Honda HR-V: análisis y prueba con mediciones propias del nuevo e interesante SUV

El nuevo Honda HR-V tiene aspecto de SUV, un buen aprovechamiento interior, una excelente puesta sobre el asfalto y puede llegar a exhibir carácter cuando le asiste el motor eléctrico. Atento a nuestra prueba con nuestras propias mediciones.

Honda HR V
Honda HR V

Como si de un hijo se tratase, el nuevo Honda HR-V muestra similitudes con sus predecesores, un ADN que asoma aquí a allá y que la nueva personalidad no alcanza a esconder. Y es que hay que remontarse hasta el siglo pasado para encontrar al primer HR-V, un automóvil que llegó cuando los SUV eran considerados despectivamente unos todo terreno venidos a menos y nada hacía presagiar la revolución que se viviría en el mercado. Ese coche ligero, ágil, con motor de gasolina y cambio automático podría decirse que apareció antes de tiempo y tras su desaparición hubo una travesía en el desierto de casi 10 años hasta la llegada de la segunda generación, también ágil, con un punto de deportividad en su conducción y elementos clásicos en la forma de entender la automoción de Honda… que con todas las salvedades del mundo encontramos ahora en la tercera generación. Y digo salvedades porque el nuevo HR-V es un coche híbrido gasolina-electricidad que va a dar lo mejor de sí mismo cuando busquemos la economía de uso diario apoyándonos en maximizar el tiempo de funcionamiento del motor eléctrico —que en ciudad puede ser mucho—. Pero no adelantemos acontecimientos. Antes de conducirlo aún tenemos mucho que contar.

ESPACIO INTERIOR Honda HR-V e:HEV 131 CV
Anchura delantera 145 cm
Anchura trasera 140 cm
Altura delantera 91-98 cm
Altura trasera 90 cm
Espacio para piernas 81 cm
Maletero 348 litros

 

Y lo primero tiene que ver con cómo ha evolucionado el HR-V hasta contar con un espacio propio dentro de su nutrida competencia. Porque espacio, interior, tiene y mucho. Para empezar, la reducción en el tamaño de los componentes electrónicos y el diseño de elementos como la admisión de aire ha permitido ubicar todos bajo el vano motor, incluida la batería de servicio. Al tiempo, el depósito de gasolina ubicado bajo el asiento del conductor ha permitido ganar espacio e instalar el sistema Magic Seats (asientos de abatimiento doble, bien hacia delante para maximizar el maletero al enrasarlo, bien con la banqueta hacia arriba, como en los cines, lo que añade versatilidad en el transporte de objetos). Se ha favorecido también el incremento en espacio para piernas en 3,5 cm, lo que supone una notable ganancia y, en la práctica, espacio suficiente para cuatro adultos de 1,90 m de estatura viajando sin apreturas siempre y cuando todo el equipaje cupiese en el maletero, no excepcional en su capacidad aunque sí muy aprovechable.

Honda HR V 4
Honda HR-V

El diseño es rotundo. Robusto con una parrilla muy plana y vertical, de ésas que recuerdan a los todo terreno clásicos, si bien la zaga descendente puede añadir sensación de dinamismo. También el interior es peculiar. No sólo por la funcionalidad, sino también por un diseño de salpicadero plano que, curiosamente, nace en plena sociedad de la información, lo que abre el paso a las pantallas táctiles e instrumentación digitalizada y a unas dosis de conectividad muy altas, que actúan como auténtico embajador de tecnología.

Honda HR-V: parece, pero no lo es…

Si te hablan de un híbrido de motor 1.5 de cuatro cilindros apoyado por un motor eléctrico, es fácil penar en que estamos hablando de un Toyota, especialmente si la respuesta al acelerador conlleva la aceleración del motor térmico a la zona de máxima potencia y que se quede ahí rodando. Pero no. Para nada. Sería todo un sacrilegio que Honda, el mayor fabricante de motores del mundo y con casi dos décadas se producción de híbridos, se echase a los brazos de la competencia ¿o no, si hablamos de economías de escala? Poco importa. El caso es que la hibridación en el HR-V es de lo más agradable, con un potencial para circular en eléctrico superior al Honda Jazz, y tres modos de conducción que aportan unas sensaciones al volante bien diferenciadas tanto en cuanto a entrega de potencia como de uso de la electricidad bien para rebajar consumos, bien para aumentar potencia. Y por cierto, en el modo Eco nos encontramos con la grata sorpresa de que apenas limita la potencia de la climatización, algo realmente agradable con las elevadísimas temperaturas que tuvimos a lo largo de las jornadas de pruebas con las que convivimos con el HR-V.

