Honda CRV 2.2 i-CTD-i

Honda ha dado un paso más en su conquista del gusto europeo añadiendo a su atractivo CRV un motor Diesel de gran solvencia. La unión de estos dos elementos da como resultado uno de los SUV más satisfactorios del mercado, un coche cómodo, bien hecho, ágil en carretera y medianamente capaz en el campo. Merece la pena tenerlo en cuenta.

Honda CRV 2.2 i-CTD-i
Honda CRV 2.2 i-CTD-i

Si lo que buscas es una opción barata, el Kia Sportage, que cuesta 24.632 euros, o su clónico, el Hyundai Tucson (26.500 euros) son los que mejor pueden satisfacer tus necesidades.
Todocaminos atrevidos y modernos, estos dos coches destacan por un interesante rendimiento campero, aunque, claro, tampoco tienen reductora, lo que limita mucho sus posibilidades off-road.
Con 112 CV y dos litros de cilindrada, se muestran bastante menos poderosos y, sobre todo en carretera, tienen poco que hacer ante el poderío rodador del Honda. Sus calidades, interiores y acabados tampoco están a la altura, pero, claro, la diferencia de precios ronda los 9.000 euros, lo que no está nada mal.Con menos motor y menos potencia, 112 CV, el Freelander es una opción interesante para los que apuesten por el precio, pues cuesta un poco menos que el Honda.
El Land Rover tiene ese prestigio campero que siempre acompaña a los coches de la marca británica y, aunque no es un TT extremo, se comporta muy bien. Incluye, además, un eficaz control de descensos que no tiene el Honda.
En cambio, en carretera es mucho más recomendable el coche nipón. También gana en habitabilidad y calidades interiores.A la espera de que Toyota actualice su RAV4, Nissan propone el rival más duro para el Honda CRV, su X-Trail. La variante Diesel más potente y equipada, la 2.2 dCi LE, cuesta muy poco menos que nuestro protagonista y, aunque tiene unos pocos caballos menos, 136 frente a 140, el rendimiento es prácticamente igual de bueno.
Tan bien terminado y tan atractivo, o más, que el CRV, el X-Trail muestra sus ventajas, sobre todo, en el campo, donde su sistema de tracción integral permite más actuación por parte del conductor, lo que mejora sus prestaciones off-road. Por lo demás, intercambiables.Si lo que buscas es una opción barata, el Kia Sportage, que cuesta 24.632 euros, o su clónico, el Hyundai Tucson (26.500 euros) son los que mejor pueden satisfacer tus necesidades.
Todocaminos atrevidos y modernos, estos dos coches destacan por un interesante rendimiento campero, aunque, claro, tampoco tienen reductora, lo que limita mucho sus posibilidades off-road.
Con 112 CV y dos litros de cilindrada, se muestran bastante menos poderosos y, sobre todo en carretera, tienen poco que hacer ante el poderío rodador del Honda. Sus calidades, interiores y acabados tampoco están a la altura, pero, claro, la diferencia de precios ronda los 9.000 euros, lo que no está nada mal.Con menos motor y menos potencia, 112 CV, el Freelander es una opción interesante para los que apuesten por el precio, pues cuesta un poco menos que el Honda.
El Land Rover tiene ese prestigio campero que siempre acompaña a los coches de la marca británica y, aunque no es un TT extremo, se comporta muy bien. Incluye, además, un eficaz control de descensos que no tiene el Honda.
En cambio, en carretera es mucho más recomendable el coche nipón. También gana en habitabilidad y calidades interiores.A la espera de que Toyota actualice su RAV4, Nissan propone el rival más duro para el Honda CRV, su X-Trail. La variante Diesel más potente y equipada, la 2.2 dCi LE, cuesta muy poco menos que nuestro protagonista y, aunque tiene unos pocos caballos menos, 136 frente a 140, el rendimiento es prácticamente igual de bueno.
Tan bien terminado y tan atractivo, o más, que el CRV, el X-Trail muestra sus ventajas, sobre todo, en el campo, donde su sistema de tracción integral permite más actuación por parte del conductor, lo que mejora sus prestaciones off-road. Por lo demás, intercambiables.Si lo que buscas es una opción barata, el Kia Sportage, que cuesta 24.632 euros, o su clónico, el Hyundai Tucson (26.500 euros) son los que mejor pueden satisfacer tus necesidades.
Todocaminos atrevidos y modernos, estos dos coches destacan por un interesante rendimiento campero, aunque, claro, tampoco tienen reductora, lo que limita mucho sus posibilidades off-road.
Con 112 CV y dos litros de cilindrada, se muestran bastante menos poderosos y, sobre todo en carretera, tienen poco que hacer ante el poderío rodador del Honda. Sus calidades, interiores y acabados tampoco están a la altura, pero, claro, la diferencia de precios ronda los 9.000 euros, lo que no está nada mal.Con menos motor y menos potencia, 112 CV, el Freelander es una opción interesante para los que apuesten por el precio, pues cuesta un poco menos que el Honda.
El Land Rover tiene ese prestigio campero que siempre acompaña a los coches de la marca británica y, aunque no es un TT extremo, se comporta muy bien. Incluye, además, un eficaz control de descensos que no tiene el Honda.
En cambio, en carretera es mucho más recomendable el coche nipón. También gana en habitabilidad y calidades interiores.A la espera de que Toyota actualice su RAV4, Nissan propone el rival más duro para el Honda CRV, su X-Trail. La variante Diesel más potente y equipada, la 2.2 dCi LE, cuesta muy poco menos que nuestro protagonista y, aunque tiene unos pocos caballos menos, 136 frente a 140, el rendimiento es prácticamente igual de bueno.
Tan bien terminado y tan atractivo, o más, que el CRV, el X-Trail muestra sus ventajas, sobre todo, en el campo, donde su sistema de tracción integral permite más actuación por parte del conductor, lo que mejora sus prestaciones off-road. Por lo demás, intercambiables.

Pregunta a los propietarios por su coche y recibe las respuestas en tu email.

Acepto la política de privacidad para poder obtener las respuestas.

Quiero recibir la mejor oferta.