y el Mitsubishi Evo VI, éste más por el conjunto que por el motor.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.