PRESTACIONES Honda HR-V e:HEV 131 CV
Aceleración 0-100 km/h 10,46 s
Aceleración 0-120 km/h 15,41 s
Aceleración 0-400 m 17,42 s
Aceleración 0-1.000 m 33,04 s
Frenada 140-0 km/h 72,19 m
Frenada 100-0 km/h 38,52 m

 

El modo Sport, por su parte, permite alcanzar unas cotas de dinamismo razonables, siempre dentro de los límites esperables. O más bien habría que decir que podemos alcanzarlos mientras hay energía en la batería. Es la razón de que en una marcha sostenida a ritmos legales podamos tener una buena reserva de potencia que nos permite hacer un adelantamiento, incorporarnos a una vía rápida aumentado la velocidad o, simplemente, notar esa fuerza ya que si se agota sin darle tiempo a recuperar energía podríamos entonces tener la sensación de falta de potencia, algo lógico si el motor de gasolina deja de contar con la ayuda del eléctrico y sus 79 kW. Es lo que sucedería ante una exigencia intensiva y muy constante, como en nuestras pruebas de prestaciones. Pero también es cierto cómo la batería vuelve a estar recuperada en apenas unos minutos. Agotarla, pues, no es algo que vaya a ser lo habitual durante la conducción normal, especialmente si ésta es relajada. Precisamente es entonces cuando vamos a tener el mayor agrado de uso por varias razones, la suavidad de funcionamiento, reducir el ruido de la transmisión y un consumo de combustible muy bajo, especialmente en ciudad, como grandes argumentos.

Honda HR V 2
Honda HR-V

Se complementa el chasis con una dirección muy rápida y de gran precisión en la entrada de la curva y una suspensión a priori revisada en profundidad. Se ha aumentado el desplazamiento del muelle delantero y modificado rótulas y casquillos con el fin de conseguir un movimiento más lineal y suave y en el trasero los bujes han sido rediseñados y van ahora rellenos de líquido, con consecuencias en la absorción de vibraciones de baja frecuencia. Y es cierto que en recta tenemos una gran fidelidad y una sensación agradable y sólida. Pero al aumentar la exigencia, como en baches de entidad que pudieran aparecer en mitad de un fuerte apoyo en curva, podríamos llegar a querer algo más de aplomo y calidad en la extensión, lo mismo que algo más de progresividad al descender resaltos reductores de velocidad, donde puede parecer más bien seco. Y es que investigando en su comportamiento llega a sugerir un punto deliberado de búsqueda de agilidad en cambios de apoyo fuertes que, caso de no buscarla, queda filtrada por el control de estabilidad VSA, evolucionado con una función adicional de frenado de las ruedas interiores al girar el volante de manera rápida o sorpresiva. Honda lo denomina AHA (Agile Handling Assist) y llegaría a favorecer no sólo la estabilidad, sino también la respuesta en la búsqueda de sensaciones de velocidad.

CONSUMOS Honda HR-V e:HEV 131 CV
Urbano -
Carretera 5,7 l/100 km
Medio 4,35 l/100 km

 

Honda HR-V: de nuestro tiempo

Quizá es porque hayan aplicado el principio que exhiben de "el humano por encima de la máquina" o por ese conservadurismo transgresor, lo cierto es que el HR-V incluye un aire familiar Honda en las superficies interiores, en la disposición de la información, en un diseño no gratuitamente abrumador e incluso en las grafías. Todo con una distribución lógica que separa los reguladores de climatización de los controles de audio, navegación u ordenador de a bordo, entre otros, regulables tanto desde el volante como desde una pantalla central táctil de 9” fácil de consultar y accionar, incluyendo función de deslizamiento como los smartphones para facilitar la navegación entre menús y rápida conexión de teléfonos inteligentes, con CarPlay inalámbrico y Android Auto mediante cable. Y, además, la posibilidad de montar un punto wifi interno.

HRV E HEV 54
Honda HR-V EHEV

Un coche de 2022 no estaría completo sin un nutrido equipo de ayudas a la conducción. Honda las integra en el paquete de tecnologías Honda Sensing. La clave es una cámara de alta definición y mayor ángulo de cobertura para captar imágenes que serán procesadas a partir de inteligencia artificial de manera más rápida y natural aumentando la seguridad tanto en el tráfico lineal como en el cruzado o la presencia de ciclistas. Se unen el sistema de prevención y aviso de cambio de carril, funcional desde 72 a 180 km/h, el control de crucero adaptativo y el limitador inteligente de velocidad, todos ellos configurados de un modo gratamente conservador.

¿Te gustan los vehículos de tipo SUV/crossover con tecnologías modernas de lo más eficientes? Atento a todo lo que ofrece el nuevo Kia Niro

Buena parte de esa dotación es de serie. El equipamiento es uno de los puntos fuertes de un vehículo magnífico en su conducción que, sin embargo, puede parecer con un precio teórico por encima de la media coqueteando con los 35.000 euros en la versión Style probada -32.000 el Elegance y 37.000 el Advance Style-. Pero, ¿mantendrán los comerciales del concesionario el precio sin aplicar descuento?

Honda HR V

Galería relacionada

Honda HR-V, prueba a fondo del nuevo SUV híbrido

Honda CR V 2023

Relacionado

Honda CR-V 2023: vídeo, todos los datos y fotos del nuevo SUV

Nuestros destacados